Panorama Católico

Queridos amigos (2)

Queridos amigos,

El día domingo próximo pasado,15 de febrero, por la tarde escribí, desde un lugar público y bajo el efecto de la emoción, el mensaje del editor "Querido amigos", en el cual anunciaba un receso de nuestra web por razones de salud de mi padre.

Poco después de editarlo su agonía pareció llegar a su punto de desenlace. Rezamos la letanías de los moribundos. Finalmente, la imposibilidad de darle hidratación y medicación paliativa nos obligó a internarlo. Llegó al hospital seriamente complicado y con síntomas claros de disfunción renal y hepática, causadas aparentemente por el cáncer en estadío final. Casi sin pulso. Presión arterial bajísima. Hipotérmico.

El a partir del lunes no ha cesado de mejorar. No siente dolores, recuperó la conciencia casi normalmente, Comenzó a alimentarse por boca. Será derivado a una internación domiciliaria en breve.

No haría referencia a estos detalles si no fuera por la extraordinaria cantidad de mensajes de adhesión, consuelo, oraciones y misas que he recibido, tanto públicos como privados. No paro de sorprendeme ni de agradecer. Son deudas difíciles de pagar y que obligan para toda la vida.

Agradezco también muy especialmente a amigos de esta web que han gestionado una rápida internación domiciliara apenas se vislumbró la posibilidad. Este trámite es extremadamente engorroso en las condiciones que el seguro de salud  que protege a mi padre opera normalmente. También a quienes me han facilitado con su aporte dinerario tener en orden el lugar de su descanso final cuando Dios lo llame al cielo. Y a todos los que han enviado alguna contribución. Son deudas difíciles de pagar y que obligan para toda la vida.

En este momento, después de un descanso tras velar varios días, quiero hacerles llegar mi gratitud y la de toda mi familia. El misterio de la Comunión de los Santos se nos ha manifestado de una manera inesperada: muchos que rezan por uno,  al cual en su mayoría no conocen personalmente y tienen de él apenas una referencia. Pero es un católico que se va a presentar ante Dios y lo ayudan fraternalmente. El mismo misterio nos asegura que el recipendiario de estas gracias las devolverá a todos y cada uno, ya desde el Santo Purgatorio y luego desde el Cielo. El, en sus días de peor sufrimiento ofrecía los dolores por las almas del Purgatorio. Y ellas le pagaron aliviando esos dolores, lo que no apagó un ápice su devoción.

En fín, disculpándome por usar este medio para comunicar asuntos personales, no dejo de descubrir, sin embargo, que un bautizado en trance de muerte no es un asunto personal, sino un asunto que interesa a toda la Iglesia. La de acá y la de allá…

Para los que con frecuencia nos acusan de ser flojos en la caridad (siempre tendrán algo de razón) vaya esta prueba que todos Uds. han dado. Una Fe, una Esperanza y una Caridad.  Aunque nosotros no, la Iglesia es Santa.

En unión de oraciones.

Marcelo González

Queridos amigos,

El día domingo próximo pasado,15 de febrero, por la tarde escribí, desde un lugar público y bajo el efecto de la emoción, el mensaje del editor "Querido amigos", en el cual anunciaba un receso de nuestra web por razones de salud de mi padre.

Poco después de editarlo su agonía pareció llegar a su punto de desenlace. Rezamos la letanías de los moribundos. Finalmente, la imposibilidad de darle hidratación y medicación paliativa nos obligó a internarlo. Llegó al hospital seriamente complicado y con síntomas claros de disfunción renal y hepática, causadas aparentemente por el cáncer en estadío final. Casi sin pulso. Presión arterial bajísima. Hipotérmico.

El a partir del lunes no ha cesado de mejorar. No siente dolores, recuperó la conciencia casi normalmente, Comenzó a alimentarse por boca. Será derivado a una internación domiciliaria en breve.

No haría referencia a estos detalles si no fuera por la extraordinaria cantidad de mensajes de adhesión, consuelo, oraciones y misas que he recibido, tanto públicos como privados. No paro de sorprendeme ni de agradecer. Son deudas difíciles de pagar y que obligan para toda la vida.

Agradezco también muy especialmente a amigos de esta web que han gestionado una rápida internación domiciliara apenas se vislumbró la posibilidad. Este trámite es extremadamente engorroso en las condiciones que el seguro de salud  que protege a mi padre opera normalmente. También a quienes me han facilitado con su aporte dinerario tener en orden el lugar de su descanso final cuando Dios lo llame al cielo. Y a todos los que han enviado alguna contribución. Son deudas difíciles de pagar y que obligan para toda la vida.

En este momento, después de un descanso tras velar varios días, quiero hacerles llegar mi gratitud y la de toda mi familia. El misterio de la Comunión de los Santos se nos ha manifestado de una manera inesperada: muchos que rezan por uno,  al cual en su mayoría no conocen personalmente y tienen de él apenas una referencia. Pero es un católico que se va a presentar ante Dios y lo ayudan fraternalmente. El mismo misterio nos asegura que el recipendiario de estas gracias las devolverá a todos y cada uno, ya desde el Santo Purgatorio y luego desde el Cielo. El, en sus días de peor sufrimiento ofrecía los dolores por las almas del Purgatorio. Y ellas le pagaron aliviando esos dolores, lo que no apagó un ápice su devoción.

En fín, disculpándome por usar este medio para comunicar asuntos personales, no dejo de descubrir, sin embargo, que un bautizado en trance de muerte no es un asunto personal, sino un asunto que interesa a toda la Iglesia. La de acá y la de allá…

Para los que con frecuencia nos acusan de ser flojos en la caridad (siempre tendrán algo de razón) vaya esta prueba que todos Uds. han dado. Una Fe, una Esperanza y una Caridad.  Aunque nosotros no, la Iglesia es Santa.

En unión de oraciones.

Marcelo González

 

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *