Panorama Católico

Un botón de muestra de las 200 enmiendas a las conclusiones de Aparecida

Texto original

Texto original


193. En la experiencia eclesial de América Latina y El Caribe, las Comunidades Eclesiales de Base
con frecuencia han sido verdaderas escuelas que forman discípulos
y misioneros del Señor, como testimonia la entrega generosa, hasta
derramar su sangre, de tantos miembros suyos. Ellas recogen la
experiencia de las primeras comunidades, como están descritas en los
Hechos de los Apóstoles (cf. Hch 2,42-47). Medellín reconoció en ellas
una célula inicial de estructuración eclesial y foco de evangelización.
Arraigadas
en el corazón del mundo, son espacios privilegiados para la vivencia
comunitaria de la fe, manantiales de fraternidad y de solidaridad,
alternativa a la sociedad actual fundada en el egoísmo y en la
competencia despiadada.

Enmienda

178. En la experiencia eclesial de algunas iglesias de América Latina y de El Caribe, las Comunidades Eclesiales de Base han sido escuelas que han ayudado a formar cristianos comprometidos con su fe,
discípulos y misioneros del Señor, como testimonia la entrega generosa,
hasta derramar su sangre, de tantos miembros suyos. Ellas recogen la
experiencia de las primeras comunidades, como están descritas en los
Hechos de los Apóstoles (cf. Hch 2, 42-47). Medellín reconoció en ellas
una célula inicial de estructuración eclesial y foco de fe y
evangelización
(87). Puebla
constató que las pequeñas comunidades, sobretodo las comunidades
eclesiales de base, permitieron al pueblo acceder a un conocimiento
mayor de la Palabra de Dios, al compromiso social en nombre del
Evangelio, al surgimiento de nuevos servicios laicales y a la educación
de la fe de los adultos (88), sin embargo también constató “que no han
faltado miembros de comunidad o comunidades enteras que, atraídas por
instituciones puramente laicas o radicalizadas ideológicamente, fueron
perdiendo el sentido eclesial” (89).

Vea más detalles en el blog Creer en México

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *