Panorama Católico

Un lector responde al comentarista religioso de Clarín

Estimado Sr. Algañaraz:

Como feligrés
asistente a las santas Misas según el rito tradicional, y teniendo
delante su nota de la fecha sobre la "legitimidad" de la misma, me
permito amablemente acercarle algunas consideraciones, entendiendo
pudieran servirle para su conocimiento y así enriquecer sus siempre
"jugosas" notas sobre los avatares de la vida vaticana y no contribuir
a la desinformación de los lectores de tan prestigioso medio.


Estimado Sr. Algañaraz:

Como feligrés
asistente a las santas Misas según el rito tradicional, y teniendo
delante su nota de la fecha sobre la "legitimidad" de la misma, me
permito amablemente acercarle algunas consideraciones, entendiendo
pudieran servirle para su conocimiento y así enriquecer sus siempre
"jugosas" notas sobre los avatares de la vida vaticana y no contribuir
a la desinformación de los lectores de tan prestigioso medio.

Le
aclaro que soy converso (es decir, bautizado como protestante pasé al
catolicismo conciliar en 1990 y al catolicismo tradicionalista en 2005,
harto de los abusos litúrgicos y de los escándalos eclesiales propios
de la era post Vaticano II) y que hallé en la Misa de San Pío V il vero
"sabor" del sacrificio eucarístico, eso que Usted tilda de "misterioso"
y desde su óptica alejado de los fieles.


1-La misa en latín, como señala, nunca fue ilegitimada.

Le
sugiero consultar documentación al respecto, tanto la emitida durante
el proceso de creación del Novus Ordo Missae promulgado por SS Pablo VI
a instancias de Mons. Bugnigni, el "padre" de la misa reformada, desde
el pronunciamiento de los cardenales Bacci y Ottaviani. Además de
recientes consideraciones de varios de los titulares de los Dicasterios
pertinentes, en las cuales queda palmariamente demostrado el caracter
perenne, válido y legítimo de la citada Misa tradicional.

 

 

2-No
hay tal "cisma" a partir de la posición de Mons. Marcel Lefebvre.
Podría hasta consultar directamente al Santo Padre, quien intervino
desempeñando un rol central en las negociaciones que condujeron a las
excomuniones (que se demostró ya por varias formas fueron inválidas) de
1988. Castrillón Hoyos, Arinze y otros de los "ministros" vaticanos
pueden dar fe al respecto.

 

Cisma sí hubo
en ocasión de que los antipapas tuvieran presencia concreta, tiempos de
Avignon y previos a la nefasta Reforma protestante.

3-No hay
tales "nuevos cambios en los ritos de la misa", sino que se aclara la
situación del rito jamás abolido, el de Trento, por cierto que
unificador y cuyos frutos son deseados por Dios.


hay cambios, al menos anunciados desde que Joseph Ratzinger es Papa, en
el rito actual de la Misa, por ejemplo en la fórmula "pro multis" de la
consagración, que significa "por muchos" y no "por todos", aunque la
actual resistencia pasiva imperante en una Iglesia que parece estar en
"estado de asamblea permanente" haga minimizar los efectos de las
decisiones del Sumo Pontífice, sucesor de San Pedro (recordar hoy, su
conmemoración junto a la del "apóstol de los gentiles", San Pablo) y
única cabeza de la Iglesia.

 

 

4-El
párrafo en el cual detalla quiénes asistieron a la reunión del pasado
27 del cte. se me hace superfluo, sobre todod donde Usted habla del
"futuro del catolicismo".

 

 

5-Por
último, y hablando de palabras superfluas, quisiera recordarle que el
Misal de 1962, cuya responsabilidad cupo a S.S. Juan XXIII
(curiosamente, el nombre elegido por uno de los más famosos antipapas
de aquel lejano entonces medioeval), contiene varias modificaciones
aparte de la que cita sobre los judíos, que si en el anterior Misal son
tratados de "pérfidos" durante las oraciones generales del Viernes
Santo (justamente, día en que no hay Misa) es porque están "alrededor
(per) de la fe (fides)" y no terminan (algunos) de entrar en ella.
Hablo de la Fe verdadera, claro, la fe de Israel, cuya culminación
mesiánica es ni más ni menos que N. S. Jesucristo.

 

 

Por
ejemplo, dicho Misal de 1962 incluye la eliminación del segundo
Confiteor (Confesión pública de sacerdote y fieles al comenzar la Misa
y de éstos antes de comulgar, mientras el celebrante opera la
consumación del sacrificio).


Sin más temas que molesten su atención y distraiganla mía, lo saludo muy atte.

Alejandro Pérez Unzner
Buenos Aires, Argentina.

alexperezunzner@hotmail.com

La nota que dió origen a esta respuesta puede leerse aquí

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *