Panorama Católico

R. P. Alfredo Sáenz: La Nave y las Tempestades

Alfredo Sáenz S. J.
La Nave y las Tempestades
Ediciones Gladius
Buenos Aires, 2002
254 págs.

Esta obra es el resultado de un ciclo de conferencia desarrollado durante un año en la Corporación de Abogados Católicos de Buenos Aires sobre la Historia de la Iglesia.

Alfredo Sáenz S. J.
La Nave y las Tempestades
Ediciones Gladius
Buenos Aires, 2002
254 págs.

Esta obra es el resultado de un ciclo de conferencia desarrollado durante un año en la Corporación de Abogados Católicos de Buenos Aires sobre la Historia de la Iglesia.

Este primer volumen, que será continuado por otros, tiene tres capítulos en los que se refiere a las primeras tres “tempestades” sufridas por la Iglesia a lo largo de su historia.

La primera, la dramática ruptura con la Sinagoga, cuestión que los mismos escritos apostólicos reflejan, y que dio motivo a la celebración del primer concilio, el de Jerusalén, con la presencia de los apóstoles San Pedro y San Pablo. El problema de los judeocristianos, la crisis de la primitiva Iglesia con la incorporación de los cristianos no provenientes del tronco judío, el asunto de los judaizantes, el conflicto entre San Pedro y San Pablo, y la parte que le cupo a los judíos de entonces en las persecuciones desatadas contra la Iglesia naciente.

El segundo capítulo, la “segunda tempestad”, se denomina “Las persecuciones del Imperio Romano”. Precedido por una breve introducción sobre el sentido del “imperium”, analiza las persecuciones sufridas en los primeros tres siglos por iniciativa de los emperadores romanos, hasta la aparición de Teodocio. Es de destacar el capítulo dedicado a “La reacción condigna de la Iglesia” (Pág. 96), en la que no solo se encuentra el testimonio de la sangre de los mártires, sino también la labor de los apologistas. El triunfo final con Constantino el Grande, primer emperador cristiano, y la asunción de los grandes valores del imperio por la naciente Cristiandad Medieval.

La “tercera tempestad” fue el arrianismo. El tema está tratado a lo largo de cuatro capítulos en los que resalta la admirable capacidad del autor para acercar al lector un problema tan complejo en una breve síntesis en menos de cien páginas. Así se pasa revista a su aparición en tiempos de Constantino, el Concilio de Nicea, las vacilaciones del emperador en el primer capítulo. En el segundo se describe el auge y el apogeo de los arrianos, los avances y retroceso de los arrianos y “niceanos”, los sínodos de Arlés y Bizancio, las persecuciones a los obispos fieles a la Fe, en especial la expulsión de San Atanasio, el problema del Papa Liberio, el doble Sínodo de Seleúcia-Rímini, la persecución de Juliano el Apóstata y la actitud del emperador Valente.

El capítulo tercero de esta parte está dedicado al triunfo de la ortodoxia. La “tercera tempestad” se cierra con un capítulo final excelente: “La resistencia católica, visión panorámica”. Allí se analizan los dos pilares de esa resistencia. Primero los obispos: allí aparecen las figuras de San Atanasio, San Hilario de Poitiers, San Eusebio de Samosata, San Eusebio de Verccelli, y tantos otros. En segundo lugar, la reacción del pueblo fiel, férreamente empeñado en impedir que le cambiaran su Fe y apoyando -a riesgo de su vida, con frecuencia- a sus buenos pastores y enfrentando a los lobos disfrazados con pieles de cordero. Los testimonios de los Padres de la Iglesia sobre esa época que evoca el autor son impresionantes.

En la lectura atenta de toda la obra, pero en especial de la “tercera tempestad”, el católico no puede menos que ver permanentemente la analogía de aquellos tiempos y los que nos toca vivir. De allí la extraordinaria actualidad de la obra.

Ver prólogo a la nueva edición: Por el padre Horacio Bojorge

Pídalo en Libros a Domicilio

Librería Acción

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *