Panorama Católico

Tiempo de Adviento

Litúrgicamente hablando, estamos en Adviento, es decir en las semanas penitenciales que preparan el advenimiento del Salvador, la Natividad del Señor. Pero también lo estamos en la Iglesia, temporalmente hablando. El adviento del Motu Proprio, de las reformas litúrgicas, el final de las extremas tensiones que se viven en el Vaticano.

Litúrgicamente hablando, estamos en Adviento, es decir en las semanas penitenciales que preparan el advenimiento del Salvador, la Natividad del Señor. Pero también lo estamos en la Iglesia, temporalmente hablando. El adviento del Motu Proprio, de las reformas litúrgicas, el final de las extremas tensiones que se viven en el Vaticano. Quizás la reivindicación de los sectores tradicionalistas, al menos el reconocimiento de su carta de ciudadanía católica y sus motivos…

Escribe Marcelo González
moderador@panodigital.com

El timón de la Barca de Pedro ha girado algunos grados a estribor. ¿Es todo el giro deseado por el Papa o es el que ha podido imponer a la barca, sometida a corrientes incontrolables? ¿Hasta donde seguirá? ¿Lo sabe o lo va intuyendo sobre la marcha? Hay señales de motín ¿cuándo se alzarán los levantiscos? ¿Se atreverán a un desafío abierto o se conformarán con ignorar las órdenes? Lo iremos viendo.

Un Adviento son también ciertas reacciones: desde estas páginas se denunció que el filme La Natividad contiene gravísimos errores doctrinales. Sabios amigos nos fueron alertanto de otros que se nos escaparon a primera vista y finalmente se armó un corpus crítico interesante. Lo cierto es que la casi segura aprobación masiva de la película en medios conservadores se frenó y por el contrario se han dados voces de alerta sobre estos temas. Una pequeña victoria en honor a Nuestra Señora.

Una incógnita, sin embargo: ¿cómo lograron sus productores conseguir el aula Paulo VI del Vaticano para la avant premier? La Iglesia les ha dado una formidable aprobación (tácita y también expresa, en algunos casos) para que se enriquezcan denigrando a la Limpia y Pura Concepción de María… Y denigrar a Nuestra Señora es denigrar a Nuestro Señor, no hay modo de separar las cosas, por si lo primero no fuera ya horroroso para cualquier católico.

El P. Iraburu nos ha hecho llegar una interesantísima crítica al libro que escribieron tres expertos eclesiásticos a los efectos de certificar la milagrosa aparición de Guadalupe en vistas a la canonización de Juan Diego. Es una trabajo, nos dice el ilustre historiador español, de gran nivel intelectual y científico. Pero ¡está lleno de errores teológicos! Y esto se adjuntó a la causa del indiecito servidor de la Virgen del Tepeyac. Esto pasó por el Vaticano… como documento oficial…

Finalmente, vamos a publicar las dos primeras de las famosas (al menos en ciertos medios) Tres Campanadas de José María Escrivá de Balaguer, también elevado al honor de los altares. Sus tres cartas póstumas o testamento espiritual, dicen. Poco conocidas, casi desconocidas. Están en su expediente de canonización. En ellas se hacen durísimas críticas al estado de la Iglesia posconciliar, a las desviaciones litúrgicas, doctrinales y a la inoperancia o complicidad de gran parte del alto clero. Esto también pasó por el Vaticano y a nadie se le ocurrió al menos objetarlas. ¿Es una admisión callada del estado de cosas? O tal vez el Vaticano esté lleno de agujeros y pase por ellos cualquier cosa, buena o mala.

Que el Dios misericordioso nos abrevie el tiempo de prueba.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *