Panorama Católico

Un rabino cuestiona en el sínodo el papel de Pío XII ante la causa judía

La gran novedad del sínodo que comenzó el domingo en el Vaticano era que, por primera vez, un judío participaba en la asamblea, la segunda en importancia tras un concilio. El rabino jefe de Haifa, Shear Yesuv Cohen, habló el lunes por la tarde, en el primer discurso de las sesiones de trabajo. Fue algo solemne e histórico. Pero cuando salió lanzó una bomba a los periodistas: «Pío XII no debería ser beatificado o tomado como modelo, porque no nos salvó ni levantó su voz, aunque intentó ayudar en secreto (…) No estamos contentos de los intentos de la Iglesia por olvidar este triste capítulo en la vida de un gran Papa, que sentimos que no podemos perdonar y que no puede ser perdonado». Lo dijo porque mañana se cumplen 50 años de la muerte de Pío XII, en proceso de beatificación, y el propio Benedicto XVI celebrará una misa en su recuerdo dentro de los actos del sínodo. Según la agencia Reuters, el rabino añadió incluso que si lo hubiera sabido no habría ido a Roma.

La gran novedad del sínodo que comenzó el domingo en el Vaticano era que, por primera vez, un judío participaba en la asamblea, la segunda en importancia tras un concilio. El rabino jefe de Haifa, Shear Yesuv Cohen, habló el lunes por la tarde, en el primer discurso de las sesiones de trabajo. Fue algo solemne e histórico. Pero cuando salió lanzó una bomba a los periodistas: «Pío XII no debería ser beatificado o tomado como modelo, porque no nos salvó ni levantó su voz, aunque intentó ayudar en secreto (…) No estamos contentos de los intentos de la Iglesia por olvidar este triste capítulo en la vida de un gran Papa, que sentimos que no podemos perdonar y que no puede ser perdonado». Lo dijo porque mañana se cumplen 50 años de la muerte de Pío XII, en proceso de beatificación, y el propio Benedicto XVI celebrará una misa en su recuerdo dentro de los actos del sínodo. Según la agencia Reuters, el rabino añadió incluso que si lo hubiera sabido no habría ido a Roma.

De esta manera la larga polémica sobre Pío XII, secretario de Estado de la Santa Sede desde 1930 y pontífice de 1939 a 1958, vuelve a resurgir y ha estallado de lleno en el sínodo.

Al papa Pacelli le tocó lidiar en primera persona con el periodo más turbulento del siglo XX, pues fue nuncio en Alemania desde 1917, donde presenció el ascenso del nazismo, y luego, como ‘número dos’ del Vaticano, dirigió la política exterior de la Santa Sede. Fue elegido Papa justo antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, donde la Iglesia se veía entre dos enemigos, nazismo y comunismo.

La acusación principal contra él de algunos historiadores y de parte del mundo hebreo es que no condenó ni intervino para detener las deportaciones de judíos, pese a que estaba al corriente. La réplica del Vaticano es que el Papa consideró más prudente callar para no poner en peligro a los cristianos alemanes y de los países ocupados, así como para no empeorar la posición de los judíos, y, por otro lado, trabajó en la sombra para salvar el mayor número posible de ellos.

Benedicto XVI reiteró hace dos semanas esta postura, en una audiencia por un convenio sobre Pío XII: «No ahorró esfuerzos para intervenir en favor de los judíos, a menudo de forma secreta y silenciosa porque en aquel complejo momento histórico sólo de ese modo era posible salvarlos», afirmó. Ratzinger, abordará de nuevo la cuestión en la misa conmemorativa.

Fuente: El Diario Montañés

Comentario Druídico. Sobre esta intervención comentamos aparte. De fuente católica, pero las agencias católicas al parecer han omitido incluir las declaraciones del Rabino Cohen a los periodistas, que se reproducen parcialmente aquí y en varios otros medios no confesionales.

¿Cuál puede ser el sentido de invitar a un maestro judío a exponer en una asamblea de obispos católicos? Si los señores obispos quieren conocer el pensamiento judío sobre las Sagradas Escrituras no tienen sino que estudiarlo privadamente. Al darle voz en esta asamblea, como mínimo se ha inducido a una confusión.

Pero lo más lamentable es el doblez y hasta la perfidia del clerigo hebreo que declaró ante periodistas en contra de la beatificación de Pío XII (ya había comprometido a la Santa Sede con su llamado contra Irán, cuando fue invitado a hablar de las Sagradas Escrituras y no de política). Es decir, en las mismas barbas de su anfitrión y a pocos días del cincuentenario de la muerte de Siervo de Dios Pío XII, lo calumnió, bajo la protección del Vaticano y dando un mentís a las palabras del propio pontífice Benedicto XVI en días previos.

¿Quién invitó al rabino? ¿Se le pusieron condiciones o se le indicó un temario del que no podría salirse? Sin negar que ha sido responsabilidad final de Benedicto aceptar tan anómala intervención, ¿puede creerse que él estaba al tanto de lo que el rabino diría? En todo caso, ¿conoce suficientemente las mañas de estos personajes?

Son preguntas que un druida pagano no puede más que plantear, y en todo caso conjeturar: estos errores, que se pagan en humillaciones, confusiones y escándalo del pueblo fiel, se deben a la mentalidad ilusa de muchos prelados y a la traición de otros.

En definitiva no debemos olvidar la sabiduría popular: cría cuervos y te sacarán los ojos... es decir, te dejarán ciego, por lo cual no podrás ver ya ni siquiera la causa de tus tropiezos…

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *