Panorama Católico

Párroco de Madrid deniega la Misa Tridentina

Carta abierta a Dn. Jesús Higueras, párroco de Nuestra Señora de Cana de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Madrid, a 25 de Enero de 2008:

Muy estimado y respetado reverendo P. D. Jesús:

Carta abierta a Dn. Jesús Higueras, párroco de Nuestra Señora de Cana de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Madrid, a 25 de Enero de 2008:

Muy estimado y respetado reverendo P. D. Jesús:

Llegan a esta asociación, cuyo objetivo fundamental es la promoción de la celebración del Santo Sacrificio de la Misa por su forma extraordinaria, noticias fidedignas según las cuales usted ha rechazado la solicitud que le presentaron un nutrido grupo de fieles para que en la iglesia que usted regenta se celebre según la forma extraordinaria, algo que nos ha sorprendido y, al tiempo, llenado de profunda tristeza.

Nos ha sorprendido porque de usted sabemos que es párroco de dicha iglesia, sita en la localidad de Pozuelo de Alarcón de Madrid, desde que se erigió y que lo viene haciendo con gran eficacia y éxito a juzgar por la gran afluencia de fieles que en ella se registra procedentes de todo Pozuelo e incluso de fuera de tal localidad; porque además es usted miembro del Consejo de Monseñor Rouco –a quien Dios guarde muchos años–, lo que presupone estar en sintonía con su ejercicio pastoral; porque también escribe usted una columna semanal en ABC en la cual escribió un artículo laudatorio cuando se publicó el Motu Proprio de Su Santidad, además de impartir conferencias, todo lo cual evidencia una importante actividad pastoral junto a otra no menos activa de carácter intelectual. De todo ello nos alegramos, le animamos a no cejar en el empeño y le auguramos, si Dios lo quiere, una prometedora carrera eclesiástica que sin duda pondrá siempre y ante todo al servicio de Nuestro Señor y para Su mayor gloria, pues conocemos también que sabe dejar de lado la humana vanidad que a nada conduce, nada satisface y todo lo nubla. Por todo ello nos ha sorprendido su negativa de acoger en su parroquia de buen grado a aquellos que desean contar con algunas Misas en ella por la forma extraordinaria en conformidad con los deseos de Su Santidad.

Y su negativa también nos entristece porque sea un hombre y sacerdote como usted el primer caso que conocemos de rechazo de una solicitud de este tipo, máxime cuando las razones que alega para ello consideramos que carecen de fundamento. Dos son fundamentalmente los motivos que señala: que no todos los solicitantes pertenecían estrictamente a su parroquia, a tenor de la calle de Pozuelo en la que decían residir, motivo por el cual les convertía en personas “extraparroquiales”, por lo que según su entender no cumplían el requisito del Motu Proprio; y que en Madrid ya hay una iglesia que a ciertas horas oficia por tal forma del rito, por lo que según usted los solicitantes pueden acudir a ella.

Sobre lo por usted alegado queremos hacerle las siguientes reflexiones:

Su Santidad expresó con claridad en el Art.5.1 de su Motu Proprio que “En las parroquias, donde haya un grupo estable de fieles adherentes a la precedente tradición litúrgica, el párroco acogerá de buen grado su petición…”, pero en un mundo como el actual, fuertemente globalizado, donde los límites entre parroquias son más que difusos prácticamente inexistentes a efectos prácticos, no parece muy conveniente agarrarse a dicho vocablo como a clavo ardiendo para rechazar lo solicitado, máxime cuando en su parroquia –como es normal y le animamos a seguir haciendo–, no ha existido nunca ningún inconveniente por su parte para acoger de “buen grado” desde hace mucho tiempo a grupos más que extraparroquiales como son algunos carismáticos o rocieros formados por personas que ni siquiera residen en Pozuelo. Al tiempo, D. Jesús, tiene que reconocer que en su parroquia también acoge usted todos los días y de “buen grado” –como es normal y le animamos a seguir haciendo–, a fieles que no pertenecen a ella, es decir “extraparroquiales”, e incluso de localidad distinta a la de Pozuelo, sin que por ello pueda tampoco considerarse que se realice por su parte competencia alguna –mucho menos desleal– hacia otras parroquias de la localidad, y ello a pesar de la merma de fieles que les supone a alguna con consecuencias de todo tipo.
Por otra parte, parece un poco excesivo que usted prefiera que los solicitantes de la forma extraordinaria que residen en Pozuelo y sus familias, muchas compuestas por niños de corta edad o en plena infancia, tengan que hacer casi quince kilómetros en coche para asistir a Misa en la iglesia del Tercer Monasterio de la Visitación de Madrid –“extraparroquialmente” por ello– en vez de poder ir andando a Cana; además, tal iglesia sólo ofrece –hoy por hoy y esperemos que cambie a más en poco debido a la gran afluencia de fieles que se observa– una sola Misa por tal forma a las 11:00 hrs los Domingos –los laborables es sólo a las 08:00 hrs–, por lo que de no poder asistir a ella verían truncadas de raíz sus aspiraciones.
D. Jesús, con ese gran corazón que sabemos que tiene en la mano ¿qué problema hay para ceder una hora a la semana o al día, aunque sea de momento en la cripta, para que los que así lo deseen –y créannos que además de los solicitantes hay muchos otros– puedan asistir a la Santa Misa por la forma extraordinaria en su parroquia, sin nombrar el derecho que creemos les asiste? ¿Por qué no enriquecerla con estos fieles como se hace con otros grupos a ella acogidos? Si precisa alguna ayuda esta asociación está a su entera disposición. En cuanto a sacerdote que sepa celebrar por tal forma los hay en Madrid de sobra.

El caso es que a los solicitantes no les ha quedado, ante su negativa, más remedio que acudir al escalón superior, es decir, al arzobispado de Madrid, con lo que sólo se ha conseguido provocarle un problema a quien no se lo merece porque a la vista está su disposición para dar cabida en su diócesis, no sólo a los seguidores de la forma extraordinaria, lo que viene haciendo desde hace años, algo que honra a su labor pastoral ya de por sí más que acreditada, sino incluso a todos aquellos que, aunque vengan de Perú, Ucrania o Mozambique, quieran asistir a Misa.

Frente a tantos ejemplos en todo el mundo de entusiasta disposición –o cuando menos serena lealtad– en la puesta en practica del Motu Proprio de Su Santidad, no comprendemos éste que aparenta no serlo así. Por eso, y como todavía se está a tiempo, y no será por ello motivo de reproche, sino todo lo contrario pues rectificar es de sabios, le animamos vivamente a hacer gala de su reconocida generosidad y piedad, y a decir “digo”, donde seguro que por humano error dijo “Diego”; y aquí paz y para Dios la mayor de las glorias. Rezaremos intensamente porque así sea a la mayor brevedad posible.

Sin más por el momento, solicitando su bendición, le encomendamos en nuestras oraciones.

La Junta Directiva

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube