Panorama Católico

San Pablo nos da ejemplo de diálogo con los judíos

A Propósito de la muerte del Cardenal Lustiger

 

A Propósito de la muerte del Cardenal Lustiger

 

Varones,
hermanos míos, hijos del linaje de Abrahán, Y los que entre vosotros
temen a Dios, a vosotros es enviada la palabra de esta salvación.
Porque los habitantes de Jerusalén y sus jefes, desconociendo a este
Señor, y las profecías que se leen todos los sábados, al condenarle las
cumplieron. Aunque no hallaron en El ninguna causa de muerte, pidieron
a Pilato que se le quitase la vida. Y después de haber ejecutado todas
las cosas que de El estaban escritas, descolgándole de la cruz, le
pusieron en el sepulcro. Mas Dios le resucitó de entre los muertos al
tercer día; y se apareció durante muchos días a aquellos que con El
habían venido de Galilea a Jerusalén, los cuales hasta el día de hoy
están dando testimonio de El al pueblo. Nosotros, por eso, os
anunciamos el cumplimiento de la promesa hecha a nuestros padres, la
cual ha cumplido Dios a nosotros sus hijos, resucitando a Jesús, en
conformidad de lo que a vosotros se halla escrito en el Salmo 2: Tu eres Hijo mío. Hoy Yo te he engendrado. Y para manifestar que le ha resucitado de entre los muertos para no volver a la corrupción, dijo así: Yo cumpliré fielmente las promesas juradas por David. Y por eso mismo dice en otra parte: No permitirás que tu Santo experimente la corrupción.
Pues David, después de haber servido en su tiempo a los designios de
Dios, cerró los ojos; y fue a reunirse con sus padres, y padeció la
corrupción. Pero Aquel a quien Dios ha resucitado de entre los muertos,
no ha experimentado ninguna corrupción. Ahora, pues, hermanos míos, tened
entendido que por medio de Este se os ofrece la remisión de los pecados
y de todas las manchas de que no habéis podido ser justificados en
virtud de la Ley mosaica; todo aquel que cree en El es justificado.
Por tanto, mirad no recaiga sobre vosotros lo que se ha dicho en los Profetas: Reparad,
burladores, llenaos de pavor y quedad desolados; porque Yo voy a
ejecutar una obra en vuestros días, obra que no acabareis de creerla
por más que os la cuenten.


Discurso de San Pablo en Antioquia, Hechos, 13, 26-41

Comentario Druídico: El texto sigue…"Cuando
esto oyeron los gentiles, se regocijaban y glorificaban la palabra de
Dios; y creyeron todos los que estaban preordinados para la vida
eterna. Así la palabra del Señor se esparcía por todo aquel país. Los
judíos, empero, instigaron a varias mujeres devotas y de distinción y a
los hombres principales de la ciudad, suscitando una persecución contra
Pablo y Bernabé, y los echaron de su territorio".

¿Habrá que acusar a San Lucas de antisemitismo? ¿Conocería la Nostra Aetate?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *