Panorama Católico

Se viene la Misericordia…

El obispo de Albano prohibe a los fieles recibir los sacramentos de la FSSPX bajo pena de “salir de la comunión de la Iglesia Católica”. ¿Lo que se viene?

 

Notificación a los párrocos sobre la “Fraternidad San Pío X”

En las últimas semanas hemos recibido en la Curia Diocesana pedidos de esclarecimiento acerca de la celebración de los Sacramentos en la “Fraternidad San Pío X” de Albano Laziale.

Al respecto es un deber precisar que la antedicha “Fraternidad” no es una institución (ni parroquia, ni asociación) de la Iglesia Católica.

Por tanto se aplica también posteriormente el decreto de la Congregación de los Obispos del 21 de enero de 2009 con que el Santo Padre Benedicto XVI, haciendo lugar benignamente a los pedidos reiterados del Superior General de la Fraternidad San Pío X, revocara la excomunión en la que habían incurrido desde el 30 de junio de 1988 cuatro obispos de la misma Fraternidad.

Esto ha sido subrayado por Benedicto XVI en su Carta a los Obispos de la Iglesia Católica del 10 de marzo de 2009: “la Fraternidad no tiene estado canónico en la Iglesia y sus ministros –aunque liberados de la punición eclesiástica- no ejercen de modo legítimo ningún ministerio en la Iglesia” (in ASS CI (2009). N. 4 pag. 272). El propio Benedicto, en la carta posterior m.p. Ecclesiae Unitamem del 2 de julio de 2009 ha confirmado “la remisión de la excomunión es una medida disciplinaria eclesiástica para liberar a las personas del peso de conciencia representado por una censura eclesiástica muy grave. Pero las cuestiones doctrinales, obviamente, permanecen y hasta que no sean aclaradas, la Fraternidad no tiene un estatuto canónico en la Iglesia y sus ministros no pueden ejercer de un modo legítimo ningún ministerio” (in AAS CI (2009). P. 710-711).

Por lo tanto, surge de lo dicho arriba que es un deber repetir lo que ya ha formulado en una Nota Pastoral sobre la Fraternidad San Pío X del obispo Dante Bernini, donde se lee:

Los fieles católicos no pueden participar en la Misa, ni requerir ni recibir sacramentos de o en la Fraternidad. Hacer lo contrario significa romper la comunión con la Iglesia Católica.

Por lo tanto cualquier fiel católico que requiere o recibe los sacramentos de la Fraternidad San Pío X se pondrá de hecho en la situación de estar fuera de la comunión con la Iglesia Católica. Deberán proceder a una readmisión a la Iglesia Católica  por medio de un camino  adecuado de reconciliación, según la disciplina eclesiástica establecida por el obispo.

Me entristece sinceramente que tales opciones, especialmente las referidas a la iniciación cristiana de los niños y las niñas, estén en contraste con las orientaciones pastorales de la Iglesia italiana y con las elecciones posteriores de la Diócesis de Albano, donde se privilegian los caminos formativos para el crecimiento y la maduración en la vida de la Fe.
A los Párrocos, el deber de dar adecuada información a los fieles.
Dado en la Curia de Albano, 14 de octubre de 2014, Prot. 235/14

+Marcello Semeraro, obispo.

 

Comentario Druídico: Sobre la falta de status canónico de la FSSPX, esta nota no parece haber traído la última novedad. Pero, por sobre todo, después del sínodo, sin que el obispo Semeraro haya hecho oír su voz contra las “opciones” y orientaciones pastorales que sus colegas, tal vez él mismo, aceptó en algo porcentaje, no tiene derecho moral a prohibir NADA.

Sin embargo, conociendo a Francisco, que no perdona desafíos, no extrañaría que esta carta vaya contra el Card. Müller. Es decir, que marque territorio al Prefecto de la Fe, cuya resistencia a Kasper lo “ha irritado”, tal vez en vísperas de su remoción o al menos ostracismo real.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *