Panorama Católico

Raro, muy raro…

Sorpresiva convocatoria del Vaticano a la Iglesia argentina

Bergoglio y tres obispos viajarán a Roma, llamados por la Secretaría de Estado

ROMA.- El cardenal Jorge Bergoglio no celebrará ningún Tedéum el próximo domingo, sino que saldrá de viaje hacia esta capital, convocado de forma extraordinaria por el Vaticano, según pudo saber LA NACION de fuentes vaticanas.

Sorpresiva convocatoria del Vaticano a la Iglesia argentina

Bergoglio y tres obispos viajarán a Roma, llamados por la Secretaría de Estado

ROMA.- El cardenal Jorge Bergoglio no celebrará ningún Tedéum el próximo domingo, sino que saldrá de viaje hacia esta capital, convocado de forma extraordinaria por el Vaticano, según pudo saber LA NACION de fuentes vaticanas.

Bergoglio, que no es un amante de los viajes a Roma, fue convocado junto con la cúpula del Episcopado argentino por la Secretaría de Estado, el principal organismo de la Curia romana. Aunque no trascendió la agenda de este encuentro -es habitual el secretismo en temas vaticanos-, se descuenta que más allá de las cuestiones internas de la Iglesia, eclesiales y pastorales, se hablará de política.

Se tratará la díficil relación que la Iglesia argentina mantiene con el Gobierno y la crisis con el campo, así como, probablemente, de los dos conflictos que en los últimos meses tensaron y enfriaron como nunca las relaciones entre el Estado argentino y el Vaticano: la falta de un embajador argentino ante la Santa Sede -después de que el Vaticano no le dio el plácet a Alberto Iribarne por su condición de divorciado con pareja nueva- y la falta de acuerdo del Gobierno para que haya un reemplazante del obispo castrense Antonio Baseotto.

En el Vaticano quieren entender cómo es posible que después del gesto realizado por el segundo del Papa, el cardenal-secretario de Estado, Tarcisio Bertone, al visitar a Néstor Kirchner y a la entonces presidenta electa Cristina Kirchner, en noviembre pasado en la Casa Rosada, desde el gobierno argentino no hayan llegado señales de acercamiento.

Y quieren saber qué opina al respecto la cúpula del Episcopado en vista de la llegada de la presidenta Kirchner a Roma el 3 de junio para la cumbre de la FAO sobre alimentos, en la que también participará una delegación del Vaticano.

El cardenal Bergoglio, titular de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina, viajará acompañado por tres obispos: monseñor Luis Villalba, vicepresidente primero; monseñor Agustín Radrizzani, vicepresidente segundo, y monseñor Sergio Fenoy, secretario general. También viajará el nuncio en la Argentina, monseñor Adriano Bernardini.

Si bien es sabido que el Episcopado no tiene que ver con temas como el conflicto por el embajador o el obispado castrense, que enfrentan directamente al Vaticano con el gobierno argentino, estas dos cuestiones posiblemente estarán en la agenda. La Santa Sede podrá así “tomar nota” de la situación.

Estupor

En el Vaticano no hay un clima hostil hacia la Argentina, aclaró una fuente, sino de “estupor”, después de la designación por parte del Gobierno de Alberto Iribarne, un divorciado con nueva pareja, como representante ante la Iglesia. Estupor que se transformó en gran molestia cuando este asunto diplomático, que normalmente pasa por canales reservados, fue ventilado por la prensa.

Para el Vaticano, que la Argentina -país de mayoría católica- haya dejado la sede diplomática a cargo del encargado de negocios, Hugo Gobbi, es una señal política, ya que siempre desea de parte de un Estado la máxima representación posible.

Aunque corre por otro carril, también sigue siendo una herida abierta el caso Baseotto. Quienes se ocupan del dossier Argentina en la Secretaría de Estado vaticana saben muy bien que desde hace tiempo existe un proyecto de ley que denuncia el acuerdo con la Santa Sede sobre la jurisdicción castrense y asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas, presentado por la senadora Adriana Bortolozzi de Bogado.

Este proyecto siempre ha sido causa de gran decepción en el Vaticano, que valora mucho el acuerdo que dio origen al obispado castrense sellado el 28 de junio de 1957. También es causa de preocupación que desde que Baseotto renunció al cargo, en 2007, al cumplir 75 años, el Gobierno no haya dado luz verde al obispo de Chascomús, Carlos Malfa, que es el candidato que presentó para su reemplazo el nuncio Bernardini.

En enero de 2007 la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal visitó distintos dicasterios del Vaticano, en una visita planeada que tuvo como fin tomar contacto con las nuevas autoridades designadas por Benedicto XVI en puestos clave de la Curia.

A diferencia de aquella vez, según pudo saber LA NACION, esta vez se trata de un viaje “extraordinario” el que emprenden Bergoglio, Villalba, Radrizzani y Fenoy.

Los prelados se quedarán unos cuatro días en Roma. Aunque la información sobre su visita es escasa, no se descarta que vean al Papa.

Por Elisabetta Piqué
Corresponsal en Italia

Fuente: La Nación

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube