Panorama Católico

Rubén Calderón Bouchet: El Islam, una ideología religiosa

Pocos temas tienen tanta actualidad como el Islam y mucha es la bibliografía que sobre él se ha escrito. En medio de este torrente de información, un librito, un breve ensayo de don Rubén Calderón Bouchet nos ordena las ideas, poniendo el fundamento para estudios posteriores.


Pocos temas tienen tanta actualidad como el Islam y mucha es la bibliografía que sobre él se ha escrito. En medio de este torrente de información, un librito, un breve ensayo de don Rubén Calderón Bouchet nos ordena las ideas, poniendo el fundamento para estudios posteriores.

Rubén Calderón Bouchet
El Islam
Una Ideología Religiosa

Buenos Aires, 1994
32 páginas.

Rubé…n Calderón Bouchet es un historiador y filósofo cuya reputación nos exime de mayores presentaciones. Sus libros han sido la cantera intelectual de una buena parte del los católicos “…cultos”… o “…bien formados”… de la Argentina, de Hispanoamérica y de la propia España. Incluso, de los contados obispos argentinos que pueden mostrar un currículum intelectual respetable: prácticamente todos ellos han sido sus discípulos.

Así pues, este maestro de maestros, último de una generación brillante ya casi nonagenaria bien ha negociado sus talentos como para que el Señor lo llame “…siervo fiel”…. Pero los siervos fieles no cejan. Lo mismo que su amigo y compinche Guido Suaje Ramos hasta su muerte reciente, Don Rubé…n sigue pensando todos los días para bien de todos.

Este ensayo sobre el Islam tiene algunos años ya. Editado en 1992, ha tenido poca difusión, quizás por la aparente modestia de sus propósitos. Apenas un artículo, unas consideraciones breves. Pero ya es sabido que las cabezas grandes y sobre todo las que han transitado una vida intelectual y docente de muchas décadas, van a la esencia de las cosas. Y pueden discriminar (con perdón) en una mirada lo que realmente cuenta, aquello que pone las bases de la cuestión.

Así pues el autor desgrana en nueve breves capítulos su visión del Islam, comenzando por justificar el uso de los términos “…ideología religiosa”… para definirlo. Luego se pregunta si existe realmente una civilización islámica para pasar a referirse al medio humano y geográfico en el que nació este culto monoteísta, que con tanta frecuencia se equipara al cristianismo, por ligereza o doblez doctrinal.

¿…Quién fue Muhamad? pregunta y responde el autor en el capítulo IV. Pasa luego a la cuestión sobre el verdadero autor del Corán, (sostiene la teoría ampliamente conocida de los orígenes judaicos del libro) su “…teología y esjatología”… siempre en una confrontación con la doctrina católica. “…El Corán y el Cristianismo”… analiza el fenómeno de la atracción de tantos occidentales, la curiosa permeabilidad de los intelectuales a las afirmaciones del libro sagrado del Islam, el cual, pese a reconocer a Abraham como profeta, lo mismo que a Juan Bautista y a Nuestro Señor Jesucristo, (profetas de menor cuantía, por cierto) no deja de mostrar, con su característica agresividad, el desprecio hacia lo cristiano que tantos siglos de historia han demostrado palpablemente.

Tras un breve comentario, casi un tecnicismo, sobre el uso del término musulmán, cierra el ensayo volviendo a la relación Islám – ideología. Después de diversas consideraciones sobre la “…plenitud de los tiempos”… que permitieron dar a la revelación cristiana una difusión universal “…por lo alto”…, resume la simpleza del mensaje coránico, esparcido en un mundo que lo sufrió como imposición o lo adoptó “…por lo bajo”…, es decir, por la efectiva sencillez de sus normas, meramente exteriores.

“…No hace falta exagerar las prevenciones contra el simplismo islámico para advertir que el carácter primitivo de su teología, en donde las afirmaciones de la fe se suceden sin que sea posible penetrar en el fundamento espiritual de las razones. Se trata de un voluntarismo que renuncia a toda inteligencia para no debilitar el temple de una adhesión sin titubeos a las consignas de los imanes. Esta actitud de entrega sumisa a la conducción del Islam se ve fortalecida por la absoluta ausencia de toda obligación de purificación espiritual. En el peor de los clericalismos en que puede caer un cristiano siempre existe el temor al pecado que pone límites a la desmesura de la obediencia, y hasta el más infeliz de los creyentes sabe que no puede obedecer a un sacerdote contrariando el mandato expreso de Dios. En el Islam la obediencia es absoluta, porque la razón de pecado o la obligación de la pureza personal nunca es obstáculo para el cumplimiento de la orden recibida en nombre de Allah”…, dice Calderón Bouchet en sus conclusiones finales.

Una observación aguda que da cuenta de la causa del fanatismo en el que caen con frecuencia harto peligrosa los islámicos. Aunque a veces nos preguntamos si “…el peor de los clericalismos en que puede caer un cristiano”… no adquiere, a veces, ciertos matices de islámica ceguera…

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *