Panorama Católico

Prosiguen las batallas en la Curia Romana

A mediados de enero Bertone estaba seguro de haber convencido al Papa de la bondad de los nombramientos que él le proponía [para reeplazar a Camilo Ruini en la Presidencia de la C.E.Italiana]. Y en efecto no le había sido difícil abrirse camino. Como cardenal, Ratzinger se había manifestado varias veces en términos críticos respecto a las conferencias episcopales.

A mediados de enero Bertone estaba seguro de haber convencido al Papa de la bondad de los nombramientos que él le proponía [para reeplazar a Camilo Ruini en la Presidencia de la C.E.Italiana]. Y en efecto no le había sido difícil abrirse camino. Como cardenal, Ratzinger se había manifestado varias veces en términos críticos respecto a las conferencias episcopales.

Veía en ellas “estructuras burocráticas” que sofocan la autoridad propia de cada obispo, que producen una mole de documentos “pálidos y chatos” porque son fruto de interminables mediaciones en descenso. Sosteniendo esto, Ratzinger tenía en mente sobre todo a dos poderosas conferencias episcopales, la de Alemania y la de los Estados Unidos, ambas controladas por obispos y cardenales progresistas. Mientras al contrario, en Italia, él siempre ha visto con favor el afianzarse del liderazgo de Ruini, más todavía después de ser elegido Papa, por la conducción de la audaz batalla en defensa del embrión y después, en estas semanas, en defensa de la familia fundada en el matrimonio. Pero, al sugerir su receta para el “post-Ruini”, Bertone había tenido cuidado de tranquilizar a Benedicto XVI: la CEI no saldría debilitada, sino más fuerte, con todos los obispos más responsabilizados.

Fuente: Ultimo post de Chiessa, blog de Sanro Magister

Comentario Druídico: El columnista Sandro Magister confirma una vez más la ferocidad de las batallas que se libran en la Curia Romana, donde los "hombres del Papa" juegan sus propias cartas dejándolo muchas veces mal parado. Podrá leerse el artículo completo en la renovación de la semana. Destacamos la opinión de Benedicto XVI sobre algunas Conferencia Episcopales, (habría que preguntarle que opina de la argentina). El Cardenal Ruini y los obispos italianos bajo su liderazgo dieron pelea dura contra las leyes anticristianas en Italia. Otros episcopados no son más que “estructuras burocráticas” que sofocan la autoridad propia de cada obispo, que producen una mole de documentos “pálidos y chatos” porque son fruto de interminables mediaciones en descenso.

Al fin la verdad sobre los frutos de la "colegialidad".

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *