Panorama Católico

¿Qué hay detrás de Facebook?

Comentario Druídico: Con tintes algo dramáticos, el video nos presenta un tema digno de reflexión. ¿En qué medida estamos haciendo nosotros mismos, voluntariamente, el trabajo de los servicios de inteligencia, cuyo verdadero patrón nunca es del todo conocido. Basta ver la buena prensa que tiene la «red social» para sospechar. No es necesario asumir una actitud conspiracionista para comprender la magnitud del arma que estamos ofreciendo a no sabemos bien quienes, aunque sí sabemos que son poderosos y aspiran a gobernar nuestras vidas, aunque más no sea condicionando nuestros hábitos. Otras consideraciones podrían hacerse, tales como el riesgo que significa para la seguridad de los adolescentes la publicación de información detallada sobre sus rutinas de vida en tiempos en que el secuestro extorsivo es parte principal de la industria del delito. Finalmente, y no por ello lo menos importante, ¿qué hábitos intelectuales y espirituales fomentamos en nuestros hijos al permitirles el uso de estos medios? Evidentemente, la fuerza está del lado de Facebook, y la autoridad paterna deberá emplearse a fondo para persuadir y alejar a los jóvenes de este riesgo… si es que los propios padres no han caído en la trampa.

Comentario Druídico: Con tintes algo dramáticos, el video nos presenta un tema digno de reflexión. ¿En qué medida estamos haciendo nosotros mismos, voluntariamente, el trabajo de los servicios de inteligencia, cuyo verdadero patrón nunca es del todo conocido. Basta ver la buena prensa que tiene la «red social» para sospechar. No es necesario asumir una actitud conspiracionista para comprender la magnitud del arma que estamos ofreciendo a no sabemos bien quienes, aunque sí sabemos que son poderosos y aspiran a gobernar nuestras vidas, aunque más no sea condicionando nuestros hábitos. Otras consideraciones podrían hacerse, tales como el riesgo que significa para la seguridad de los adolescentes la publicación de información detallada sobre sus rutinas de vida en tiempos en que el secuestro extorsivo es parte principal de la industria del delito. Finalmente, y no por ello lo menos importante, ¿qué hábitos intelectuales y espirituales fomentamos en nuestros hijos al permitirles el uso de estos medios? Evidentemente, la fuerza está del lado de Facebook, y la autoridad paterna deberá emplearse a fondo para persuadir y alejar a los jóvenes de este riesgo… si es que los propios padres no han caído en la trampa.


Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *