Panorama Católico

Rabino predicará la Pascua en Notre Dame

Como cada año, las conferencias se celebran conferencias  de la Cuaresma en Notre Dame de París. Las seis de estas conferencias están programadas desde el domingo, 21 febrero al 28 marzo sobre el tema: «El Concilio Vaticano II, una brújula para nuestro tiempo – más de cuarenta años después de lo que pasó con el Concilio?». El Cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París – y Presidente de la Conferencia episcopal de Francia – ha elegido como tema el Concilio Vaticano II como modo de destacar «la perspectiva histórica en que se inscribe, la actualidad y la fuerza de sus documentos fundamentales, el sentido de la reforma litúrgica que está vinculada a la renovación, y permite al ecumenismo y la relación de la Iglesia para el pueblo de Israel y otras religiones «.

Como cada año, las conferencias se celebran conferencias  de la Cuaresma en Notre Dame de París. Las seis de estas conferencias están programadas desde el domingo, 21 febrero al 28 marzo sobre el tema: «El Concilio Vaticano II, una brújula para nuestro tiempo – más de cuarenta años después de lo que pasó con el Concilio?». El Cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París – y Presidente de la Conferencia episcopal de Francia – ha elegido como tema el Concilio Vaticano II como modo de destacar «la perspectiva histórica en que se inscribe, la actualidad y la fuerza de sus documentos fundamentales, el sentido de la reforma litúrgica que está vinculada a la renovación, y permite al ecumenismo y la relación de la Iglesia para el pueblo de Israel y otras religiones «.

Entre los seis conferencistas, observamos al rabino Rivon Krygier. Según la presentación que le hace Zenit, «las declaraciones del Concilio Vaticano II sobre la permanencia de Israel, sobre el ecumenismo, diálogo interreligioso, sobre la libertad civil de la religión son el resultado de un nuevo arraigo y un de una nueva apertura. El reconocimiento de Israel como parte integrante del plan de salvación ha permitido renovar los lazos espirituales de la Iglesia Católica con el pueblo judío después de la Shoa. Este renacimiento es inseparable de la apertura al ecumenismo, encuentros interreligiosos como Asís y el diálogo con el humanismo secular». (*)

Hay una ambigüedad alguna la ausencia de necesidad de que los Judios se conviertan. Sin embargo, leemos en la Declaración conciliar Nostra Aetate:

“Como afirma la Sagrada Escritura, Jerusalén no conoció el tiempo de su visita, gran parte de los Judíos no aceptaron el Evangelio e incluso no pocos se opusieron a su difusión. No obstante, según el Apóstol, los Judíos son todavía muy amados de Dios a causa de sus padres, porque Dios no se arrepiente de sus dones y de su vocación. La Iglesia, juntamente con los Profetas y el mismo Apóstol espera el día, que sólo Dios conoce, en que todos los pueblos invocarán al Señor con una sola voz y «le servirán como un solo hombre» (Soph 3,9). […] Y, si bien la Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, no se ha de señalar a los judíos como reprobados de Dios ni malditos, como si esto se dedujera de las Sagradas Escrituras”.

Y el cardenal Kasper declaró, acerca de la oración del Viernes Santo: ”La verdadera cuestión objeto de controversia es ésta: ¿los cristianos deben orar por la conversión de los judíos? ¿Puede haber una misión hacia los judíos?

“En la oración reformulada no se encuentra la palabra conversión, pero ella está incluida indirectamente en la invocación que pide que llegue la luz a los judíos para que puedan reconocer a Jesucristo. Más aún, de hecho el Misal de 1962 contiene títulos para las oraciones particulares. El título de la oración por los judíos no se ha modificado, suena igual que antes: «Pro conversione Judæorum», por la conversión de los judíos”.

Más allá de esto, ¿es normal que un no católico viene a predicar un sermón de cuaresma en una catedral? No.

Notas: No hay traducción al castellano de esta nota hecha por Zenit.

Destacados y subrayados en el original francés.

Fuente: Perepiscopus.org

Comentario Druídico: Coincidimos con el autor: Más allá de esto, ¿es normal que un no católico viene a predicar un sermón de cuaresma en una catedral? No.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
14/01/2010 a las 9:23 pm

¿Me dejarán predicar a mí en alguna sinagoga?
Digo, como fiel católico con algún pergamino para dar cátedra… ¿Me dejarán?



    Anónimo
    14/01/2010 a las 10:27 pm

    POR LAS CHIMENAS DE CATEL GANDOLFO SALDRA EL HUMO SATANICO
    ESO DIJO SOR LUCIA.

    PREGUNTO COMO LO HACE UN AUDITOR, ME DEJARIAN PREDICAR A JESUS CRUCIFICADO Y RESUCITADO LOS SIONISTAS ? POR FAVOR…

    PERO OJO, ESTO ESTA ESCRITO EN EL APOCALIPSIS, EL FALSO PROFETA, FORMARA ALIANZA CON EL ANTICRISTO QUE EMERGERA DE ENTRE LOS JUDIOS…

    ASI LO HAN ESTUDIADO TEOLOGOS CRISTIANO-EVANGELICOS…QUE JAMAS DEJARIAN SUBIR AL PULPITO A UN RABINOSKY….Suerte igual, y que Se Convierta el Moshe…a CRISTO EL RESURRECTO…VIVA JESUS CARAJO !!!!

    Argentino del Valle



      Anónimo
      15/01/2010 a las 12:58 am

      Rabino predicará la Pascua en Notre Dame
      Ecumenismo, judíos predicando en catedrales Católicas, desacralización de la liturgia, misas carismáticas, sacerdotes sin sotana. ¿Nueva Religión? – Por favor: ¿ alguien me lo puede explicar? – Mario,un católico perplejo



        Anónimo
        17/01/2010 a las 9:26 pm

        si es cierto..
        Querido Mario como bien sabras LA SANTA MADRE IGLESIA CATOLICA APOSTOLICA ROMANA sufre una severa crisis,no la iglesia en si, sino el CLERO CORROMPIDO A MAS NO PODER de manos de la masoneria cuyos padres son los judios para dominar el mundo,ellos se «»CREEN»» el pueblo elegido,pueden hacer y desacer como quieran ,PERO COMO DIJO NUESTRO SEÑOS JESUCRISTO AL FUNDAR LA IGLESIA EN PEDRO:»»»»TU ERES PEDRO Y SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARE MI IGLESIA Y LAS PUERTAS DEL INFIERNO NO PREVALECERAN SOBRE ELLA»»»,el mundo NO DA MAS y solo nos queda el consuelo de esperar que DIOS NUESTRO SEÑOR ponga fin a toda esta poruqeria repugnante



          Anónimo
          21/01/2010 a las 6:33 am

          El Papa en la sinagoga
          Ciudad de la Santísima Trinidad y
          Puerto de Santa María del Buen Ayre
          Lunes, Enero 18 del A. D. 2010

          Estimado Sr. Julio Algañaraz
          Corresponsal de Clarín en Roma y Ciudad del Vaticano

          De mi mayor consideración:

          Una vez más tengo el agrado de dirigirme a Usted, casi tres meses después de mi anterior carta, que por supuesto no tuvo el tino de responderme. Y a casi un año del magnificado, falaz y malintencionado asunto de S. E. R. Monseñor Richard Williamson, FSSPX. Asunto que Usted también se encargara de inflar, como no podía dejar de esperarse.

          Me permito, otra vez y con las debidas disculpas hacia su distinguidísima pluma, efectuarle algunas observaciones acerca de su nota relativa a la ominosa, vergonzante y, para el mundo católico en el sentido justo del término, impropia, inadecuada, dolorosa, lastimosa, lamentable visita que S. S. Benedicto XVI efectuara ayer a la sinagoga de Roma. Oremos, de paso, por la conversión del Santo Padre y la gloria de la única Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, el Dios-hombre. Y por la pronta beatificación de S. S. Pío XII.

          Pasemos a hablar no sólo de las actitudes y los gestos del actual Pontífice, sino también de las de su predecesor de feliz memoria, S. S. Pío XII, el Siervo de Dios Mons. Eugenio Pacelli. Ese a quien el rabino Dahlin defiende en su libro “El mito del papa de Hitler” contra toda la parafernalia propagandística judaica y sus adláteres de adentro y de afuera de la Santa Iglesia Romana.

          Para empezar, me gustaría leer una nota suya (ya que estamos con el tema de los Papas y el problema judío en Europa durante la primera mitad del siglo XX) en la que explique cómo hizo Roma, o sea el Vaticano, o sea la Iglesia Católica, para introducir secretamente en la Alemania gobernada por el Partido Nacional-Socialista Alemán de los Trabajadores y su canciller Adolf Hitler, la Carta Encíclica “Mit Brennender Sorge”, en el Domingo de Ramos de 1937, la cual fue leída en cada parroquia, en cada templo católico, ese histórico día. Quién comandó la distribución de ese documento firmado por S. S. Pío XI, el mismo que criticó al comunismo soviético, el verdadero enemigo de Cristo y su Iglesia, es decir el “otro” rostro del liberalismo doctrinal, claro que con capitalismo “de Estado”, financiada que fue su instalación por la banca que (me imagino, dada su erudición) cuyo origen multifamiliar, étnico, racial, cultural y religioso (llámela como guste, no faltaría más) Usted conocerá sobradamente. Quién era el delegado papal en Alemania. Cómo cayó dicha Encíclica en Berlin. Etc., etc., etc.

          Un paréntesis: ¿Leyó la conversión de Eugenio Zolli? Al rabino de Roma, a ese me refiero. ¿Sabe por qué eligió Eugenio como nombre de bautismo cristiano?

          Sigo: Dice en su nota que “el Papa levantó hace un año las excomuniones de cuatro obispos cismáticos del grupo Lefebvre, que condena las enseñanzas del Concilio Vaticano II. Uno de esos obispos es el inglés Richard Williamson, quien negó por televisión el Holocausto de los judíos por los nazis y la misma existencia de las cámaras de gas”.

          Veamos: 1-¿Lo de “grupo Lefebvre” es un modismo propio de una nota sobre economía o política, al estilo de “Grupo Clarín” o “Grupo de los Siete”? Se constituye así en una novedad de lo más ridícula esta denominación de la Obra fundada por el extinto Mons. Marcel Lefebvre, y me parece que Usted emplea francamente un término poco feliz, al menos para mi gusto. Me imagino un titular: “Sacerdotes del Grupo Bergoglio solicitaron…” En fin.

          2-S. E. R. Mons. Richard Williamson no negó la cuestión de los judíos. Lo que el obispo católico tradicionalista relativizó, y ya le he dicho esto en mi envío anterior, es la magnitud del problema.
          El vocablo Holocausto me lo reservo para el único realmente con mayúscula, que fue el deicidio ejecutado el Viernes Santo, es decir la crucifixión de Nuestro Señor Jesucristo, con ocasión del accionar de los “hermanos mayores” de entonces y sin entrar en mayores detalles sobre causas y efectos, por exceder el tema los lineamientos de esta carta. Vale la pena sí recordar que dicho deicidio fue fervientemente impulsado por el comando religioso hebreo de entonces (lo que sería el “Rabinato” actual, a mi humilde entender), cuyos líderes llegaron a proponer al gobernador romano, Poncio Pilatos, la ejecución de un de antemano condenado par suyo (un judío) mediante el método más odiado por ellos mismos (los judíos), en vez de lapidarlo como se debería haber hecho según la ley antigua, conforme la pena a los blasfemos (Deut., cap. 16).

          Le aclaro que estoy en contra de los crímenes, los de guerra y los otros, por si le caben dudas. Pero también estoy en contra de los criminales, sean del signo que sean y al que le quepa el sayo que se lo ponga. Obviamente, al pecador (y el homicida lo es) hay que corregirlo fraternalmente, pero no se puede levantar un altar al pecado, como se ve por doquiera hoy día… La república de Israel no se instauró de manera pacífica en 1948, según tengo entendido y me consta por el testimonio que personalmente me dieron sacerdotes argentinos residentes en la Palestina de entonces. Yo, personalmente, cuando peco ofendo la Divina Majestad, ofendo a Dios. Y es como si estuviera en medio de la turba enfurecida de dicho Viernes Santo gritando “¡Crucifícale! ¡Crucifícale!”. Esa turba de “hermanos mayores” (perdone el eufemismo) que no se quiso contaminar antes de comer el cordero pascual… y entonces no entró en el Pretorio: hipocresía pura. Quien quiera oír, que oiga.

          Ahora, para que no parezca ésta una carta de un sedevacantista, defiendo las declaraciones del Papa en cuanto habla de que “la Santa Sede desarrolló una acción de socorro, muchas veces escondida y discreta». Me gustaría ver una nota firmada por Usted en la que explique a cuántos hombres salvo Raoul Wallenberg, a cuántos Oskar Schindler y a cuántos Pío XII. En serio. ¿O tal vez me deberé conformar con esperar la publicación de los documentos papales, dentro de un lustro, sobre el accionar de Pío XII?

          Me imagino Usted sabrá cuáles fueron las reacciones de los dignatarios judíos en el momento de fallecer el papa Pío XII. Antes de la “leyenda negra”, por supuesto.

          Y vuelvo a tratar de defender lo que para muchos es indefendible, sin que se piense por esto que soy un “barrabrava” Ratzingerista. Dice Usted que el Papa afirmó que «puedan las plagas del antisemitismo y del antijudaísmo ser saneadas para siempre». Recordó que la Iglesia había deplorado «las faltas de sus hijos y sus hijas, pidiendo perdón por todo lo que haya favorecido de algún modo las plagas del antisemitismo y el antijudaísmo». ¿Tiene un Papa, el Vicario de Cristo, que seguir apilando pedidos de perdones al mejor estilo Juan Pablo II? ¿Ante quién? ¡Por el amor de Dios!

          Cuando el Papa polaco visitó esa misma sinagoga (¿La “de Satanás”?) y surgió la infelizmente difundida expresión “Nuestros hermanos mayores en la Fe”, ¿se refería Karol Wojtyla a judíos como el rabino Giuseppe Laras, titular de la asamblea rabínica, quien se negó a asistir ayer al encuentro por estar en contra de que Benedicto XVI haya firmado el reconocimiento de las “virtudes heroicas” de Pío XII? ¿O tal vez estamos ante las mismas “virtudes heroicas”, pero del propio Juan Pablo II? ¿Fueron “hermanos mayores” Abraham, Isaac, Jacob, José, David, Esther, Melquisedec, Ruth, Simeón y la vidente Ana? ¿O el ejemplo es la línea del cardenal Lustiger? ¿O tal vez Kasper, von Baltasar o Rahner? ¿Es que nadie revisó la fe de Karol Wojtyla, nominado Papa Juan Pablo II? Son demasiadas preguntas para mi atormentada mente…

          …Como para, encima, tener que leer que “después de que el rabino jefe de Roma advirtió en su discurso que no se podía poner en discusión el Concilio Vaticano II, que abrió las puertas del diálogo de igual a igual entre católicos y judíos, porque no habría más posibilidad de diálogo, el Papa respondió que para la Iglesia el Concilio representa un punto firme, un camino irrevocable de diálogo, fraternidad y amistad hacia los judíos». ¿Cuándo este Papa Joseph Ratzinger dijo que el Concilio se iba a poner en discusión? ¿Por qué tengo que encontrarme con este exabrupto? ¿Qué es “de igual a igual” según la opinión de Julio Algañaraz? Faltó subrayar, como es costumbre, que este Papa es “ultraconservador” o algo así.

          Para ir redondeando, “las referencias al Concilio y a su documento «Nuestra Epoca» (Nostra Aetate, agrego), que levantó las acusaciones seculares contra los judíos de ser responsables de la muerte de Cristo, señalaron el segundo problema que ha envenenado en los últimos tiempos las relaciones hebreas con la Santa Sede…” Retrocedamos unos renglones y se verá de qué trata esta cuestión del deicidio, que no es inventada pero si sistemáticamente negada (¿El negacionismo fundamental, básico e inconculcable?).

          Y una cosita más: Usted indica “campo de exterminio” y yo le diría que mejor escriba “de concentración” o “de reeducación”. O bien, que primeramente lea ciertos informes incuestionables al respecto, fácilmente ubicables en Internet y demás sitios de consulta periodística e investigativa seria; lo que primeramente Usted prefiera. Estimo que Mons. Williamson ha de estar leyendo varios de estos informes, últimamente, para volver a fundamentar sus opiniones de fines de 2008.

          Veremos, estimado Sr. Algañaraz, con qué nos sorprende (ingratamente, por cierto) en ocasión del próximo encuentro de los expertos de la Fraternidad y Roma para seguir discutiendo los temas doctrinales que tanto molestan desde el pastoral Concilio Vaticano II. Y -ya- a un año del Williamsongate.

          Sin más asuntos que molesten su amable atención y distraigan la mía, le agradezco como siempre su deferencia y lo saludo muy atte., quedando a sus gratas órdenes.

          En Jesucristo, Nuestro Señor, y su Ssma. Madre,

          Alejandro Pérez Unzner

          República Argentina



          Anónimo
          22/01/2010 a las 12:22 pm

          Papa en Sinagoga
          Estimado Sr.Pérez Unser, NI MÁS NI MENOS, con su permiso hago mías sus palabras.

          Y para ilustración de los JUDIÓLTRAS (sean curas,colchoneros,etc) es preciso recordarles lo que escribió Teodoro HERLZ (QUE NO COMÍA VIDRIO)en su «El Estado Judío»:

          «No hablamos ahora de razones emotivas, de antiguos prejuicios o de estupideces, sino de las CAUSAS POLÍTICAS Y ECONÓMICAS.
          Nuestro actual antisemitismo no debe confundirse con el odio religioso de otros tiempos,…
          En la actualidad, el rasgo predominante es otro. …es consecuencia de la EMANCIPACIÓN DE LOS JUDÍOS.

          La CAUSA REMOTA es la pérdida en la Edad Media, de la ASIMILABILIDAD.

          La CAUSA PRÓXIMA, nuestra SOBREPRODUCCIÓN de inteligencias medias, sin posibilidad de salida hacia abajo ni de subida hacia arriba.

          HACIA ABAJO nos hacemos PROLETARIOS y SUBVERSIVOS (todos los cuadros subalternos de los partidos revolucionarios PROCEDEN DE NOSOTROS),

          mientras HACIA ARRIBA aumenta al mismo tiempo NUESTRO TEMIBLE PODER FINANCIERO.
          La opresión no nos vuleve mejores. No somos distintos de los demás hombres.

          Desde luego, NO AMAMOS A NUESTROS ENEMIGOS.

          Salir de este círculo vicioso es imposible.
          «¡Que sí!” dirán LOS ILUSOS DE CORAZÓN BLANDO : «¡Sí , en cuanto SE MOTIVE la bondad de los hombres!”

          ¿De verdad tengo que demostrar qué tipo se MONSERGA SENTIMENTAL sea ésta?

          ¡Quien quiera asentar el MEJORAMIENTO de las condiciones en la bondad de TODOS los hombres estaría sin duda ESCRIBIENDO UNA UTOPÍA!

          Teodoro HERLZ : «El Estado Judío” -1848- (Editado por PROMETEO LIBROS Bs.As. 2005)

          Un abrazo en Xto y en María.

          Fervac.



          Anónimo
          21/01/2010 a las 3:14 pm

          MILAGRO DE PÍO XII
          Con relación al milagro de Pío XII, me parece muy interesante lo que aquí se señala:

          Tomado de: http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2010/01/el-mensaje-de-juan-pablo-ii-y-el.html

          Andrea Tornielli, prestigiado vaticanista, acaba de publicar un interesante escrito en Il Giornale que denomina «Rivelazione: Wojtyla delegò Papa Pio XII a fare il miracolo» y que con el título “El milagro de Pío XII y el rol de Juan Pablo II”, traduce íntegro el blog La Buhardilla de Jerónimo.

          Se refiere a un presunto milagro atribuido a la intercesión de Pío XII que podría llevar, en tiempos relativamente breves, a la beatificación al Papa Pacelli. Se trata de la curación de una joven madre de un linfoma maligno. El caso está siendo atentamente analizado por la postulación de la causa y por la diócesis de Sorrento-Castellammare di Stabia, donde ha ocurrido.

          Tornielli narra el siguiente suceso:

          Poco tiempo después de la muerte del Papa Wojtyla. Una joven pareja que ya ha tenido dos niños, espera un tercero. Para la madre de treinta y un años, que es maestra, el embarazo se presenta difícil: tiene fuertes dolores y los médicos no logran inicialmente comprender el origen de sus molestias. Finalmente, después de muchos análisis y una biopsia, se le diagnostica un linfoma de Burkitt, tumor maligno del tejido linfático más bien agresivo, que frecuentemente aparece en los huesos mandibulares y se extiende a las vísceras del abdomen y la pelvis y al sistema nervioso central. La espera de la nueva vida que la mujer lleva en su seno se transforma en un drama. El marido de la mujer comienza a rezar al Papa Wojtyla, fallecido poco tiempo atrás, para pedirle que interceda por su familia. Una noche, el hombre ve en sueños a Juan Pablo II. “Tenía el rostro serio. Me dijo: «Yo no puedo hacer nada, debéis rezar a este otro sacerdote…». Me mostró la imagen de un sacerdote delgado, alto, flaco. Yo no lo reconocí, no sabía quién era”. El hombre permaneció preocupado por el sueño pero no pudo identificar al sacerdote que Wojtyla le indicó. Pocos días después, abriendo casualmente una revista, encontró una foto del joven Eugenio Pacelli que llamó su atención. Era el que había visto retratado en el sueño.

          Se pone en marcha una cadena de oración para pedir la intercesión de Pío XII. Y la mujer se sanó, después de los primeros tratamientos. El resultado es considero tan importante que los médicos piensan en un posible error en el diagnóstico inicial. Pero los exámenes y las carpetas clínicas confirman la exactitud de los resultados de los primeros análisis. El tumor desapareció, la mujer está bien, tuvo su tercer hijo, y volvió a su trabajo y escuela. Luego de dejar pasar un poco de tiempo, es ella quien se dirige al Vaticano para señalar su caso.

          Una confirmación del vicario general de la diócesis de Sorrento-Castellammare di Stabia, don Carmine Giudici: “Es todo cierto – ha declarado a Petrus -, la Santa Sede nos ha comunicado un milagro por intercesión de Pío XII. El arzobispo Felice Cece ha decidido, por lo tanto, instituir en días el correspondiente Tribunal diocesano”. Este tribunal será el que examine el caso para formular una primera sentencia. Si es positiva, los documentos pasarán a Roma, a la Congregación para las Causas de los Santos: aquí deberán ser estudiados primero por la Consulta médica, llamada a pronunciarse sobre la imposibilidad de explicar la curación. Si también los médicos que colaboran con la Santa Sede dicen sí, el caso de la madre sanada será discutido primero por los teólogos de la Congregación, luego por los cardenales y obispos. Sólo después de haber superado estos tres grados de juicio, el dossier sobre el presunto milagro llegará al escritorio de Benedicto XVI, que decidirá sobre el reconocimiento final. Entonces, y sólo entonces, el Papa Pacelli podrá ser beatificado.

          La institución de un Tribunal diocesano y la eventual llegada de la documentación al dicasterio que estudia los procesos de beatificación y canonización no significan ningún reconocimiento sino sólo que el caso en cuestión es juzgado interesante y digno de atención. Por lo tanto, es totalmente prematuro predecir desarrollos, aún más imaginar fechas. Lo que impresiona, en la historia de la familia de Castellammare di Stabia, es el rol que tuvo en el asunto el Papa Wojtyla, que en sueños habría sugerido al marido de la mujer rezar a aquel “sacerdote delgado”, que luego se revelaría como Pacelli.

          Hasta aquí la cita de Andrea Tornielli.

          A la muerte de Juan Pablo II muchas personas exclamaban en Roma “¡Santo súbito!”. Indudablemente el carisma que irradiaba el Papa Wojtyla y el cariño del pueblo romano hacia él, los llevaba a casi exigir su canonización. La Santa Sede se vio presionada por ello. Se inició de inmediato la causa que lo llevó, luego, a ser nombrado recientemente –junto a Pío XII- como venerable. El nombramiento de “venerable” es el primer paso que en todo proceso precede a la beatificación y, luego, si Dios lo dispone, a la canonización. No todo venerable ni todo beato alcanza necesariamente la canonización. Sólo hasta ésta la Iglesia declara que alguien se encuentra gozando de la visión de Dios por toda la eternidad. Para que el Papa Pacelli fuese nombrado venerable pasó más de medio siglo, lo que contrastó con el expedito proceso de Juan Pablo II de sólo cuatro años. Mientras que el último Papa santo, Pío X, tardó cuarenta años en ser canonizado.

          La Iglesia siempre ha actuado con suma prudencia y sin prisa en estos procesos, pues sabe que el estudio sobre la santidad de una persona requiere no sólo tiempo sino, también, el suficiente paso del mismo para tener una mejor perspectiva y un análisis más exacto. En realidad no se trata ni de medir popularidades, cariños o admiraciones del pueblo, sino de conocer y estudiar la vida y la santidad personal de cada persona.

          Recordamos que en alguna ocasión el papa Juan Pablo II, ante una multitud, entonó –en polaco- alguna canción que su madre le cantaba cuando niño, al terminar el pueblo lo aclamó vehementemente. El Papa les dijo: “Aplauden pero no entienden”. Hemos llegado a pensar si el Papa no sólo hablaba del idioma polaco que desconocían sus oyentes, sino que aprovechó esta circunstancia para decir algo de más fondo: gran parte de esas multitudes que lo aclamaban, paradójicamente lo desobedecían en aspectos tan fundamentales como la contracepción y las relaciones prematrimoniales, y muchos ponían en duda las enseñanzas dogmáticas de la Iglesia. ¡Aplaudían pero no entendían o no querían entender! Tan es así, que en algún encuentro con jóvenes –no recordamos ya la nación- les preguntó: “¿renuncian al sexo?” (se refería a las relaciones fuera del matrimonio) y la multitud de jóvenes le contestó que ¡no! Pensó el Papa que tal vez había planteado mal su pregunta y que no había sido bien interpretado, y volvió a preguntar ¡para recibir de nuevo la misma contundente respuesta! La tristeza y el desconcierto se sembraron en el rostro del Pontífice.

          Lo anterior viene a colación por los gritos de “¡santo súbito”! de multitudes que aclamaban pero, que en su mayoría, en realidad no seguían en todo al Papa. Varias encuestas entre los propios católicos practicantes lo demuestran (más aún en aquellos que se dicen creyentes pero no practicantes). ¿Cuántos de quienes se emocionaban hasta las lágrimas ante la presencia carismática de Juan Pablo II eran realmente seguidores y creyentes de todas las enseñanzas morales y de los dogmas que la Iglesia enseña? Sin duda había muchos, pero eran la minoría.

          De ahí que nos preguntamos el significado que pueda tener la aparición entre sueños del Papa Wojtyla diciendo con rostro serio: «Yo no puedo hacer nada, debéis rezar a este otro sacerdote…», mostrando una imagen de Papa Pacelli. Aparición que parece comprobarse como fidedigna por la realización de lo que sería –falta el juicio de la Iglesia- un verdadero milagro de S.S. Pío XII.

          No parece lógica una deferencia entre pontífices en el Cielo. Esas atenciones se realizan sólo en la tierra y no parecen propias de hechos sobrenaturales. No resulta creíble una simple deferencia natural (“después de ti…”) de un papa hacia otro -por voluntad unilateral- en apariciones preternaturales. «Yo no puedo hacer nada…», dijo. ¿Quién puede obrar un milagro? Sólo Dios. Los santos son sólo intercesores. Lo dicho por Juan Pablo II parece referirse a que él no lograría ese milagro de Dios y que a quien debería de solicitársele su intercesión era a un predecesor suyo: Pío XII. Esta petición es de creerse que lógicamente expresaba, sobre todo, la voluntad divina. ¿Dios quería que el intercesor fuese el Papa Pacelli de quien después de más de medio siglo se había mantenido su causa en punto y coma, y que hasta ahora toma de nuevo un encauzamiento al ser nombrado venerable por Benedicto XVI? ¿Es un signo de que el proceso “súbito” –algo fuera de lo común- de Juan Pablo II debería seguir un curso de tiempo normal, para que se haga un análisis -con la debida distancia histórica- como los realizados con otros papas canonizados? Dice Andrea Tornielli que “casi parecería que Juan Pablo II hubiese querido, de algún modo, ayudar a la causa de su predecesor”. No parece lógica ésta conjetura por lo ya dicho. ¿Meras deferencias y atenciones naturales en fenómenos preternaturales?

          Quizá se podría pensar en que Dios quería que la causa de Pío XII se desbloquease (el nombramiento de “venerable” fue posterior al milagro -arriba comentado- que se le atribuye y que quizá podría ser definitivo para declararlo beato) y que se hicieran a un lado las calumnias que quieren pesar en contra de su proceso y las inconformidades de muchos judíos que las sostienen. Tal vez sea un llamado, también, a que los procesos se sigan con el tiempo –sin prisa- acostumbrado tradicionalmente por la Iglesia y que se hagan a un lado las presiones y las simpatías de multitudes que muchas veces siguen más el carisma, el liderazgo y la cualidades de una personalidad, que la doctrina que sustenta y enseña la Iglesia (¡aplauden pero no entienden!). ¿No convendría seguir la habitual prudencia que siempre ha habido… si, además, en las canonizaciones no se trata de un mero asunto de simpatías particulares por alguna persona, por muchas cualidades que haya tenido y que la muchedumbre admire? La Iglesia no debe tener prisa en estas cuestiones ni sentirse presionada en determinado sentido.

          Finalmente, el hecho es que más allá de cualquier interpretación o lectura de este suceso, S.S. Juan Pablo II, mostrando una imagen del papa Pío XII, dio este mensaje: «Yo no puedo hacer nada, debéis rezar a este otro sacerdote…».



          Anónimo
          22/01/2010 a las 4:05 pm

          Pero más fácil de entender no hay nada
          «S.S. Juan Pablo II, mostrando una imagen del papa Pío XII, dio este mensaje: «Yo no puedo hacer nada, debéis rezar a este otro sacerdote…».

          ¡ NADA PUEDEN ANTE DIOS LOS PAPAS DE VATICANO II !

          Q.E.D.

          Vale.



        Anónimo
        18/01/2010 a las 7:01 pm

        Usted está perplejo, por lo
        Usted está perplejo, por lo tanto no sabe qué hacer, tiene dudas…
        Su situación espiritual entonces no es tan buena. Busque un buen sacerdote y cuéntele su problema. Todavía hay algunos buenos sacerdotes. Pero siempre fue igual, no crea que teníamos unas camadas enteras de santos, ¡en absoluto! antes había tanta corrupción como hoy, tanto cura con mujer como hoy, tanta desacralización como hoy pero hoy se sabe, ante se mantenía oculta en la sacristía.
        No se desespere, la Iglesia es de Cristo pero la forman hombres imperfectos. Si busca la santidad, empiece por usted mismo, ese camino hacia su interior lo llevará a buen destino.
        Hay Misas carismáticas que se celebran con un respeto, silencio y unción que producen una enorme paz, hay misas tradicionales que son de una perfección litúrgica que maravillan pero algunas parecen un mitin político contra todo lo establecido por el Santo Padre, eso no es bueno. Busque y encontrará, pida y se le dará llame y le abrirán la puerta del templo donde pueda no confundirse y sentir a Cristo Eucaristía. El sabrá guiarlo.



      Anónimo
      18/01/2010 a las 5:04 pm

      Y sí…
      Los «evangelocos» no necesitan de rabinos externos, con los dementes y estafadores que tienen por «pastores», les sobra… creo que los judíos tenían un término para denominar gente así «adoradores del adam belial» (el hombre loco, prefiguración del anticristo).

      Argentino, seguí participando!



    Anónimo
    14/01/2010 a las 11:19 pm

    No creo…
    ..porque los judíos, que no son zonzos, no tuvieron su Concilio Jerusalem II para reventar el Judaísmo. Ni lo van a tener…



      Anónimo
      17/01/2010 a las 9:21 pm

      bravisimo!!!!
      Coincido plenamente contigo,LA COSA ES REVENTAR A LA SANTA MADRE IGLESIA CATOLICA APOSTOLICA ROMANA,ESA ES LA MISION DE LOS JUDIOS DEISIDAS TRAIDORES DE DIOS NUESTRO SEÑOR I ADORADORES DE SATANAS PARA QUIEN TRABAJAN



    Anónimo
    20/01/2010 a las 7:50 pm

    HAARP-HAITI, más del Nuevo Orden Mundial…
    Esto es un poco técnico. Si van a

    http://maestro.haarp.alaska.edu/cgi-bin/scmag/disp-scmag.cgi?date=20100111&Bx=on

    encontrarán un magnetómetro del HAARP. Es oficial, seguido por muchas universidades de todo el mundo. Si ponen el día once (que es el vínculo que copié acá), verán que el HAARP estuvo encendido. Si van al día siguiente («Next day») verán que a medio día se apaga. Si «juegan» unos días más, verán que estuvo apagado. Si vuelven para atrás («Previous Day») día por día, hasta antes del terremoto, y siguen para atrás, verán que había estado apagado.

    O sea, que estuvo encendido justo antes y durante el terremoto de Haití. Ese es el hecho nudo y llano.

    No soy conspiracionista y menos ocultístico-conspiracionista-sedevacantista, pero si googlean HAARP-HAITI hoy hallarán 350.000 entradas, y, si lo buscan en Youtube, también muchísimas. La mayoría, claro, son ocultístico-conspiracionistas, evangélico-antiNWO-antiBilderberg, etc. y por supuesto al núcleo que de verdad hay en eso (no a los delirios y disparates que lo circundan) lo vinculamos con el proceso de descomposición programada que aquí monitoreamos como intento de desactivación del catolicismo romano (y en general de la Tradición apostólica), Como es muy difícil orientarse en ese flúido magma de noticias y videos sesgados sobre HAARP-HAITI, aquí simplemente les ofrezco el vínculo a un aparato técnico que muestra que el HAARP estaba encendido justamente durante el proceso sísmico.

    Quien quiera inducir de ese hecho hacia las transformaciones sociopolíticas de los cultos (de donde sale el hecho que nos ocupa, el de que las catedrales admitan a los rabinos para predicarnos la próxima Pascua), y el NWO, hallarán un puente en la mayoría de esas 350.000 entradas. Pero mucho del material es distractivo, o bazofia. No obstante, quien quiera ver MUY CRITICAMENTE alguna de esas en castellano las hallará buscando en Youtube HAARP proyecto

    Y si quieren dos de muestra, vean la serie

    http://www.youtube.com/watch?v=nbbectWvI4w

    y lean la noticia de fuente marxista y antirreligiosa en

    http://www.kaosenlared.net/noticia/estados-unidos-causa-terremoto-haiti-denuncia-flota-rusa

    Intelligentia potentia est.
    Un abrazo en Xto. y su Ssma Madre,
    Á. B. L.



      Anónimo
      20/01/2010 a las 11:30 pm

      El Papa en la Sinagoga y la noticia de hoy, Shvat 5, 5770
      Quiero compartir la alegría que me produjeron los coincidentes títulos de muchos períodicos dependientes del Protectorado de Palestina desde la visita del Papa el domingo (ojito; no fue el sábado) a la Sinagoga de Roma, hasta hoy. Por ejemplo, el Haaretz puso «At Rome synagogue, Pope defends Nazi-era Vatican»; en el mismo diario, el profesor Robert Wistrich aseguraba el último día del año pasado que Baruch XVI y Pío XII son almas gemelas, y Associated Press deplora urbi & orbi que el Vaticano sostenga que la «Israeli occupation foments Mideast conflicts». A muchos otros medios afines los resume un diario de Las Palmas, llamado La Provincia, comentando que «el cineasta y escritor judío Claude Lanzmann, realizador en 1985 del mítico film Shoah y autor en 2009 de un ya memorable libro (La liebre de la Patagonia)/…/ responde: ‘Sin duda que beatificarán a Pío XII; el Vaticano va así a demostrar los bíceps de la Iglesia’.» Y agrega el suelto projudío: «Los mismos que en 2007 presionaron para que Pío XII fuese «venerable» en 2009 lo consiguieron; sólo queda pendiente para su beatificación acreditar el milagro, siendo acaso el mayor milagro la beatitud misma. Son varias las explicaciones posibles para tal decisión: las oficiales del portavoz vaticano P. Lombardi; la demostración de musculatura a la que se refirió Lanzmann; y la última, la del profesor Robert Wistrich/…/».

      Y hoy un lobo con piel de cordero, autodenominado «21- El espacio cristiano de hoy», pone las noticias así:

      «Se aparece Juan Pablo II y le “traspasa un milagro” a Pío XII – A los dos días de la histórica visita del Papa a la sinagoga de Roma el Vaticano difunde un posible milagro de Pío XII según el cual el difunto pontífice habría curado una joven madre diagnosticada de un tumor maligno cuando estaba embarazada de su tercer hijo. Ocurrió en 2005. Hoy la mujer vive normalmente, el niño tiene cuatro años y los médicos no encuentran explicación a esta cura. Pero lo más curioso no es eso: sino que Juan Pablo II se habría aparecido a su marido para mostrarle el autor del milagro: Pío XII

      Parece que el marido de esta señora, angustiado, comenzó a implorar a Juan Pablo II la curación de su esposa. Una noche se le apareció el Papa Wojtyla y le dijo que no podía hacer nada, que rezara a este sacerdote, un señor alto y delgado, que el devoto no reconoció. Días después vio en la prensa una fotografía de Pío XII y supo que era a él a quien debía implorar la curación de su esposa. Desde ese momento dirigió sus plegarias a aquel Papa y su mujer sanó.Los médicos aseguran que no hay error posible en el diagnóstico y es imposible que la ciencia ofrezca una explicación sobre la recuperación. El milagro no está aún aprobado, ha entrado en fase de estudio de los expertos.

      En esta rocambolesca noticia no deja de ser curioso lo siguiente:

      1. Que se espere a la visita para revelar el posible milagro, seguramente para no estropear este momento histórico en el que el Papa no mencionó el nombre de Pío XII.

      2. Que en la aparición aparezcan juntos Juan Pablo II y Pío XII. Y que el primero dijera que “no podía hacer nada”. ¿Es que entonces Juan Pablo II no ha subido suficiéntemente en el cielo para obtener de Dios el milagro o le han dicho que eche una mano a Pío XII por su problema con los judíos?

      3. Toda la historia suena a devoción infantil y medieval o antropoformizada, ajena una religiosidad profunda y comprometida, que nada tiene que ver con esta especie de teatrito de catequesis. Papas en el más allá pasándose uno al otro los milagros, mientras en el más acá aún no hemos cicatrizado las heridas de la historia con una investigación completa de todos los archivos. Y los milagros de cada día, olvidados. ¡Mamma mia!» (Fin de la nota del autodenominado «espacio cristiano de hoy»)


      Concluyo: estoy muy contento. Los enemigos se enojan, lo que me brinda una inyección de optimismo, y todo me parece redondo…
      Un fraternal abrazo en Nuestro Señor,
      Á. B. L.



      Anónimo
      21/01/2010 a las 4:59 am

      Estimado ABL
      Hey, amigo, pare un poco que me hace acordar a Fox Mulder.
      Yo ante todo lo que veo dia a dia, todo el terror que hay en ese mundo de mal regido por la humanidad perdida y todo el daño que ese mal le puede hacer a mi familia, a mi hijo recien nacido, a mi pimpoyita de dos años y monedas y a mi esposa, solamente me queda como unico consuelo (y que realmente me consuela en lo mas profundo) rezar, en especial a la Virgen, me reconforta mucho el himno Anima Christi, sinceramente me hace acordar a cuando niño mi madre me arropaba cuando tenia miedo.

      A que viene todo esto? La verdad que no se, si hace cinco años me hubiera enterado de todo esto, muy probablemente no me hubiera casado y hubiera elegido dos posibles caminos, los habitos, o la cruzada (que de alguna forma es lo mismo) pero Dios quizo otra cosa, me hizo vulnerable ante el mal del mundo, no se por que, todavia estoy tratando de averiguarlo como tambien trato de enteder que esta pasando en este mundo de NWO y la put.. que lo pario.
      La unica certeza que tengo, es que a la noche rezo con mi familia, no tanto como quisiera pero al menos puedo dormir tranquilo.

      Un abrazo y perdon por la terapia, estoy un poco mal.

      Benigno.



        Anónimo
        21/01/2010 a las 8:34 pm

        Querido Benigno, son pruebas
        No conozco a su amigo Mulder, no sé si él podrá ayudarlo, pero usted bien puede ayudarnos a todos –empezando por su amada familia– si pelea por lo que ama. Simplemente; aunque con bíblica prudencia: mansos y astutos. Ningún católico es un piojo, y hasta el pelo más delgao hace su sombra en el suelo… no se achique, don Benigno. Con su inteligencia, su lectura del inglés, su buen olfato para orientarse en lo espiritual, ya hará muchísimo preservando la integridad de su hogar y formando dignamente a sus hijos. Y además seguro encontrará ocasión de sobra para pelear fuera de su hogar, sin exponerlo ni exponerse, siempre informando de caridad cada mandoble que aseste… consulte siempre sus próximos pasos con un buen director espiritual, que lo ame y lo conozca bien a usted y al mundo; recuerde que la Verdad declamada sin caridad es violencia: nada resiste al Amor pero chantarle la Verdad al errado sin caridad es siempre soberbia. Planee preservarse para décadas de pelea, usted que es joven, y se hallará cada vez más eficaz a medida que su corazón agraciado por la Fe madura en experiencia y conocimientos. ¡Arriba el ánimo! Como siempre rezaré por todos y hoy especialmente por usted y los suyos.
        En Xto.,
        Á. B. L.



          Anónimo
          25/01/2010 a las 12:01 pm

          Muchas Gracias I
          Muchas gracias mi estimado ABL.

          No sabe usted lo bien que me hace este tipo de apoyo y el hecho de saber que uno no esta solo en esta tormenta.

          Un abrazo.

          Benigno



        Anónimo
        22/01/2010 a las 10:14 pm

        Estimado Benigno
        No lo conozco, ni quiero apurarme en dar una solución a un estado de preocupación que lo aqueja. Á.B.L. le da alguna buena ayuda, aunque encontrar una buen apoyo espiritual, justamente en
        momentos de preocupación, no es sencillo. Proteja a Ud. y a su
        familia, trate de cuidar sus fuerzas, descanse lo suficiente para
        poder enfrentar el día presente, y es maravilloso si una oración le
        ayuda al buen descanso. Tengo detrás mío momentos difíciles, ni le cuento, de los que pienso el Señor me ayudó a salir.

        Pediré también por Usted. Todo lo bueno para sus hijitas, esposa y Usted.

        Fraternalmente.



Anónimo
15/01/2010 a las 1:54 pm

OBJECIÓN y ACUERDO
OBJECIÓN.
«Y, si bien la Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, no se ha de señalar a los judíos como reprobados de Dios NI MALDITOS, como si esto se dedujera de las Sagradas Escrituras”. Dixit la Cosa «Nostra Aetate».

Y San Pablo le corrige desde la 1ª Carta a los Corintios XVI,22:

«El que NO AMA a Nuestro Señor Jesucristo, SEA MALDITO,Maran Atha».

ACUERDO

Y desde Tito I, 10-11 ,ss:

«Porque aún hay muchos desobedientes,CHARLATANES e IMPOSTORES; mayormente de los CIRCUNCISOS. A quienes ES MENESTER TAPAR LA BOCA, pues trastornan familias enteras, enseñando cosas que no convienen, por AMOR DE UN TORPE GANANCIA».

Y todo esto SE DEDUCE DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS.

Falsa moneda la «Nostra Aetate», que de mano en mano pasa Y EN NINGUNA SE QUEDA.

Miserere mei Deus



Anónimo
15/01/2010 a las 11:03 pm

A veces se nos da por decir
A veces se nos da por decir que el catolicismo es una religión «judeo-cristiana». Y esto es un error grave.
O se nos da por aceptar que nuestra santa Religión, es continuación del Juadaísmo: error más grave aún.
Estrictamente hablando y tomando como eje la centralidad teológica, escriturística e histórica de Cristo Nuestro Señor, debe decirse que hay una etapa judía del cristianismo y otra netamente cristiana, consecuencia de la venida del Mesías.
En síntesis, había una etapa previa al cumplimiento de la Promesa, y un etapa posterior, la presente, la cual sería la Alianza definitiva, nueva y eterna. El judaísmo es una porción históricamente importante, aunque no la más extensa, del tiempo del cristianismo iniciado con Adán mismo hasta el cumplimiento de la Promesa de la Redención, pero que no es exclusiva para los judíos, salvo darse entre ellos primero para después beneficiar a toda la humanidad, que está presente en el recipiendario original de la Promesa.
De una sobrevaloración de la etapa judía vienen estos errores que incluyen, por desgracia, la suspensión de los intentos de conversión de los judíos y el abandono a sus errores de Nostra Aetate, lo cual no es muy evangélico que digamos.
Sin duda, Dios amó a Jerusalém con amor de predilección, pero no fue correspondido a la hora de la prueba. Pero Dios no se arrepiente de sus elecciones; y por eso salvará al pueblo predilecto sobre el filo de las horas de este mundo.
Pero nada nos autoriza, de momento, a consentirlo ni a engañarlo con ilusiones y falsificaciones.
Cordialmente
Meyer Landower



    Anónimo
    19/01/2010 a las 7:14 pm

    Será interesante conocer lo que predica el rabino
    Para comenzar se puso solo entre la espada y la pared.

    Vaya una pregunta para el rabino:

    Si la razón de existir de Israel es el Mesías, el enviado de Dios, ¿acaso no está obligado a seguirle cuando aparezca?

    Y si aparece, y funda un nuevo Israel, ¿No quedará maldito quien no lo siga?

    Entonces: Aclare usted, rabino, desde Notre Dame que si Jesucristo es el Mesías y fundador de la Iglesia Católica (Nuevo Israel) el sólo hecho manifiesta la desaparición legal del judaísmo, y entronización jurídica excluyente de la Iglesia Católica que construyó Notre Dame. Nôtre Dame, monumento eclesial a María Santísima blasfemada por su Talmud. Notre Dame, desde donde dirigirá sus palabras tanto a católicos como a judíos. ¿A cuales de los dos irá a engañar? ¿O será a los dos? ¿O se reducirá a ningunear a Jesucristo como si ya no pudiera dividir ni a los suyos de sus contrarios? ¡¡¡¡ Ningunear, junto con la Roma apóstata al que sentenció: «El que crea y se bautice se salvará, y el que no será condenado» !!!!

    Esto lo adeuda usted, rabino, por honradez a sus anfitriones perdidos en Nostra Aetates y demás sandeces. Claro que de no hacerlo así, se sumárá a los tibios e incongruentes que pretenden que se puede reconciliar a Cristo con el Anticristo.

    Vale

    P.D. de regreso momentáneo sólo por el interés del asunto, después de que Fabían Váquez me honró cerrándome las puertas de su portal. El «valiente» se apanicó con mi reto a los «Abogados Católicos Argentinos» los cuales, de ser abogados no son católicos; y de ser católicos no son abogados. Nomás.

    Pero eso sí, después de haber defraudado en asunto vital, tan vital como la supervivencia de millones de inocentes, el muy cínico ¡ sigue de pordiosero por Internet !



Anónimo
19/01/2010 a las 1:28 pm

A Mario perplejo
Hay algunas respuestas:

.Carta abierta a los católicos perplejos. S. E. R. Arzobispo Monseñor Marcel Lefebvre.

. Iota Unum. Estudio sobre las TRANSFORMACIONES de la Iglesia en el Siglo XX. Romano Amerio.

PUEDE DESCARGARLOS AQUÍ

http://www.statveritas.com.ar/Libros/Libros-INDICE.htm

EnXto y en María



Anónimo
24/01/2010 a las 3:27 pm

El Nuevo Oraculo
Alguien me quiere decir quien es este ABL? No hay tema del que no sepa.
Por favor, alguien que le consiga un cargo en la ONU, en poco tiempo tiene que llegar a ser Secretario General.
Quién dice, por ahí salva a la humanidad.
Ay mamma, no sera el Anticristo!
A ver a los que les gustan los mensajes subliminales y encontrar significados ocultos en cualquier cosa (conste que yo soy uno de esos), que tal si encontramos de quien se puede tratar.
Marcelo, no se enoje que molestemos a su colaborador, si considera que ABL se sienta tocado y pueda dejar de escribir el 75% de todo comentario en el site, borreme y listo.
Al trabajo… ABL??????????



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *