Panorama Católico

Oración por la Patria

 La 95ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, reunida en Pilar, 8 de abril de 2008, invitó a retomar la “oración por la Patria”, explicando que los prelados peregrinaron “a la casa de nuestra Madre de Luján para pedirle que Ella interceda ante su Hijo por las necesidades más urgentes de la Patria. De modo particular, entre otras cosas, rogando que nos ayude a los argentinos a afianzar las instituciones democráticas de la República y el federalismo, respetando la Constitución Nacional, garantía para todos de una convivencia pacífica e incluyente.

Escribe Juan Olmedo Alba Posse

 

 La 95ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, reunida en Pilar, 8 de abril de 2008, invitó a retomar la “oración por la Patria”, explicando que los prelados peregrinaron “a la casa de nuestra Madre de Luján para pedirle que Ella interceda ante su Hijo por las necesidades más urgentes de la Patria. De modo particular, entre otras cosas, rogando que nos ayude a los argentinos a afianzar las instituciones democráticas de la República y el federalismo, respetando la Constitución Nacional, garantía para todos de una convivencia pacífica e incluyente.

Escribe Juan Olmedo Alba Posse

 

Nada ciertamente puede aventajar a la oración -siempre y en todo lugar- como saludable pedido de amparo, ya sea en medio de la borrasca o en la calma pacífica. Así se ha hecho desde antiguo, entonando aquel canto insuperable: ¡Salva al pueblo argentino, Sagrado Corazón!

Pero la nueva súplica auspiciada por los Pastores inspira algunas consideraciones acuciantes.
 
Escándalo Contínuo
 
“Nos sentimos heridos y agobiados”
 
Verdaderamente estamos destrozados por el ultraje a la Patria. Hollada, vejada y esquilmada. No por un enemigo exterior, sino desde adentro, como dueño absoluto del país tras el embate terrorista, ya vencedor. Son llagas lacerantes, jamás cerradas, cubriendo todos los ámbitos espirituales y materiales. Desfilan las infamias de los últimos veinticinco años, como una horrible pesadilla histórica. Desde la depredación procaz de los bienes terrenales hasta la degradación de la juventud; pasando por el Decreto 1086/05 persecutorio de la religión; la promoción de la homosexualidad y el aborto; las exposiciones sacrílegas; el encumbramiento de terroristas; el fomento del juego, la desocupación y la miseria; la libertad de criminales feroces; la exoneración de un Obispo, la condena inicua de un sacerdote. Todas salientes del Escándalo Continuo, expresadas sólo como ejemplo incompleto e innecesario acaso, de la devastación marxista de por sí demasiado evidente.
 
“Queremos ser nación"

Esta loable aspiración de cualquier tribu desarrollada, no resulta muy clara frente a los siglos de vida que llevamos. Tal vez se deba a cierta licencia poética, para significar que queremos volver a la plenitud. Pero desgraciadamente puede llevar a errores, sobre todo entre la gente de escaso arraigo.
 
“Concédenos la sabiduría del diálogo”

De igual manera, aún entendiendo los impulsos líricos, parece conveniente distinguir frente a tanta confusión. Porque no se trata de un valor en sí. Pues ha quedado demostrado que las conversaciones no presididas por la Verdad atajan la sapiencia, siendo incluso perniciosas. Muchas de las calamidades antes esbozadas, ocurrieron sin ningún fruto salutífero de la famosa Mesa del Diálogo. Promovida para respaldar a las instituciones democráticas, formadas con el sólo propósito de rendir culto al sufragio universal a un costo material fabuloso… Precisamente cuando nos sentimos heridos y agobiados por la Democracia apuntalada.
 
“Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos”

Sería imaginable que frente a esta súplica insistente, Nuestro Señor pudiera responder:  “Efectivamente, soy el Señor de la Historia –más aún Soy Rey- pero vosotros ni siquiera habéis luchado  para que algo tan elemental, se enseñe en las escuelas a los chicos. Ni tampoco reaccionáis contra su ocultamiento a chicos y grandes, en todas las manifestaciones culturales modernas…”
 
Peregrinación “a la casa de nuestra Madre de Luján”. 

La memoria de una verdadera profanación a la histórica basílica está fresca. Cuando su recinto fue facilitado al perseguidor en su inicua campaña electoral… viniendo de repartir preservativos por el norte argentino.  ¡Argentina!  ¡Llora y camina!
 
Julio de 2008                                        

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *