Panorama Católico

The Truman Show (1998)

Un filme raro, curioso, por momentos sospechoso de burlarse de la concepción cristiana del mundo, con la indiscutida y excluyente presencia de Jin Carrey, un buen actor, pero demasiado parecido a sus personajes.

Un filme raro, curioso, por momentos sospechoso de burlarse de la concepción cristiana del mundo, con la indiscutida y excluyente presencia de Jin Carrey, un buen actor, pero demasiado parecido a sus personajes.

En Todopoderoso, Jim Carrey, con sus tics y gestos -que llegan a volverse insoportables- protagonizaba a un periodista fracasado que culpaba permanentemente a Dios de sus tropiezos. Cansado de oí­r reproches, el Padre Eterno (¡Morgan Freeman vestido de blanco!) le propone que dirija el universo por una semana. En realidad se lo impone.

Así­, el "todopoderoso" periodista comienza a aprovechar en su beneficio la omnipotencia, a la vez que genera catástrofes naturales y sociales… y espirituales. No es mala idea para una comedia, aunque la ligereza y el tono con que se trata el argumento la desluce demasiado. En realidad la conclusión es casi teológicamente correcta, así­ y todo: la finitud humana no puede juzgar la infinitud divina.

En The Truman Show (Historia de una Vida / El Show de Truman) el tema es lindante con el anterior. Un reality show armado para que un bebé, Truman (atención con el sentido de los nombres; verdadero hombre) nazca, se crí­e y viva toda su vida en un gran domo/estudio creyendo que es el mundo real. Su vida, incluyendo la intrauterina -antes de su nacimiento ya era estrella televisiva- se transmite en vivo al mundo entero. Es el programa de mayor éxito de toda la historia y el de mayor duración y más costosa producción. Hay un pequeño universo armado para que Truman crea que vive en el Universo.

Sigue el tema de los nombres. Truman vive en Seaheaven (evoca tanto a una bahí­a marí­tima como al "cielo") y el ideólogo y casi omnipotente manejador de toda esta locura es un productor de nombre Christof (obvio), interpretado por Ed Harris, un actor interesante.

El argumento, como todos imaginan al momento, gira en torno a las sospechas que Truman tiene sobre la realidad de su mundo. Sospechas que algunos piadosos actores del gran reality show, en especial una mujer de quien se enamora, Lauren / Sylvia, contribuyen a aumentar. Hay algo que Truman no llega a entender. Porque vive en un mundo perfecto, sin males, sin delitos, un mundo de aviso televisivo de los años cincuenta, donde, por mencionar un detalle llamativo, todas las mujeres usan falda. Todos los vecinos son maravillosos. El tránsito es ordenado, el tiempo habitualmente óptimo.

Lo que aqueja más dolorosamente a Truman es el recuerdo de la muerte de su padre, ahogado en un accidente de navegación, otro engaño montado para desanimar cualquier deseo de salir de Seaheaven, que es teóricamente una isla. Y el deseo de ver a Lauren / Sylvia, a la cual su "padre" ha llevado a las islas Fiji.

Para terminar con el tema de los nombres cuidadosamente elegidos, el velero en el cual Truman navega hasta el fin del… estudio, donde descubre finalmente el gran engaño, se llama "Santa Marí­a", en evidente alusión al barco de Colón.

Allí­, al pie del muro que lo separa del mundo real (y de Sylvia, a quien ama) Christof le revela quién es, y le advierte que no vale la pena salir de ese pequeño mundo, donde no hay más engaños que los que existen en el mundo real, pero al menos se vive con mayor seguridad. Naturalmente, Truman opta por la libertad…

¿Es esto una gran ironí­a del engaño mediático, una burla a los reality shows o una blasfemia contra el mundo y su creador, un ser que serí­a el gran engañador del hombre verdadero, Truman.

Caben todas las posibilidades, inclusive simultáneamente.

Se puede ver, no tiene alusiones procaces (salvo un suave comentario de dos espectadores, vigiladotes de un garage que pasan la noche viendo el show). Se deben interpretar, al menos explicitar, los distintos sentidos que puede tener el filme en beneficio de los niños y adolescentes. Es más, hasta puede motivar una buena conversación sobre la famosa "realidad virtual". Eso sí­, deberá soportar las gesticulaciones intolerables de Jim Carrey.

Dirigida por Peter Weir
Guión Andrew Niccol

Elenco

Jim Carrey … Truman Burbank
Ed Harris … Christof
Laura Linney … Meryl Burbank/Hannah Gill
Noah Emmerich … Marlon
Natascha McElhone … Lauren/Sylvia
Holland Taylor … Truman's Mother
Brian Delate … Truman's Father
Blair Slater … Young Truman
Peter Krause … Lawrence
Heidi Schanz … Vivien
Ron Taylor … Ron
Don Taylor … Don

 

Duración: 103 min
Paí­s: EE.UU.
Lengua: Inglés
Color: Color

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *