Panorama Católico

Retrato de un cura intolerante

Franz Werfel, autor de  “La Canción de Bernardette” pinta un retrato del párroco de Lourdes, protector de la niña vidente, quien fue inicialmente su más descreído adversario. En la Francia del Segundo Imperio, un cura ultramontano, de palabras recias y grandes caridades.

Franz Werfel, autor de  “La Canción de Bernardette” pinta un retrato del párroco de Lourdes, protector de la niña vidente, quien fue inicialmente su más descreído adversario. En la Francia del Segundo Imperio, un cura ultramontano, de palabras recias y grandes caridades.

 

Claro esta que el Dean de Lourdes no es hombre que pueda temer a esos empleados “discípulos de Voltaire”, ya que al contrario de la mayoría de los burócratas, ha leído realmente la obra del filósofo. Además, las debilidades de este hombre no son precisamente la timidez y el miedo.

De vez en cuando también se hace ver por el “Café du Progrés”, antro del liberalismo, para beber una copita de Calvados, cuando regresa helado de frío de alguna de sus habituales excursiones por el campo. Es cómico observar cómo los leones se le acercan a este Daniel, para merecer su apretón de manos.

Peyramale es tan extraordinariamente tolerante como tan solo pueden serlo los que son intolerantes hasta la médula. Vale decir que solo los que vacilan necesitan mostrarse intolerantes.

Pero a una personalidad fundida al rojo en toda clase de hornos, como la de Peyramale, no logran confundir la opiniones más encontradas. El sabe que la verdad es la verdad y que esta verdad le ha costado más de una porfiada lucha durante su larga carrera eclesiástica.

Es uno de los pocos seres que han ofrecido a las dudas de esta época una frente, que en modo alguno es poco despejada. De esto ya ha pasado mucho tiempo. Los leones ya no lo asustan más, pero sí ciertos corderos que se encuentran entre sus colegas y a los que espanta el más leve soplo de frío.

Aparte de esto, en ciertas ocasiones, Peyramale puede convertirse en un peligroso barril de pólvora. Eso ocurre cuando alguien, aún tratándose de un superior, osa inmiscuirse en la gestión de su diócesis o en sus obras de caridad.

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *