Actualidad por Panoramix

Pequeño Panoramix Ilustrado

– Diré solamente que la rectitud del corazón  y la pureza habitual de intención pueden ejercer secretas influencias y producir resultados que se extiendan mucho más lejos de lo que comúnmente se imagina. Estoy dispuesto a creer que entre personas tales como las que me escuchan, el instinto secreto de que hablábamos acertará muchas veces…pero me inclino a creerle casi infalible cuando se trata de filosofía racional, de moral, de metafísica y de teología natural.

– En cuanto a mí, he profesado siempre por máxima no contradecir jamás las opiniones útiles. Que hay una conciencia para el espíritu como la hay para el corazón, que un sentimiento interior conduce al hombre de bien y lo pone en guardia contra el error en las mismas cosas que parecen exigir un aparato preliminar de estudios y de reflexiones, es una opinión muy digna de la Sabiduría divina y muy honrosa para el hombre: no negar nunca lo que es útil, ni sostener jamás lo que podría ser dañoso, es, a mi juicio, una regla sagrada que debería conducir a los hombres cuya profesión los separa, como a mí, de los estudios profundos.

Joseph de Maistre: Las Veladas de San Petersburgo

Joseph de Maistre fue uno de los escritores católicos de la época revolucionaria y post-revolucionaria francesa. Tuvo que exiliarse, ocupó un cargo en la corte del principado de Saboya hasta la caída de este en manos de Napoléon. Se exilió nuevamente, en la ruina completa por segunda vez y alejado de su familia, en la corte de San Petersburgo, donde fue recibido con generosa hospitalidad como tantos otros cristianos perseguidos. Allí pergeñó este libro en 1809. En él discurre, a modo de discusión amable en los atardeceres de verano de la gran ciudad de Pedro I, a la vera del Neva, con un joven caballero francés también exiliado y un senador de la ciudad, sobre la Providencia Divina y los males en el mundo.

El se representa como «el conde», título que ostentaba. Los tres personajes, en un estilo un poco lento para el gusto actual, pero sembrado de sabiduría y buen decir, cambian impresiones sobre los diversos temas que afligen su espíritu.

De Maistre fue junto con Chateaubriand, Rivarol y otros, uno de los que mantuvo una mirada serena arraigada en un pensamiento católico en medio de la debacle revolucionaria y napoleónica, pensamiento que retomarían  generaciones posteriores, hacia fines del siglo XIX y comienzos del XX en Francia.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *