Panorama Católico

¿Porqué la Cristiandad latinoamericana debe depender de un Papa inepto y reaccionario?

Así titulaba un tal Walter Moore un artículo digno de la antología de la estolidez. Otro supuesto entendido, Martín García escribe un artículo que, no obstante su pobrísima coherencia y los planteos fantasiosos de su autor resuma el espíritu de una parte del clero.

Escribe Marcelo González

Así titulaba un tal Walter Moore un artículo digno de la antología de la estolidez. Otro supuesto entendido, Martín García escribe un artículo que, no obstante su pobrísima coherencia y los planteos fantasiosos de su autor resuma el espíritu de una parte del clero.

Escribe Marcelo González

La cacareada “obediencia” al Sumo Pontífice por parte de una buena porción del clero católico es una farsa. Durante décadas han agitado ante los fieles el fantasma de un “lefebrismo desobediente” para hacerles tragar todos sus caprichos, por indigestos que fueran. Uno de los más espantosos: la comunión en la mano, nunca querida ni pedida por los fieles, nunca recomendada por la Iglesia, impuesta a sangre y fuego.

No haremos el racconto de las otras novedades litúrgicas porque ya hemos hablado más que suficientemente de este tema. Ni podríamos tampoco enumerar las veleidades doctrinales que a borbotones bullen en las parroquias. Todo debía cambiar a como fuera, contra la Tradición, contra las tradiciones, contra la voluntad de los fieles contra el sentido común. Todo en nombre de una falsa “obediencia” que hoy queda en evidencia como lo que era: una manipulación hipócrita de los fieles.

Ahora resulta que la “obediencia” se ha vuelto demasiado gravosa para los miembros del clero –in genere-. Algunos no quieren “volver atrás” el camino andado por el pos concilio. Otros no quieren hacer el esfuerzo y asumir las consecuencias que este movimiento de restauración de la dignidad de la liturgia católica iniciado por el Papa conlleva. Así pues un porcentaje grande del clero y con ellos también de la feligresía se ha apoltronado en la resistencia o en el quietismo.

Temas urgentes: la drogadicción…

Para muestra un botón. Mientras que los 20 miembros de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina dialogan en estos días sobre “el problema de la drogadicción”, (y arman la agenda blindada que se impondrá a los otros 80 obispos argentinos, ventajas de la colegialidad episcopal) las urgencias espirituales son olímpicamente ignoradas.

Y no es que creamos en una decidida acción pastoral contra las drogas. A lo sumo habrá acuerdos y subsidios con el Ministerio de Salud a canje de cierto silencio sobre temas como la “salud reproductiva”, el aborto que ya está casi legalizado, la omnipresente pornografía, el homosexualismo promocionado urbi et orbe y diversos ítems preciosos para la agenda presidencial.

No es que creamos tampoco que los obispos “pemanentes” han equivocado su enfoque pastoral, creemos que lo han torcido deliberadamente, porque “están en otra”.

Lagunas deliberadas

El 17 de octubre de 2006 se envió a todos los presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo la resolución de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos estableciendo que la traducción de la fórmula de la consagración de la sangre en la Santa Misa debe decir “por vosotros y por muchos”. Que sepamos nadie acusó recibo de la nota públicamente. Ignoramos si alguien la ha puesto en práctica. “Tienen dos años de plazo”, dicen los optimistas. Dos años de plazo no significa de deban esperar dos años. Cuando los cambios eran de su paladar bien que los aplicaban “al toque”. Y en algunos casos, anticipándose a los hechos –cosa harto frecuente- han aplicado normas no autorizadas.

Pero, lo que no les gusta, no entra bajo el rubro “obediencia”.

Día del Niño por Nacer

El domingo 25 de marzo se celebra en más de una decena de países el “Día del Niño por Nacer” inspirado en la fiesta litúrgica de la Encarnación. Una afortunada iniciativa argentina. Bien, no ya el gobierno abortista que nos rige, pero ni los obispos han organizado el menor acto conmemorativo. Solo iniciativas de seglares, mínimamente apoyadas y normalmente toleradas o perseguidas por el clero.

Nuevamente cabría distinguir: están los que no quieren la celebración y los que no quieren los problemas que les causaría apoyar u organizar la celebración. Un matiz, que en la práctica produce el mismo resultado: la feligresía dispersa, confundida y en vías de alejamiento de la Iglesia, que ya no lo parece.

Papa retrógrado…

Muchos lo piensan. (En el supuesto que signifique algo, además de ser un lema ideológico). No todos lo expresan con el mismo grado de crudeza, pero dejan hacer a los que se oponen a sus iniciativas y opinan así. Curiosamente pensaban más o menos lo mismo de Juan Pablo II, (menos, en realidad) que, más allá de algunos documentos, nunca se esmeró demasiado por devolver al culto la dignidad perdida.

Convivio humano, la liturgia debe ser a la medida del hombre, se dice comúnmente; luego, que cada “comunidad” haga más o menos lo que quiera. Resultado, aniquilación de la liturgia en todas su modalidades: misa, oficio, sacramentos, sacramentales. Benedicto exhorta casi con timidez a poner un cierto orden, recuerda la sacralidad y el misterio y a causa de ello resulta brutalmente apaleado.

Veamos algún ejemplo:

“Aprovechemos que este Papa Benedicto XVI de la Iglesia Catolica Apostolica y Romana ha vuelto a las catacumbas y vayámonos. Nada es para siempre. Todo comienza y todo termina”. Martín García, Hagamos una Iglesia Nacional y Popular, Católica, Apostólica y Latinoamericana”.

Otro: “Las polémicas recién empiezan, pero ya algunos medios europeos se preguntan quién será el más anacrónico, Eugenio Pacelli (Pio XII) o Josef Ratzinger. La misa tridentina quizá sea un pretexto, al menos en Italia, donde la escandalosa campaña vaticana contra los matrimonios de hecho muestra que este pontífice descree de los estados seculares tanto como Pío X”. Revista Mercado On line.

“Es evidente que después del Papado de Juan XXIII, la Iglesia Romana ha realizado un camino opuesto al de los intereses de los pueblos latinoamericanos. La actitud de Benedicto XVI, deshaciendo la renovación de la Iglesia del “Papa Bueno”, no es más que la culminación de un traslado del poder hacia los sectores más antipopulares de la Nomenklatura vaticana”. Walter Moore, Ecodemocracia.

El Diablo y su Sobrino

Finalmente, el motín se vuelve bochornosamente público cuando se sanciona al "jesuita" Jon Sobrino por sus tesis heréticas. No lo mandan a la hoguera ni lo exclaustran. Solo le prohiben enseñar… El llamado de atención es rechazado por el teólogo antes de recibirlo oficialmente. Le escribe al General de la Orden advirtiendo que no acatará el mónitum vaticano y seguirá haciendo lo que le plazca. Aplausos generalizados del clero y la comparsa progresista. Silencio episcopal. (El que calla otorga). "No es tema diocesano, es tema de los jesuitas"… Que sepamos, el Primado de la Argentina es jesuita. Además de que las almas y su salvación son el tema de los pastores.

Siguen las condenas "progresistas"… al Papa.

“Y el Papa, que ya antes había condenado a Leonardo Boff, ese gran teólogo, maravilloso teólogo; ahora condenó a Jon Sobrino. También un jesuita salvadoreño porque este jesuita como Boff lo ponen a Jesús como hombre, lo muestran como lo que fue: como un hombre. Entonces como ellos no quieren, lo han penalizado, lo han condenado a este jesuita salvadoreño por haber puesto a Jesús como lo que fue, un hombre, un guerrillero. (…) Este Papa es un miserable, es mucho peor que los otros, que ya es mucho decir. Y esto que está haciendo ahora, otra vez volver a la misa al latín para que nadie entienda un pito de lo que dicen y la gente diga amén a todo, eso es muy terrible. Así que, compañeros, no es poca cosa lo que pasó ayer, es gravísimo.

“Los imperios se juntan, unos nos dominan porque se llevan todo, y otros nos quieren pudrir la cabeza para que no seamos libres. Porque el Vaticano es la cosa más represiva que existe, lo que más reprime a la gente, cada misa en latín es pura represión. No quiere más los cantos de los chicos con las guitarras en las iglesias, quiere los cantos de alabanza a Dios, ese Dios que no conoce nadie”. Hebe de Bonafini, Presidente de las Madres de Plaza de Mayo, discurso a sus seguidores en el 15 de marzo.

“Si a esto [la condena de Ion Sobrino] se le suma la reciente carta apostólica firmada por Benedicto XVI sobre la Eucaristía en la que se vuelve a insistir en que no pueden comulgar los divorciados y vueltos a casar salvo que “vivan como hermanos” (con lo que se confirma la sospecha de que “lo malo” es el sexo), y que se recomienda volver al uso del latín en algunas oraciones de la misa, el panorama de retroceso es claro… y lamentable”. Nota de opinión en el diario La Voz del Interior firmada por cuatro sacerdotes jesuitas, entre ellos el rector de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina.

No sorprende la común terminología: “retroceso, retrógrado, vuelta atrás”, bien propia del “progresismo”. Lo curioso es que en cada caso, prácticamente, la descalificación papal está fundada en una defensa rabiosa del Concilio Vaticano II, que el mismo Papa defiende a capa y espada.

Como dijéramos en una nota reciente, esto parece requerir mucha hermenéutica.

O no. Tal vez haga falta menos hermenéutica, más coherencia y tomar definitivamente el toro por las guampas.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube