Panorama Católico

Socialistas pedirán al Congreso español reconocer “derechos humanos“ de simios

MADRID, 25 Abr. 06 (ACI).- Luego de que diversos medios informaran del proyecto "Gran Simio", en el que se pide la "inclusión de estos animales en la categoría de personas" y que el Grupo Socialista presentará este martes en el Congreso de los Diputados, el Arzobispo de Pamplona y Tudela, Mons. Fernando Sebastián, declaró que "por hacer el ‘progre’ se puede hacer el ridículo' y que pedir "derechos humanos" para los simios "es como pedir derechos taurinos para los humanos".

En una conferencia de prensa en la Casa de la Iglesia con motivo de la presentación del próximo Encuentro Nacional de Jóvenes, el Arzobispo aseguró: "Me da risa. Por hacer el ‘progre’ se puede hacer el ridículo".

Asimismo, Mons. Sebastián criticó que el Gobierno "no conceda derechos de persona a los niños sin nacer" y "se los vaya a conceder a los monos". "Esta es o una sociedad ridícula o dislocada", declaró.

Con el aval de los socialistas, los responsables del proyecto expondrán la situación actual de los simios en zoológicos y circos del país y solicitarán a los diputados adherirse a su iniciativa que pide para estos animales "la protección moral y legal de la que actualmente sólo gozan los seres humanos".

En septiembre pasado, el diputado socialista Francisco Garrido indicó que "el tiempo ha querido que dos informaciones científicas hayan aparecido, casi al unísono, para recordarnos la cercanía evolutiva y la vecindad genética que tenemos con nuestros parientes, los grandes simios".

"Para los monos habrá que pedir derechos de simios, derechos simiescos, pero no pedir derechos humanos ya que sería como pedir derechos taurinos para los hombres. No lo entiendo", sentenció el Prelado.

 

Comentario Druídico: Estas cosas vienen con el tiempo, inexorablemente, cuando en una magna asamblea conciliar ecuménica "pastoral" se escriben textos como el siguiente: “toda forma de discriminación en los derechos fundamentales de la persona, ya sea social o cultural, por motivos de sexo, raza, color, condición social, lengua o religión, debe ser superada y eliminada por ser contraria al designio divino” (Concilio Vaticano II, Constitución sobre la Iglesia en el mundo actual, GS 29). Cuando los voceros del Magisterio comienzan a hablar en estos términos tan extraños a la Tradición católica, entonces, inexorablemente, en algunos años, uno de los países más católicos del mundo reclamará leyes que amparen los derechos humanos de los monos… O como contrapartida proponer "los derechos simiescos". Tiene razón el arzobispo. "Por hacer el ‘progre’ se puede hacer el ridículo." Es una mera cuestión de "evolución".

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *