Panorama Católico

Triste panorama de la tradición en Argentina

Queridos hermanos en Cristo:

para los que son argentinos como yo no les sorprenderá lo que comento, otros de otras nacionalidades tal vez sí, la cuestión de la que quiero hablar es la situación de la misa tradicional en Argentina.

Queridos hermanos en Cristo:

para los que son argentinos como yo no les sorprenderá lo que comento, otros de otras nacionalidades tal vez sí, la cuestión de la que quiero hablar es la situación de la misa tradicional en Argentina.

Cuando muchos nos enteramos, por allá el 2007, de la publicación del Motu propio Summorum Pontificum, creímos que se nos iban a terminar las trabas que ponían los obispos sobre la Santa Misa de siempre, creíamos que ahora en cualquier parroquia podríamos extender la tradición más allá de los prioratos de nuestra querida FSSPX, pensábamos que en nuestra querida patria las misas tradicionales se iban a multiplicar y derramar infinitas gracias, pero después de la publicación de dicho documento las cosas no fueron como debían ser y al contrario la resistencia modernista contra el Santo Sacrificio se hizo más fuerte. No importó que el Santo Padre a modo propio dijera que ningún obispo puede prohibir este rito, ellos, los Canis Mutis mitrados, siguieron y siguen prohibiéndola, presionan a los párrocos que tienen buena intención para que no la permitan, ponen innumerables excusas, la mayoría muy ridículas, para evitar la Misa tradicional, los sacerdotes buenos que quieren decir esta misa se encuentran solos y sin apoyo de nadie.

El panorama es realmente triste, es como si nunca hubiese existido el Motu Propio, en Argentina vale más el documento de Aparecida que cualquier otro que venga del Santo Padre. Son pocos los lugares en Argentina en donde algunos obispos, con cierta reserva y hasta asegurándose que sean en un solo lugar, permiten el rito tradicional. También colaboran en este deplorable panorama, aquellos sacerdotes conservadores que por miedo a perder su puesto de párroco o vicario se quedan en el molde y no son capaces de luchar contra esta injusticia, también existen aquellos sacerdotes que despotrican contra el progresismo pero que la misa tradicional no les interesa ignorando que este Rito es un arma letal contra las herejías modernistas y contra las inspiraciones del padre de la mentira. También existen los fieles tradicionalistas cómodos, estos son los que acuden a todas las misas tridentinas y se llenan la boca hablando de la tradición etc. pero cuando llega la hora de luchar se borran totalmente.

Es totalmente aberrante la ilegalidad con que prohíben este rito, no hay temor de Dios, todo se hace como ellos quieren y no como Dios lo quiere, es totalmente demoníaco y para nosotros muy triste ver como los templos católicos se prestan para celebraciones de otras creencias, contrarias a nuestra Fe, desplazando el rito católico que alimentó espiritualmente a tantos santos ¡¡Es increíble, se prefiere la herejía antes que a la verdad!!.

Confío igual que Dios está de nuestra parte y ya vendrán los días en que la Tradición triunfará en Argentina, será una lucha ardua, lenta y sacrificada pero valdrá la pena, demos gracias que la FSSPX existe en nuestro país, es la única que nos asegura tener siempre el rito tradicional.

Este es el triste panorama en Argentina, los obispos y cardenales de este país nos llenan la cabeza con mucho Aparecida, pero a la Tradición la quieren Desaparecida.

Laus Deo in saecula!!

Bruno Vendredi.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *