Panorama Católico

Reunión de la FSSPX con Levada en Roma

Tal cual lo anticipara en diversas oportunidades, Mons. Bernard Fellay asistirá a una reunión con el Card. Levada el 14 de septiembre próximo. A propósito de esta reunión, confirmada ahora por el sitio web del distrito alemán de la FSSPX, Mons. R. Williamson hace un comentario sugiriendo que hay una posibilidad inminente de acuerdo canónico, contra el cual advierte como “trampa” o “caballo de Troya” de la Roma modernista contra el tradicionalismo (Cfr. Comentario Eleison N°  CCXIV).

Tal cual lo anticipara en diversas oportunidades, Mons. Bernard Fellay asistirá a una reunión con el Card. Levada el 14 de septiembre próximo. A propósito de esta reunión, confirmada ahora por el sitio web del distrito alemán de la FSSPX, Mons. R. Williamson hace un comentario sugiriendo que hay una posibilidad inminente de acuerdo canónico, contra el cual advierte como “trampa” o “caballo de Troya” de la Roma modernista contra el tradicionalismo (Cfr. Comentario Eleison N°  CCXIV).

Oficialmente, la FSSPX asegura que desconoce a ciencia cierta el motivo de la reunión y si recibirá o no una propuesta. A propósito de rumores a los que califica de “invenciones”, el superior general de los tradicionalistas asegura que la posición de la FSSPX respecto al Concilio no ha variado.

Citamos a continuación dos textos que resalta Rorate Caeli.

“Por lo tanto, simplemente seguimos adelante. Es tan claro, tan obvio, va en contra de todo lo que se puede ver. Pero, sin embargo, seguimos adelante. Por lo cual, mis queridos fieles, este llamado a la oración sigue vigente.  Porque podemos ver que, en el nivel humano, hacemos lo que podemos, pero no podemos ir más allá.
Las discusiones (con Roma) ahora llegan a su finalización.
¿Qué va a pasar en adelante? No lo sé.  Se dice que el Papa resolvería sobre este asunto en el curso del año.  Esta solución sería favorable a nosotros. Pero se dice que la condición es que nosotros aceptemos el concilio. Y sin embargo, nuestra argumentación permanece siendo la misma exactamente que al comienzo.
¿Qué pasará? ¡No lo sé, honestamente!
Pero no hemos de temer. Lo que quiero enfatizar es esto: no nos hagamos ilusiones. Sigamos adelante. Estamos del lado de Dios, del lado del catolicismo, de la Doctrina, de la moral. Necesitamos que todo esto…simplemente continúe, sin desanimarnos.  Porque si ahora hay otro golpe, podríamos desanimarnos. ¡No, no, nada de desánimo, permanezcamos leales hasta el fin!”

Homilia de Pentecostés 2011 en Zaitkofen

 “La verdad es que el Cardenal Levada me ha citado a Roma y parece que será a mediados de septiembre. Es lo único que sé. Es sobre las discusiones que hemos tenido con Roma. Después de estas discusiones, se ha dicho que “los documentos serán elevados a autoridades superiores”. Estas son las palabras exactas. Esto es lo único que sé sobre el futuro. Todo lo demás es invento.  Por favor, no corran detrás de estos rumores.”

Homilía del 29 de junio en Winona, EE.UU.

La negación de Mons. Fellay no resulta rotunda en el sentido de que no se considera aceptar una propuesta de Roma, sino en que no se ha variado la crítica sobre el Concilio, por lo cual, una oferta que implique la aceptación del Vaticano II quedaría descartada. Sin embargo, nada se dice respecto a una propuesta que no pusiera en cuestión la posición clásica del tradicionalismo sobre el Concilio y la misa nueva.
Es decir, no se niega la posibilidad de aceptar una propuesta verdaderamente amplia, sin condiciones. Lo cual puede parecer ilusorio, y sin embargo no resultaría tanto si se considera el equilibrio de fuerzas que el Papa está buscando dentro de la Iglesia en lo que podemos considerar el comienzo de las postrimerías de su pontificado. ¿Busca el Papa reposicionar a las fuerzas más conservadoras en vistas a un futuro cónclave? Sería raro que no estuviese trabajando en ello.

Permanece, sin embargo,  la cuestión de la libertad de acción a la que los tradicionalistas no están dispuestos a renunciar. ¿Cómo se resolvería un status canónico regular que otorgara a su vez a la congregación fundada por Mons. Lefebvre completa libertad de acción? 

Si bien en la práctica muchos de los llamados “nuevos movimientos” son prácticamente autónomos, y esto no constituiría novedad en el actual esquema de la autoridad pontificia, “en los papeles” al menos se acepta, como es natural, al Papa como la instancia final de todas las decisiones. Además, un acuerdo de caballeros con el actual Papa ¿cómo se proyectaría ante un nuevo pontificado adverso a la causa tradicionalista? ¿Se consideraría en este presunto o posible acuerdo la designación de más obispos, puesto que Mons. Williamson ha quedado prácticamente desactivado y el crecimiento de la actividad apostólica en el mundo tradicionalista es cada vez más exigente?

Cuestiones todas muy difíciles de analizar desde el llano, y sobre todo cuando ni siquiera se sabe se podrá superar el primer obstáculo, que es dirimente: a saber, que Roma acepte regularizar a quienes no cesarán en su crítica al Concilio y al Novus Ordo.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *