Panorama Católico

Peligra la libertad de la Iglesia en Suiza

Se reaviva la pretensión masónica de intervenir en los conflictos internos de la Iglesia Católica. Grave antecedente

Por Juan Bacigaluppi

Se reaviva la pretensión masónica de intervenir en los conflictos internos de la Iglesia Católica. Grave antecedente

Por Juan Bacigaluppi

La corte cantonal de Basilea decidió que el obispo Mons. Kurt Koch no tiene derecho a remover al párroco de la parroquia de Röschenz. En una sentencia que atenta contra la libertad de la Iglesia, la corte suiza negó al obispo el derecho a remover a un sacerdote rebelde que con contumacia predica desde hace años errores sobre el matrimonio, la familia, la homosexualidad y que se ha declarado contrario al Magisterio de la Iglesia.

El P. Franz Sabo fue apoyado por la mayoría de los feligreses de Röschenz, dónde fue párroco desde 1998 hasta 2005. Sabo fue removido en 2005, después de que atacara públicamente al obispo y negara la doctrina católica sobre el matrimonio y la homosexualidad.

Cuando Mons. Koch removió al sacerdote, la comunidad parroquial llevó el caso a la Corte diciendo que rechazaba "el dictado del obispo" y que continuarían “contratando” al Padre Sabo como administrador de la parroquia, una actitud del mejor estilo protestante.

Los jueces dictaron sentencia contra el Obispo diciendo que éste tenía autoridad sólo para revocar la misión canónica de Sabo, pero que su remoción del cargo de párroco constituía una violación a la leyes laborales de Suiza y que la Iglesia Católica está obligada a mantener al Padre Sabo en la administranción de la parroquia en Röschenz.

Dos años de paciencia

En agosto de 2003, el Padre Sabo atacó a Mons. Koch en el periódico Basler Zeitung y se manifestó contra lo que llamó una “Iglesia fuera de contacto con los signos de los tiempos”. Sabo se declaró a favor de la celebración de la eucaristía por sacerdotes suspendidos, y también “atacó con gran violencia la defensa del Vaticano del “matrimonio ‘tradicional’” y de la doctrina en contra de la convivencia de homosexuales.

Después de dos amonestaciones, Mons. Koch decidió remover al Padre Sabo de su misión canónica en septiembre de 2005, y en octubre de ese año lo suspendió del ministerio sacerdotal después que Sabo se opusiera a dejar la parroquia.

La intrusión deliberada de la corte suiza en materias disciplinarias y de gobierno de la Iglesia Católica no sólo afecta a Mons. Koch en cuanto a su obligación de vigilar la enseñanza de la Fe católica en su diócesis, sino que sienta un precedente contrario a la libertad de la Iglesia en Suiza y en Europa cuando los obispos deban tomar medidas “sobre sacerdotes y comunidades disidentes”.

Fuente: Life Site, 07-09-07. NOTICIAS GLOBALES

Comentario Druídico: No confundir libertad de la Iglesia con "libertad religiosa". ¿Capisci?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *