Panorama Católico

Piñas y Castagnas, Batman

La dinámica eclesial es vertiginosa. Y el misterio sobre la situación del cardenal primado y su no menos famoso vocero sigue nublando el entendimiento de los católicos porteños, argentinos y -por lo que hemos leído, hispanoamericanos tanto como europeos. Nuestra modesta humorada sobre el tema pareció envejecer al poco tiempo.

La dinámica eclesial es vertiginosa. Y el misterio sobre la situación del cardenal primado y su no menos famoso vocero sigue nublando el entendimiento de los católicos porteños, argentinos y -por lo que hemos leído, hispanoamericanos tanto como europeos. Nuestra modesta humorada sobre el tema pareció envejecer al poco tiempo. Mas luego se desmintió por incontable vez la renuncia del presbítero a cargo de las palabras primadas. De modo que vale la pena volver editar las consideraciones desde la Baticueva.

Escribe el Editor y Responsable

Baticueva o parecido lugar. Algún día de octubre de 2006. Hay humedad en el ambiente. El chirrido de los murciélagos pone fondo al diálogo. Alfred mira desde lejos, esperando una orden para servir el te.

Batman o Bruce Wayne: Robin, algo huele a podrido en la Argentina.

Robin: Santo olfato, Batman. Todo huele a podrido. Hay basura por todas partes.

Alfred: Master Wayne, he aseado prolijamente toda la baticueva, si sabe lo que quiero decir.

Robin: No te ofendas, Alfred.

Batman: No, querido y fiel compañero así como leal lacayo.. Lo mío es una metáfora. Me refiero al orden moral. Y por encima de ello, a la jerarquía de la Iglesia, es decir, al estamento espiritual.

Alfred: Ciertamente.

Robin: ¡Ahh!

Batman: Veo que van comprendiendo. Me intriga la situación: Piña le pega a Rovira y Castagna le pega al Papa. Marcó le pega a Kirchner y grita (aunque discretamente) cosas contra el Papa por culpa de Manuel Paleólogo.

Robin: ¡Santa riña, Batman! Piñas y castañas. ¿A quien hay que pegarle?

Batman: Estimado asistente y discípulo, te ruego hagas un esfuerzo de abstracción y serenes tus biceps.

Robin se sienta y comienza a hacer mohínes y otros visajes similares a los de un paciente severamente constipado.

Batman: Gracias, amigo, Creo que será suficiente. Ahora presta atención. La clave es Marcó y su boutade.

Robin: No sé quién es Marcó y menos su boutade.

Alfred: Señorito Robin, boutade es una palabra francesa que no ha sido aceptada por la Real Academia, si me permite sugerirlo.

Batman: (manifestando una cierta impaciencia bajo su cogulla) Marcó es el vocero del Primado. El Primado bendijo a Piña, que se puso contra Rovira, es decir, contra Kirchner. ¿Me sigues?

Robin: (Queriendo demostrar su capacidad intelectual). Por carácter transitivo, el Primado le dio una piña a Kirchner…

Batman: Así parece, pero no queda claro. Porque no se entiende lo de Marcó. Marcó dijo que Kirchner busca la discordia.

Robin: (Ya convencido de su poder analítico). Es simple Batman. Se trata de otra piña.

Batman: Pero el Primado mandó decir a otro en su nombre que Marcó habló en propio nombre (de Marcó) y Marcó presentó su renuncia. Claro que un vocero nunca puede hablar en nombre propio, salvo para pedir un cafecito. Y si lo hace, (no en el caso del cafecito sino en el otro) lo tienen que renunciar.

Robin: (Con cara de eureka) Entonces Marcó hizo sus declaraciones por cuenta propia y lo renunciaron.

Batman: Sin embargo, fiel amigo, el Primado no le aceptó la renuncia y lo confirmó en su cargo. Como diciendo habló por su cuenta pero con mi venia.

Robin: Quizás Marcó sea un hombre de excepcional inteligencia y el Primado no quiera prescindir de semejante intelecto (dijo, curándose en salud).

Batman: Humm. (Onomatopeya que sugiere duda).

Alfred: Humm, digo yo también, si se me permite decirlo.

Robin: Humm ¿qué?, Batman. ¿"Humm" no es un hombre de excepcional inteligencia o "humm" no ha querido prescindir de ella?

Batman: "Humm" ambas.

Robin: Humm… Y ¿qué es eso de las castañas?

Batman: Aquí se arma la ensalada de frutas. Es que Mons. Castagna le pegó al Papa. Y Marcó anda gritando desaforadamente en ciertos lugares -no tan privados que no se sepa- que el Papa está loco o cosas por el estilo. Me lo ha dicho uno que lo oyó. Esto lo alínea con las castañas de Mons. Castagna. Y la lenidad punitiva del Primado a la hora de las "declaraciones personales" deja pegado al Primado con las castañas de Castagna. Así como lo sugiere cierto viaje pospuesto a la Sede del destinatario de las castañas, de donde la semana pasada salió un obispo como higo maduro para suceder a Piña, el cual obispo quedó atravesado en la nuez de Adán de muchos prelados. ¿Ves con claridad la situación?

Robin: (Poniéndose tomista de nuevo). Luego, si el Primado apoya las piñas y su vocero apoya las castañas, podemos concluir lógicamente que… ¿qué?

Batman: Ese es el problema, Robin. No podemos concluir en nada. Podemos conjeturar.

Robin: Eso, eso. Conjeturar. Conjeturemos.

Alfred: Ciertamente.

Batman: El Primado juega a ser prescindente, pero da oxígeno a las dos puntas. Bendice las piñas y apoya las castañas. Como al Papa no le gustan las piñas y menos las castañas, el Primado manda a Marcó a decir lo que dijo y le dice que diga que lo dijo él y no que lo dijo EL… Quien sabe si no le ha prometido alguna sede vacante por hacer el sacrificio…

Robin: Pero, eso sería mentir.

Batman: Querido Robin, es hora de que dejes el chupete y la cocoa.

Alfred: Producen dentera, si saben lo que quiero decir…

Batman: La realidad eclesiástica y la nacional son poco predecibles. ¿Qué hace un buen primado en estos casos?

Robin: Proclama la sana doctrina, condena los errores morales, confirma a sus fieles en la Fe, enfrenta a los que obstaculizan el Reinado Social de Cristo y si es preciso muere mártir, en perfecta unión con el papado y el magisterio, es decir, como digno hijo de la Iglesia.

Alfred: Bien ha hablado, señorito Robin.

Batman: Ya querría decirte "Bien has hablado", Robin. Sin embargo te advierto que el exceso de leche obnubila el cerebro y produce inclinaciones criminales… Estás des-fa-za-do. Eso haría un buen primado de antes. Pero ¿qué hace un buen primado de ahora? ¿Me lo pueden decir?

Robin: No.

Alfred: Por ninguno de los medios.

Batman: Un buen primado de ahora alienta las piñas, incita discretamente a las castañas, y negocia soterradamente con ambos destinatarios, los de las piñas y las castañas.

Robin: ¿Soterradamente?

Alfred: (Por lo bajo a Robin). Sí, significa "en secreto". Master Wayne es a veces un poco bizarro en sus expresiones, sin ofensa, por supuesto.

Batman: Además alienta una alternativa para reemplazar al destinatario de las piñas y espera el rápido tránsito del destinatario de las castañas. Pero no se compromete con nadie, ni rompe con nadie, de modo que siempre tiene a mano la jofaina con agua, toalla y jabón. Si las piñas no surten efecto, puede decir que siempre llamó a la concordia. Lo mismo vale para las castañas, aunque aquí es más difícil, salvo que logre asirse de un presidente amigo en 2007 o se haga amigo del presidente. Pero como no aparece candidato viable para suplir a Kirchner y éste reparte piñas y castañas sin ton ni son, el Primado navega por aguas muy procelosas.

Robin: ¡Santa carambola triple, Batman! ¿Acaso sospechas que el Primado busca caer parado pase lo que pase?

Batman: Eso es lo que hace un buen Primado de ahora, aunque la situación es difícil. Por las dudas y solo en la medida en que mantenga un polo oficialista, intenta formar un polo opositor.

Alfred: Sin embargo, Master Wayne, he leído dichos de un cierto… P. Oesterheld, vocero, ciertamente de la Conferencia Episcopal que dijo (sacando un recorte de diario) "La Iglesia no está metida en política partidaria, no es una opción entre otras, no está pegada a la oposición, no está haciendo oposición. Está parada en su lugar propio ofreciendo dialogar", si me disculpan Uds. el estilo un poco palurdo.

Robin: Es decir que los obispos…

Batman: … miran televisión, estimado 50% del dúo dinámico. La mayoría no pincha ni corta. Solo pregunta donde hay que firmar. Los más ambiciosos balconean para ver como termina todo. Los que están en carrera, juegan algunas fichas pero no demasiado fuerte, porque nadie quiere perder hasta la camiseta. Unos pocos se dedican a apacentar sus ovejas. Pocos se juegan la vida.

Robin: Estoy al borde del surmenage, Batman. Pero puedo asimilar un dato más. ¿Como juegan desde Roma?

Batman: Querido y dinámico amigo, ahora el surmenage me dio a mí.

Alfred: Ciertamente, es la hora del te. ¿Crema y azúcar?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *