Panorama Católico

Para Golias, Benedicto XVI podría ser cismático

Benedicto XVI ¿es cismático?

El decreto de levantamiento de las excomuniones de los cuatro obispos lefebvristas no cae del cielo. Hay que saber que se inscribe en un proceso de reconciliación puesto en marcha desde hace varios años, con una exigencia de los integristas que reclamaron como condición a toda posibilidad de reintegración el levantamiento de las sanciones canónicas que golpeaban a dichos obispos.

Benedicto XVI ¿es cismático?

El decreto de levantamiento de las excomuniones de los cuatro obispos lefebvristas no cae del cielo. Hay que saber que se inscribe en un proceso de reconciliación puesto en marcha desde hace varios años, con una exigencia de los integristas que reclamaron como condición a toda posibilidad de reintegración el levantamiento de las sanciones canónicas que golpeaban a dichos obispos.

La cosa era sin embargo delicada, porque Roma tenía entonces la impresión de desdecirse: volver sobre una declaración tan oficial como una excomunión comprobada en 1988 por el cardenal Bernardin Gantin en nombre del papa pareció en Roma por mucho tiempo depender de una palinodia imposible. Un paso ruinoso para la autoridad.

Ya evocada en el pasado, incluso al fin del reinado de Juan Pablo II, como un gesto de clemencia, una mano tendida, esta iniciativa sugerida y apoyada por el cardenal Darío Castrillón Hoyos fue en su momento vivamente denunciada por otros altos responsables de Curia (1). ¡Estos últimos subrayaban el carácter artificial y falaz, en la medida en que los integristas, lejos de percibir allí un signo de misericordia, no harían sino percibirlo como la primera etapa hacia una plena rehabilitación, ¡como si Roma se resignara finalmente a admitir que Mons Lefebvre lisa y llanamente había tenido razón! En el consistorio de febrero de 2006, la mayoría de los cardenales le había manifestado al papa su advertencia contra ofrecer una mano a los integristas. Entre los cardenales muy adversos a una reconciliación que sacrifica los ideales del Concilio, conviene citar al alemán Walter Kasper, a los italianos Achille Silvestrini, a Mario Francesco Pompedda, hoy fallecido, y… a Giovanni Battista Re, prefecto actual de la Congregación de los Obispos, el cual se resignó, siguiendo órdenes, y contra su corazón que lo rechazaba, a firmar el decreto actual de levantamiento de la excomunión. La suerte es a veces cruel.

El papa contra el colegio cardenalicio

 Este decreto concierne sólo a los cuatro obispos, y se contenta con levantarles una pena canónica, sin darles por eso un estatuto canónico. Ellos quedan pues en estado de "ingravidez canónica" según la fórmula elegante que se aplica a él mismo el padre Claude Barthe, o si se quiere ser positivo, en espera de una regularización o de un nombramiento.

En buen catolicismo, no es posible ser obispo de "ninguna parte". Roma considera, sin sombra de una duda, que su ordenación episcopal es válida, aún si la consagración de 1988 es ilícita. Esto quiere decir que desde su consagración estos cuatro obispos son unos verdaderos obispos, válidamente consagrados, y que su rehabilitación no exige pues su reordenación, ni bajo condición (como se hace en caso de duda).

El lector actual quedará sorprendido y frustrado por las distinciones que dependerán sin duda en buena parte de una visión mágica de los sacramentos. ¿Válidas, estas ordenaciones eran válidas? ¿Tenían un sentido teológicamente defendible y aceptable en la medida en que consumaban una escisión en la Iglesia? Es toda la teología de los sacramentos que pediría ciertamente una revisión y hasta una reforma. Desde un punto de vista jurídico completamente abstracto, este levantamiento de la excomunión no tiene efecto inmediato para la fraternidad de Mons. Lefebvre.

El papa contra la Tradición

Las ordenaciones de estos 500 sacerdotes de la Fraternidad son consideradas como válida por la Iglesia católica (no habrá que repetirlas), pero ilícitas. Jurídicamente, ellos siempre siguen "suspendidos ". Yendo a la Franternidad San Pío X, ellos realizaron un acto si no "cismático" por lo menos de disidencia, y los sacramentos que pueden dispensar (bautismo, comunión) son ilícitos. Si no inválidos cuando estos mismos sacramentos dependen de las licencias: es el caso del matrimonio y de la reconciliación, donde la regularidad jurídica condiciona la misma validez.

El decreto de la congregación de los obispos justifica este levantamiento por una actitud positiva del responsable de la Fraternidad, Mons Bernard Fellay, con respecto al papa, a quien considera con devoción filial. El obispo lefebvrista escribía en efecto, el 15 de diciembre, en nombre de su corriente: "Estamos siempre firmemente determinados en nuestra voluntad de permanecer católicos, y de poner nuestros esfuerzos al servicio de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia Católica Romana.” El levantamiento de la excomunión se inscribe en una perspectiva de intensificación y de mejoramiento de los informes entre Roma y la Fraternidad: "Con este acto, se desea consolidar las relaciones recíprocas de confianza e intensificar y dar estabilidad a la relación de la Fraternidad San Pío X con esta Sede Apostólica. Este don de paz, al término de las celebraciones de la Navidad, busca también ser un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal, e intentar vencer el escándalo de la división. Se espera que este paso sea seguido de una pronta consecución de la comunión completa con la Iglesia de la entera Fraternidad de San Pío X, dando testimonio así de la verdadera fidelidad y del verdadero reconocimiento del Magisterio y de la autoridad del Papa con la prueba de la unidad visible."

De un punto de vista teológico y eclsiológico, este texto propone indirectamente preguntas graves. En efecto, él supone una concepción estrecha y torcida del cisma que como es la rotura con el papa. Entonces, según la gran tradición, el cisma es una escisión a la Iglesia, y con relación a su cuerpo vivo. Prueba es dada de allí por la posibilidad de un papa cismático, reconocida por todos los doctores católicos. ¡Entonces, si el cisma define únicamente con relación a la persona del papa, un pontífice cismático se separaría en realidad de él mismo! (cf. nuestro artículo de este tema)

El papa contra la Iglesia viva

En la línea fuerte deriva autoritaria, consumada sin duda por Concilio el Vaticano I exaltando al papa, la argumentación supone una cosa falsa: es cismático quién desobedece al papa, cuando en realidad el cisma está constituido desde que hay rotura con el cuerpo vivo de la Iglesia, incluso a veces por parte del papa. Benedicto XVI no está tal vez muy lejos de esto, en la medida en que se aparta cada vez más de la asamblea de los cristianos en marcha, encerrándose en un imaginario de poder absoluto e infalible. En su burbuja, él se separa de los hombres y de las mujeres que son la Iglesia.

Esta medida inoportuna e imprudente, además de las consecuencias desastrosas eventuales, expresa una mala concepción de la Iglesia, totalmente piramidal. Separándose de la asamblea de los cristianos, Mons Lefebvre y su epigonos consumaron un cisma. El papa no tiene autoridad de absolverlos porque lo que es el motivo de discusión no es la separación de él sino la escisión de la Iglesia de la que él es pastor, y que no se resume sólo en él, gracias al cielo. Benedicto XVI debería repasar la historia de la Iglesia y la teología.

¡Es verdad que muy a menudo, queriendo ser ultraortodoxo, se acaba por no serlo del todo! Lo que también atestigua la deriva de la corriente integrista, que quiere una rectitud doctrinal absoluta, hasta el punto de alejarse finalmente de ella. Quien quiere se ángel se convierte en bestia ", escribía Pascual.

Golias

1. cf Golias n°79 « Las negociaciones secrètres entre Roma y Ecône »

Traducción: Panorama Católico Internacional

Comentario Druídico: Por si fueran necesarias más evidencias, este artículo confirma que el ataque furibundo de la prensa y las instituciones que se han pronunciado, es contra el Papa. Un papa que se ha salido de lo "religiosamente correcto" en varios puntos fundamentales.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *