Panorama Católico

Sobre el Eneagrama y El Domingo

El P. Hernán Pérez Etchepare, ssp, Director del conocido periódico «El Domingo», solicita una rectificación. En un intercambio de correos electrónicos no nos hemos puesto de acuerdo en el tenor de dicha aclaración, que, a nuestro criterio, no aclara nada.

Escribe Marcelo González
Editor PCI /PCD

El P. Hernán Pérez Etchepare, ssp, Director del conocido periódico «El Domingo», solicita una rectificación. En un intercambio de correos electrónicos no nos hemos puesto de acuerdo en el tenor de dicha aclaración, que, a nuestro criterio, no aclara nada.

Escribe Marcelo González
Editor PCI /PCD

«no viajo dando cursos de eneagrama, ni doy eneagrama en ningún lado».
P. Hernán Pérez Etchepare, ssp. Director de El Domingo

Después de la publicación del artículo «Doctrina Católica o Eneagrama« el R. P. Hernán Pérez Etchepare, ssp, se ha dirigido a nosotros en los siguientes términos:

Estimado Director de Panorama Católico:

El que le escribe es el Director de «El Domingo», periódico católico con más de 70 años en la Argentina y con una trayectoria intachable. Le escribo consternado por las versiones vertidas en un artículo de su sitio virtual Panorama Católico en el cual me involucra en labores de difusión de una disciplina que nunca difundí, ni en los periódicos ni en cursos. Transcribo el párrafo del artículo en que se refieren erróneamente a mi dirección. El artículo en cuestión es: ¿Doctrina Católica o Eneagrama?

Los datos que circulan involucran al director del periódico «El Domingo», que viajaría con frecuencia a «predicar» el Eneagrama a distintos puntos del país. (&#8230…) * Lamento profundamente que no corroboren los materiales, ni la seriedad de la fuentes que utilizan, etc… que son necesarios a la hora de subir los artículos, más aún si estos son editoriales. Espero que se retracten del daño que esto pueda causar a terceros con las difamaciones que realizan. La falta de seriedad y caridad con que actúan en nombre de la Iglesia me dejan perplejo.

Fraternalmente en Cristo,

P. Hernán Pérez Etchepare, ssp.

Director

* Nota: El paréntesis indica omisión de texto en el que se alude a terceros.

Al cual requerimiento hemos respondido:

Estimado Padre,

No tengo ningún inconveniente en publicar su rectificación. Si Ud. no difunde el eneagrama y esto ha sido un error, lo rectificaremos con las disculpas correspondientes. Le ruego redacte Ud. el texto y se haga cargo de sus dichos, con su firma y yo me comprometo a publicarlo en un espacio destacado, de modo que todos mis lectores lo puedan ver.

Apreciaría que en dicha rectificación Ud. condene, además, esta falsa doctrina, de modo que no queden dudas sobre su posición. Creo que es el mejor modo de que su buen nombre sea reparado.

Panorama pone a su disposición sus páginas para las aclaraciones que Ud. crea de justicia.

Lo saludo muy cordialmente.

Marcelo González

Editor PCI /PCD

Hasta aquí lo que vamos a reproducir, a fin de no dar a publicidad correspodendencia de carácter privado sin el consentimiento de la contraparte, salvo en aquello que es objeto de su reclamo, propiamente hablando, su desmentido.

Publicamos también nuestra primera respuesta (siguieron otras) porque de allí surgió un interesante aunque infructuoso intercambio, al menos en resultados prácticos. El P. Etchepare se sintió calumniado porque lo hemos mencionado entre varios sacerdotes que -según informaciones que desde distintos puntos del país nos hacen llegar lectores de Panorama- sería difusor del Eneagrama. Nosotros le hemos ofrecido el espacio que quisiera disponer para desmentir esta información y lo invitamos, además, a condenar esta doctrina falsamente compatible con la Fe católica, a fin de que la rectificación quedase más reforzada aún.

Si él hubiese aceptado esta propuesta, es decir, la rectificación que él considerase convenientemente -firmada por él-, procedería de nuestra parte una disculpa, a menos que tuviésemos pruebas de que hubiese faltado a la verdad y considerásemos prudente aportarlas. Pero el P. Hernán Pérez Etchepare se niega a escribir su desmentida, y además nos sugiere que nos informemos sobre el Eneagrama, al cual no condena, pese a ser una doctrina de la New Age incompatible con la Fe Católica, como lo determina un documento de la Santa Sede, Jesucristo, Portador de Agua de Vida. De hecho venimos informándonos e informando. Ver, además del documento de la Santa Sede:

Articulo de Padre Jordi Rivero, El Eneagrama
Dossier de la Fundación Spes

Esta actitud del P. Pérez Etchepare nos pone en una situación de perplejidad.

Si el P. Hernán Pérez Etchepare no cree que el Eneagrama sea algo condenable, ¿por qué se agravia cuando decimos que lo difunde? A lo sumo debería aclarar que no lo hace, casi como un tecnicismo.

Por el contrario, si el P. Pérez Etchepare se siente agraviado es porque de alguna manera se siente acusado de algo grave, cual es, predicar o difundir una doctrina heterodoxa. Lo cual, de ser falso, amerita un desmentido enérgico -que es lo que le propusimos- y una condena de aquella doctrina que se le imputa difundir, para mayor claridad. ¡Pero se niega a hacerlo!

Tras varios mails intentando una definición del P. Etchepare sobre el tema, nos dimos por vencidos, comprometiéndonos a dar satisfacción a su requerimiento reproduciendo la frase textual que encabeza esta nota. Creemos que es probable que él no dé cursos sobre el tema… no creemos que considere el Enragrama algo heterodoxo ni condenable. Ni mucho menos que utilice alguno de sus cuatro medios de comunicación para esclarecer a la feligresía sobre su peligrosidad, como corresponde a su carácter de sacerdote dedicado a la difusión de la Fe, el carisma propio de la Sociedad de San Pablo.

En cumplimiento de la palabra empeñada destacamos nuevamente que el P. Hernán Pérez Etchepare, ssp afirma enfáticamente: «no viajo dando cursos de eneagrama, ni doy eneagrama en ningún lado». Damos provisoriamente por válida su palabra, aunque ante la gravedad del tema, nos parece una desmentida harto insuficiente en lo esencial.

Por otra parte, a propósito de su periódico «El Domingo» nos han llegado también varios datos alarmantes. Uno de ellos respecto a la difusión (por medio de un artículo laudatorio) de un folleto en el que se acepta como bueno y «normal» un grave desorden moral, muy de moda en estos tiempos.

Para no afirmar nada que pueda ser agraviante, nos limitaremos a preguntarle al P. Pérez Etchepare.

1) ¿Si el periódico «El Domingo» difundió en algún momento en los últimos años un folleto denominado «ACEPTENME COMO SOY», de la ONG Padres, Familiares, Amigos de Lesbianas y Gays?

2) ¿Si es el mismo que aparece la página Web http://www.familiaresdegays.org/libro/indice.htm, ONG que difunde la aceptación de la homosexualidad y cuya portada reproducimos abajo?

3) ¿Si en dicho folleto se pueden leer párrafos como los siguientes: COMING OUT «Coming out» designa el proceso de la aceptación de la propia orientación sexual y el «salir» o «apartarse» del silencio involuntario, del aislamiento y del «proceso únicamente interno».

Como «Coming out interno» es designada, generalmente, la primera etapa en la que alguien toma conocimiento de los propios sentimientos y deseos en forma realista y los admite interiormente.

El «Coming out externo» es la etapa siguiente, en la cual las personas gays o lesbianas se dan a conocer en primer lugar a personas de su confianza y, más adelante, quizás también a otros círculos de personas.

El proceso del «Coming out», a menudo, comienza en la época de la pubertad y puede durar muchos años, incluso, en algunos casos, toda la vida. Algunas personas jóvenes, incluso adultos, nunca experimentaron un «Coming out» en este sentido. En todo caso, el proceso de autoaceptación y el paso hacia afuera, dependen, fuertemente, de las reacciones del entorno que las dificulta o apoya. El «Coming out» es totalmente diferente del concepto del «outing», tan mencionado últimamente. Este concepto significa la publicidad no autorizada de la orientación sexual de una persona. Esta publicidad forzaría a las personas con prominencia social a aceptar públicamente su homosexualidad para que otras personas admitan más fácilmente su orientación sexual diferente. Pero esto significa una grave incursión en la esfera privada de otras personas y es experimentada, casi siempre, como difamación.

3) ¿O bien textos como: «…Seguramente les habrán enseñado que la homosexualidad es un pecado antinatural. Esto no es cierto. Yo vivo de acuerdo con mi naturaleza y no dejo de pertenecer a Dios… El concepto de «antinatural » relacionado al comportamiento animal me parece absurdo. Además no es suficiente ver la sexualidad humana solamente en relación a la procreación. También existe para expresar sentimientos que no pueden expresarse solamente en palabras, y sirve al propio placer y a la complacencia del otro. No tiene sentido si hoy en día alguien aplica el argumento medieval de la función procreativa contra la homosexualidad, puesto que mientras tanto la procreación del ser humano ha llegado a ser más bien un factor secundario del placer, y no al revés…»?

Quedamos a la espera de las respuestas a tan inquietantes preguntas.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *