Panorama Católico

Sobre el texto definitivo del Motu Proprio Summorum Pontificum

El diario de la Conferencia Episcopal Italiana, Avvenire,
ha publicado el 8 de marzo pasado el texto definitivo del MP Summorum
Pontificum, sobre la posibilidad de celebración de la forma
extraordinaria del rito Latino, la llamada Misa Tridentina, o de San
Pío V.

El diario de la Conferencia Episcopal Italiana, Avvenire,
ha publicado el 8 de marzo pasado el texto definitivo del MP Summorum
Pontificum, sobre la posibilidad de celebración de la forma
extraordinaria del rito Latino, la llamada Misa Tridentina, o de San
Pío V.

Desde el 14 de setiembre, en que comenzó a regir el documento
pontificio, y aún antes, cuando se dio a conocer su texto en latín, se
generaron versiones en inglés, sobre todo en Estados Unidos, a partir
de un original latino defectuoso, y que se difundió ampliamente.

Por ello, al mismo tiempo ha sido incluida la versión corregida en los Acta Apostolici Sedis, junto con la carta del Papa a los obispos para implementar la celebración de la liturgia tradicional.

Los cambios más significativos son dos, el primero, en el art. VII del MP, se ha sustituído el non potest, por non vult
(no quiere), quedando así el texto definitivo: "Si un grupo de fieles
laicos, como los citados en el art. 5, §1, no ha obtenido satisfacción
a sus peticiones por parte del párroco, informe al obispo diocesano. Se
invita vivamente al obispo a satisfacer su deseo. Si no quiere proveer a esta celebración, el asunto se remita a la Pontificia Comisión 'Ecclesia Dei´. Segundo, el término latino estabiliter, se cambia por continenter,
lo que aclara la duda sobre si el grupo debe pre existir al MP, cosa
que no es ese el sentido del texto tal como ha quedado reformado, el
grupo puede formarse posteriormente al documento.

Otro aspecto
importante es que el MP libera totalmente de todo obstáculo la
celebración de la Misa Tridentina, y lo hace de manera universal, por
lo que aunque por respeto y caridad a la autoridad superior, el
sacerdote que va a celebrarlo, desee comunicarlo, no está obligado a
pedir permiso, ni la autoridad darlo, porque hay un documento de alto
rango que ya lo ha aprobado.
Fuente: Lex Ecclesiae

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *