Panorama Católico

Profecías de Catalina Emmerick para Nuestros Tiempos

Un nuevo libro de la visionaria estigmatizada que viene a complementar la reedición de sus obras más importantes.

Raúl Auclair
Profecías de Catalina Emmerick para Nuestros Tiempos

Ediciones Fundación Jesús de la Misericordia
290 páginas – Quito, Ecuador, sin fecha.

Un nuevo libro de la visionaria estigmatizada que viene a complementar la reedición de sus obras más importantes.

Raúl Auclair
Profecías de Catalina Emmerick para Nuestros Tiempos

Ediciones Fundación Jesús de la Misericordia
290 páginas – Quito, Ecuador, sin fecha.

"Estas visiones son quizás las más maravillosas, las más ricas, las más extensas, las más profundas y más sobrecogedoras que el espíritu humano haya contemplado en este género". Así se expresaba Goeres hablando de Ana Catalina Emmerick, la visionaria más grande de todos los tiempos. Aún hoy en día parece que dichas visiones no han sido sobrepasadas, incluso no han sido ni siquiera aproximadas, en cuanto a importancia y universalidad.

Pero, ¿quién fue Catalina Emmerick? Ella fue una campesina iletrada, nacida en Westfalia, en una aldea cerca de la pequeña ciudad de Coesfeld, en el año de 1774. En 1802 Catalina entró al muy pobre convento de las Religiosas Agustinas de la ciudad de Dulmen. Se quedó en este convento hasta cuando el Imperio Francés cerró la casa de las Agustinas. Catalina fue recibida de caridad en una casa vieja en Dulmen en donde por una circunstancia muy cruel y sobrenatural tuvo que permanecer en su lecho desde 1812 hasta 1824, año en el cual murió.

Entre el considerable número de visiones que el escritor alemán Clement Brentano recogió día tras día durante los seis años en que permaneció a la cabecera de la mística estigmatizada, no se encuentra sino una pequeña parte de dichas visiones que son de naturaleza estrictamente profética. Pero aunque esta fracción sea muy pequeña respecto a todo el conjunto, constituye un monumento de dimensiones desconocidas, poco común y de extrema riqueza.

El don de profecía no era seguramente el punto principal de los privilegios carismáticos con que Ana Catalina fue dotada prodigiosamente. Su misión esencial, en cuanto a nosotros, fue restituirnos la figura de Cristo. Su vocación exclusiva fue la de sufrir por un mundo que rechazaba el sufrimiento.

La profecía, para que sea aceptada, debe descubrir el tiempo indicado a fin de que se la pueda reconocer en la historia. Esta obra tiene por objeto mostrar lo que el Cielo ha inspirado a Ana Catalina Emmerick y que se inserta aquí rigurosamente.

No todo se ha cumplido aún, pero los grandes momentos que hemos vivido y los que vivimos actualmente se leen allí con tan clara evidencia que constituye para nosotros una garantía de la autenticidad y de la inspiración sobrenatural. Además es también una presunción de certeza respecto al cumplimiento de lo que todavía está por suceder.

Con estas palabras la Editorial Fundación Jesús de la Misericordia presenta los comentarios de las visiones de Ana Catalina referidas a los tiempos por venir. Más allá de los aciertos del autor -algunas de cuyas opiniones nos parecen discutibles- la recolección de textos tiene una indudable actualidad.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *