Panorama Católico

Susurros en Vatican Street…

La prestigiosa publicación norteamericana The Remnant adelanta su edición de noviembre con un artículo imperdible de su editor, Michael Matt, que esperamos poder reproducir la semana entrante. Anexo a él, este comentario, en el cual se traza un cuadro del status questionis litúrgico en el Vaticano.

La prestigiosa publicación norteamericana The Remnant adelanta su edición de noviembre con un artículo imperdible de su editor, Michael Matt, que esperamos poder reproducir la semana entrante. Anexo a él, este comentario, en el cual se traza un cuadro del status questionis litúrgico en el Vaticano.

Lo que sigue es la carta de una amigo en Roma. No es un informe definitivo sobre lo que probablemente resultará ser el indulto universal próximo a conocerse en las próximas semanas, sino una pequeña sinopsis de los rumores romanos en torno a él. Le he pedido a nuestro corresponsal, Scipio, que es un amigo de la tradición, que se aviniera a ayudarnos, en los meses por venir, a separar los hechos de los rumores. De modo que permanezcan sintonizados.

Michael J. Matt.

Hola amigos de The Remnant:

Simplemente quiero hacerles llegar información importante que he recibido de un sacerdote amigo, el cual trabaja en la Congregación del Culto Divino, en Roma. Y sobre un tema en particular, respecto al cual dicha Congregación será una cantera de pronunciamientos litúrgicos de la Santa Sede de aquí en más.

Dos items ya han tomado estado público. Primero la instrucción a los obispos de los Estados Unidos [por medio de Mons. Skylstad, Presidente de la CEUSA] respecto a los laicos [ministros extraordinarios de la eucaristía] que versa sobre la prohibición de purificar los vasos sagrados después de la comunión. Esta disposición rescinde el indulto otorgado a las diócesis de los EE.UU. y pone allí en vigor la Ley Universal de la Iglesia en la materia. Puede parecer un asunto menor, de simple sentido común, e inclusive alguien podría decir "no solo no deberían purificarlos, ni siquiera deberían acercarse a ellos", en lo cual coincido con todo mi corazón. Pero, si tomamos como referencia la reacción de algunos de los pastores más viejos de los EE.UU. parecería que esta acción ha tenido el deseable efecto de reducir las ocasiones en las que la comunión se administra bajo las dos especies. De hecho, en su carta al Obispo Skylstad, el Card. Arinze llegó inclusive a aconsejar a los obispos que reiterasen las enseñanzas del Concilio de Trento sobre la doctrina de la Concomitancia (presencia real). Esto otorgó a la carta un tenor muy inusual.

Segundo, en lo referente a la traducción del Misal Romano… parece que mientras el Papa Benedicto era todavía Prefecto de la Fe, había inaugurado unos estudios sobre las expresiones propias y tradicionales de traducir la frase del Canon "pro multis", a los efectos de resolver el debate sobre el "por todos" y "por muchos" (este debate no es exclusivo de la traducción inglesa, pues la mayoría de las traducciones comparten el mismo error). A pocos meses de su elección al pontificado, el Sumo Pontífice instruyó al Cardenal Levada sobre la continuación de estos estudios, y que ambas congregaciones, de la Fe y del Culto Divino se presenten ante él con una conclusión única. Nuevamente, parece de sentido común, puesto que el Latín tiene una palabra perfectamente acorde al sentido "todos" (a saber, "omnis"). No deberíamos traducir una palabra que significa "muchos" usando la pala bra "todos". Esto pensarán ustedes… Bueno, adivinen lo que pasó. El Card. Levada y la CDF llegó a la conclusión de que "pro multis" significa "por todos", mientras que Culto Divino concluyó que significa "por muchos" o "para muchos". Y puesto que las congregaciones llegaron a conclusiones opuestas en esta materia, Culto Divino decidió presentar al Santo Padre un informe independiente, lo que, se dice, enfureció al Card. Levada, a quien se le había ordenado presentar al Papa una conclusión conjunta. Se ha sabido también que el Santo Padre ha llegado a la conclusión de que "por muchos" es la única traducción aceptable de la frase.

Ahora, respecto al indulto que se rumorea… lo último (que aparentemente ha sido visto por muy pocos Y ha sido celosamente guardado de la injerencia de los titulares de Culto Divino y Doctrina de la Fe –después de todo es un motu proprio del Santo Padre–) se dice que incluye lo siguiente:

Un indulto universal para cualquier sacerdote, en cualquier parte, y en cualquier momento para celebrar según las formas litúrgicas previas del Rito Latino. Esto es absolutamente esencial para lograr el efecto, puesto que NO especifica el misal de 1962. También es crucial advertir que si el documento libera las formas anteriores, significa que da libertad para el rito dominico, etc. De este modo el indulto es abarcativo y completo.

En cuanto a los obispos… se les dice, en la sección segunda, que ellos deben moderar el uso de la formas previas del Misal en sus diócesis, proveyendo horarios, lugares, sacerdotes, etc. No incluye, -hasta ahora- ningún derecho del obispo a prohibir a los sacerdotes ninguna de las formas antiguas. El término "moderar" aparentemente es definido con mucho detalle en el preámbulo del motu proprio.

El tercer punto es algo misterioso, pero parece estar dedicado a la preparación de los seminarios y de los sacerdotes.

Es importante notar que no parece haber ninguna referencia al derecho de los fieles de tener acceso a estas formas litúrgicas, pero resultaría más normal puesto que un motu proprio no es realmente un documento dirigido a los fieles sino a los obispos.

El sentimiento en Roma es de gran expectativa y es el tópico de muchas discusiones de pasillo. Un seminarista me dijo que en las áridas clases de Derecho Canónico de la "Greg" (Gregoriana) más de un par de estudiantes la pasan desempolvando la antiguas rúbricas, a escondidas por debajo de los textos legales. Estoy a la espera del momento posterior a la publicación (Deo volente) cuando las discusiones suban desde los sombríos pasillos a los comedores, donde hoy solamente tienen lugar las discusiones políticamente más correctas.

Hay rumores sobre una posible fecha de publicación del motu proprio (de todo para elegir entre el 4 y fines de noviembre). ¿Quién lo puede saber? ¿Y quién puede saber si conservará las características que hemos descripto aquí? Sea lo que fuere, será novedoso para todos, porque aparentemente el Papa NO ha pedido consejo a nadie en la Curia sobre este tema, a pesar de los informes periodísticos en sentido contrario. Si sale del modo que mi amigo lo describe… entonces será algo contrarrevolucionario. Creo que un millón de rosarios pueden hacer cualquier cosa.

Scipio

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *