Panorama Católico

Santidad, ¿por qué esto, para qué esto?

Comenta Rorate Caeli un hecho muy preocupante. En  la visita que el Santo Padre realizará a Alemania en estos días, el programa oficial publicado por la Sana Sede señala una paraliturgia ecuménica en el monasterio donde Lutero vivió, en el cual además de la mala compañía habitual el papa compartirá la ceremonia con una “obispa” luterana e impartirá una bendición en pie de igualdad con un ministro evangélico…

Comenta Rorate Caeli un hecho muy preocupante. En  la visita que el Santo Padre realizará a Alemania en estos días, el programa oficial publicado por la Sana Sede señala una paraliturgia ecuménica en el monasterio donde Lutero vivió, en el cual además de la mala compañía habitual el papa compartirá la ceremonia con una “obispa” luterana e impartirá una bendición en pie de igualdad con un ministro evangélico…

Dice Rorate:

El “programa/misalito” con los principales eventos de la próxima visita al Papa a su patria la semana en curso está disponible en la web del Vaticano. Incluye casi todas las palabras que serán pronunciadas, excepto las homilías y alocuciones.

En la “Celebración Ecuménica de la Palabra de Dios” (páginas 69-80), una tendrá lugar una paraliturgia en el “Monasterio Agustino Evangélico” de Erfurt, Turingia, en el cual el gran heresiarca (Lutero) vivió y que fue robado a la Iglesia  por los Reformadores. Se trata de una triste recordación de todo lo que de vacío e insensato han tratado de crear los obispos del Rhin en el mundo posconciliar.

Será presidido en conjunto por Su Santidad (Benedicto XVI) y el Presidente Schneider (Nikolaus Schneider, Presidente de la Iglesia Evangélica de Renania). Las intercesiones generales serán dirigidas por  la “obispa” luterana Isle Junkermann (foto) que también introducirá el Padre Nuestro. El final, el Presidente Schneider y el Papa bendecirán (dos bendiciones por separado, la de Schneider será la versión usual de la bendición sacerdotal de Aarón).

Texto del padrenuestro que rezará la obispa…

VATER  UNSER
Evangelische Landesbischö? n Ilse Junkermann:
Als Christen haben wir den Geist empfangen, der
uns zu Kindern Gottes macht. In diesem Geist wollen wir beten:
Gemeinde:
Vater unser im Himmel,
geheiligt werde dein Name.
Dein Reich komme.
Dein Wille geschehe,
wie im Himmel so auf Erden.
Unser tägliches Brot gib uns heute.
Und vergib uns unsere Schuld,
wie auch wir vergeben unseren Schuldigern.
Und führe uns nicht in Versuchung,
sondern erlöse uns von dem Bösen.
Denn dein ist das Reich und die Kraft
und die Herrlichkeit in Ewigkeit.
Amen.

Señalamos con negrita el uso de la fórmula protestante del padrenuestro, que ya se ha incorporado a la misa nueva aunque con un breve separación del texto propio de la oración dominical y la innovación reformada, pero que será rezado a la usanza luterarna en este caso: Tuyo es el Reino, el poder y la gloria…etc.

Destaquemos en medio la noticia de este penoso encuentro, y como dice nuestra fuente citada, vacío y sin sentido, que hace poco un comentarista de Panorama acusaba a los tradicionalistas de obrar como los luteranos… No es la primera vez que escuchamos semejante acusación. Sería realmente interesante que quien ha querido descalificar el tradicionalismo con semejante imputación explicara:

  1. Si el papa no está obrando como los luteranos.
  2. Si esta reunión no constituye la comisión del delito de “communicatio in sacris” con el luteranismo, del cual el lector crítico no hizo en modo alguno mención al referirse a las actividades ecuménicas oficiales de la Santa Sede.
  3. ¿Qué sentido tiene esta ceremonia? ¿En qué se beneficia la Iglesia Católica y en qué los luteranos, evangélicos, etc.?
  4. Finalmente, si este hecho no constituye uno más de la serie de actos reivindicativos de la Reforma Protestante, a la cual se le termina dando la razón no solo callando su errores, sino compartiéndolos.

Si la Santa Sede prevé dar un status canónico a la FSSPX, ¿espera que los tradicionalistas callen sus críticas a estos hechos?

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *