Panorama Católico

R.P. Horacio Bojorge: José y Felicita, una verdadera historia de amor

José y Felicita
son personajes reales. Su historia no es una ficción literaria. Ni
él ni ella son famosos, ni sus cartas se publican para ser imitadas,
sino a sabiendas de que son inimitables en fondo y forma. Su valor está
en que son un arquetipo y conmueven el ánimo del lector con una grandeza
humana que resplandece en su sencillez sin pretensiones, sincera y paciente.

Editorial Lumen,
Buenos Aires, 404 páginas

José y Felicita
son personajes reales. Su historia no es una ficción literaria. Ni
él ni ella son famosos, ni sus cartas se publican para ser imitadas,
sino a sabiendas de que son inimitables en fondo y forma. Su valor está
en que son un arquetipo y conmueven el ánimo del lector con una grandeza
humana que resplandece en su sencillez sin pretensiones, sincera y paciente.

Editorial Lumen,
Buenos Aires, 404 páginas

Precio de venta
$ 70 (argentinos)

El día de la presentación el
precio será promocional

UNA HISTORIA DE
AMOR : $ 56
LA CASA SOBRE ROCA
$ 21
AMBOS $77

La primera presentación
será el sábado 3 de noviembre de 2007 a las 19 horas p.m. en la Asociación Bella
Vista Cultural, Richeri 663, Tel 4668 4620, en Bella Vista (PBA)

 

Este libro será presentado
conjuntamente con el anterior, La Casa sobre Roca, pues lo ilustra con
un testimonio de amor que este volumen rescata y salva del olvido, dando
a luz 250 notables cartas de amor, escritas entre 1926 y 1932 e intercambiadas
entre "José y Felicita".

UNA HISTORIA
DE AMOR

Estas cartas de amor
se leen con la misma gratuidad y la misma fruición que una novela,
con la fruición de lo que Aristóteles llamó anagnórisis, que los
psicólogos modernos llamarían transferencia, pero que consiste propiamente
en un reconocimiento de la verdad humana de una situación existencial.
Es el reconocimiento de la verdad humana de lo representado en el teatro.

Pero José y Felicita
son personajes reales. Su historia no es una ficción literaria. Ni
él ni ella son famosos, ni sus cartas se publican para ser imitadas,
sino a sabiendas de que son inimitables en fondo y forma. En estos asuntos,
imitar es más bien despersonalizarse.

Su valor está en
que son un arquetipo y conmueven el ánimo del lector con una grandeza
humana que resplandece en su sencillez sin pretensiones, sincera y paciente.

Si algo es deseable
que susciten, es la esperanza de que vivir Una Historia de Amor como
ésta, extraordinaria en lo ordinario, es, también hoy, posible.

Algunos textos de las cartas

"Si una de mis cartas cayese,
por casualidad, en poder de una tercera persona, ésta no podría, ni
por un momento, dudar de que quien te escribe está profundamente, locamente
enamorado de ti.

Tan claramente se transparenta
mi corazón enamorado en estas líneas que te escribo, que muchos me
envidiarían por haber llegado a sentir con tanta sinceridad y de modo
tan íntimo, esa gran pasión que todos deseamos sentir en nuestra vida.
Porque es evidente que todos, en materia de amor quieren llegar a sufrir
esa gran pasión. Amar apasionadamente no es facultativo de una persona
y un hombre puede pasarse la vida deseando amar profundamente sin conseguirlo
nunca… Por eso te digo que muchos me envidiarían. Porque yo siento
por ti esa pasión que es ternura y cariño, abnegación, desinterés,
todo lo que de noble encierra el alma de un hombre y que se ofrenda
a una mujer que nos quiere… y mi felicidad llegaría a su más alto
grado si yo tuviera la suerte de que tú me quisieras como yo te quiero.

El verdadero amor, negrita querida,
el que yo quiero que haya toda la vida entre nosotros es compendio de
amistad, confianza ciega y abnegación" 19
de noviembre de 1928

"Ah! viejito de mi alma,
ahora es cuando más me doy cuenta de lo mucho que he llegado a quererte
y no deseo sino que tu cariño sea tal como el te profesa tu Chelita
que te adora, Felicita. 13
de Octubre de 1929

Hoy, mi Felicita queridísima,
transcurridos cinco años desde la noche en que por primera vez te hablé,
comienzo este álbum en el cual espero consignar los mejores momentos
nuestros para que al mirar hacia el pasado, tanto nosotros como los
nuestros, se vea traslucir en sus páginas el amor grandísimo que sentimos .31 de marzo de 1931

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *