Panorama Católico

R.P. Horacio Bojorge, Teologías Deicidas

Eminente teólogo, el jesuita R.P. Horacio Bojorge ha consagrado su esfuerzo intelectual a refutar algunas doctrinas heterodoxas, entre las que la “teología de la liberación” se destaca por la sutil seducción que ejerce sobre el pensamiento del moderno “cristiano psicomarxista”, como por la ausencia de un sustento que pueda llamarse estrictamente “teológico”.

Eminente teólogo, el jesuita R.P. Horacio Bojorge ha consagrado su esfuerzo intelectual a refutar algunas doctrinas heterodoxas, entre las que la “teología de la liberación” se destaca por la sutil seducción que ejerce sobre el pensamiento del moderno “cristiano psicomarxista”, como por la ausencia de un sustento que pueda llamarse estrictamente “teológico”.

R.P. Horacio Bojorge, S.J.
Teologías Deicidas
El Pensamiento de Juan Luis Segundo en su Contexto
Ediciones Encuentro
Madrid – 2000
380 páginas

Si bien el título lo anuncia y el estudio se dirige ad hominem, puesto que refuta a uno de los pensadores más influyentes de la llamada “teología de la liberación”, (el P. Juan Luis Segundo, uruguayo, como el P. Bojorge) la lectura del libro abre un amplio espectro de reflexiones críticas sobre estas doctrinas esencialmente naturalistas surgidas en Hispanoamérica.

El libro es producto de la ampliación de un informe que el autor dirigiera al Superior General de la Orden, quien le respondió alentándolo a extender los alcances de su trabajo: “Sería oportuno que usted publicara su evaluación de la obra del P. Segundo… [que resultaría] una aplicación particular de los análisis que hace en su obra ‘En mi Sed  me Dieron Vinagre: la civilización de la Acedia’…”. (P. Peter Hans Kolvenbach).

En efecto, el autor de “En mi sed…” (libro del que ya nos ocupáramos en estas mismas páginas y donde habla en general de este rechazo de la verdad y de sus consecuencias, tan arraigado en el hombre moderno) vuelca sus reflexiones sobre la obra particular de Segundo, un teólogo al estilo actual, careciente de rigor, improvisador, aventurado, poco afecto al Magisterio y, como el propio autor señala, hábil para orillar la heterodoxia, induciendo al error muchas veces más por sus silencios que por sus afirmaciones.

Es que Segundo, como tantos otros “repensadores” de una “nueva iglesia” no pueden digerir las verdades reveladas como un corpus armónico y coherente. Tienen que “elegir” lo que les gusta y –si no negar, al menos silenciar- lo que no se adecua a su visión humana, naturalista, horizontal.

El P. Bojorge, en un estilo neutro, imparcial, riguroso desmenuza los textos más significativos de Juan Luis Segundo, señalando aquellos puntos en los que el teólogo de la liberación se anega en errores o bien calla el fin trascendente de la doctrina católica, que guía al hombre a través de la historia pero con un objetivo metahistórico. De modo que cualquier propuesta que, bajo un tinte cristiano, destine al hombre a ser un fin en sí y a concebir la vida como la búsqueda de un paraíso en la tierra, traiciona el espíritu evangélico y, como ha dicho recientemente el Papa Benedicto, sacrifica el presente en aras de una ilusión puesta en el futuro, un futuro que, además, nunca llegará.

Recomendamos vivamente la lectura de este trabajo, el cual requiere una formación básica en la doctrina para su comprensión por parte del lector. Y al menos una disposición a confrontar los juicios críticos del autor con la enseñanza inmutable del Magisterio. De esta confrontación surgirá con claridad lo descaminado del pensamiento de Juan Luis Segundo, la nula catolicidad de su doctrina y su escaso andamiaje intelectual.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *