Panorama Católico

Primeras conversiones por la Misa Tradicional: nada menos que un jesuita progresista.

Las primeras impresiones generalmente son correctas


Las primeras impresiones generalmente son correctas


La revista semanal jesuita America publicó un artículo del Padre Michael Kerper (3 de diciembre de 2007) con el título “Mi segunda primera Misa: Sobre presidir en una Liturgia latina”. El P. Kerper dice que cuando el Papa Benedicto XVI emitió su motu proprio liberando la Misa latina tridentina (7 de julio de 2007), su “reacción osciló entre una leve irritación… y un vago interés”. Ésta fue probablemente la reacción típica de los sacerdotes cuyo “conocimiento pastoral”, como dice el P. Kerper hablando del suyo, “ha sido principalmente moldeado por el Concilio Vaticano II”.

“En la primera semana”
de la emisión del motu proprio, dice el P. Kerper, “comenzaron a llegar las cartas…” En agosto me reuní con una docena de parroquianos que quería la Misa [tridentina]… Como promotor del más amplio pluralismo dentro de la Iglesia, ¿cómo me podía rehusar a tratar con una forma litúrgica aprobada? Como pastor que había tratado de responder a la gente alienada por la percepción de un rígido conservadorismo en la Iglesia, ¿cómo podía alejarme de gente alienada por sacerdotes como yo—progresistas, pastores ‘de las bases’ que no tienen oídos para la piedad tradicional?”

Entonces el P. Kerper “decidió ofrecer la Misa tridentina” –por la primera vez. Entonces, ¿cómo fue para este autoproclamado sacerdote “progresista” celebrar por primera vez su vieja Misa latina? ¿Fue costoso? ¿Fue tedioso?

Dice el P. Kerper, “la minuciosidad de las rúbricas del viejo Misal me hicieron sentir
como una mera máquina, vacía de personalidad; pero, me preguntaba, ¿es
eso algo realmente malo? En realidad me sentí liberado de la
persistente necesidad de actuar, de innovar, de siempre ser el amistoso
celebrante… De repente reconocí la ingeniosa habilidad del rito
[tridentino] para
anonadar al sacerdote… Era… un enano frente al altar mayor… Sentí una
soledad intensa. A medida que avanzaba, sin embargo, también escuché el
absoluto silencio detrás de mí, 450 personas de todas las edades
rezando, todas unidas misteriosamente a las palabras que yo balbuceaba…
Miré el Sacramento y
[experimenté] un sentimiento inexplicable de solidaridad con la multitud detrás de mí.” Hermoso.

La Misa tridentina es una experiencia majestuosa y sagrada —tanto para el sacerdote como para el parroquiano. Su impacto es con frecuencia profundo. Puede despertar del sopor de la liturgia postconciliar incluso a los progresistas más duros.

No hace mucho, un artículo como éste hubiese sido imposible de publicar en las páginas de America, cuando la revista estaba bajo la tutela de su anterior editor el Padre Thomas Reese S.J. Cuando fue entrevistado para un artículo para el diario U.S. News & World Report (13 de diciembre de 2007) con el título “Un retorno a la tradición”, el P. Reese no intentó ocultar su antipatía hacia todo el proyecto de restaurar la tradición. Jay Tolson, el autor del artículo escribió, “algunos clérigos católicos liberales son completamente escépticos acerca de la amplitud y el significado de la vuelta tradicionalista. ‘Es más una hipótesis que realidad’, dice el P. Thomas Reese, un sacerdote jesuita y politólogo del Centro Teológico Woodstock de la Universidad de Georgetown. Reese piensa que la Iglesia debería focalizarse menos en la Misa en latín y más en las cosas que atraen a la mayoría de quienes van a Misa: ‘buena predicación, buena música y una comunidad amigable’. Es igualmente escéptico acerca de toda la atención que reciben las hermanas dominicas de Santa Cecilia y otras pocas órdenes religiosas tradicionales que han disfrutado de un mayor influjo de miembros jóvenes. ‘No tengo problemas con sus hábitos’, dice Reese. ‘Por otro lado, si la Iglesia ordenara mujeres, tendríamos miles más viniendo’.”

Para el P. Reese, quien había sido obligado a renunciar a su cargo de editor de America bajo presión de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 2005, los viejos hábitos son difíciles de cambiar —viejos hábitos que posiblemente lo encuentren del lado incorrecto de la historia.

No es casual que, el 7 de enero de 2008, durante la Misa de aperture de la 35ª Congregación General de la Compañía de Jesús, el cardenal Franc Rodé, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, retara a los jesuitas por su “creciente distanciamiento de la jerarquía”, y los llamara a “restaurar el sensus ecclesiae”—el sentido de Iglesia—en su orden (reproducido en Origins del 17 de enero). El Cardenal Rodé reprendió a los jesuitas por la “diversidad doctrinal a todo nivel… [que] desorienta a los fieles y conduce al relativismo sin límites”. El corresponsal romano Sandro Magister reportó (Chiesa del 11 de enero) que “de los últimos siete teólogos investigados por la Congregación para la Doctrina de la Fe [CDF], cuatro pertenecen a la Compañía de Jesús: Jon Sobrino, Roger Haight, Jacques Dupuis y Anthony De Mello.” Agreguemos a la lista al P. Peter Phan, quien posee la cátedra Ellacuria de Pensamiento Social Católico del Departamento de Teología de la Universidad de Georgetown dirigida por los jesuitas, que también está bajo investigación de la CDF, y el P. Reese, dejado sin trabajo por la CDF.

Continuaba el Cardenal Rodé, “que quienes… tienen que supervisar la doctrina de sus revistas y publicaciones [incluida America] lo hagan a la luz y de acuerdo a las ‘reglas del sentire cum ecclesia’ [pensar con la Iglesia]…”, y adhieran al camino de “celo apostólico de obediencia” y “fidelidad y amor a la Iglesia jerárquica”.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *