Panorama Católico

Una omisión catastrófica

Hemos de comenzar haciendo referencia a la importante exhortación de Nuestro Señor, que consta en San Mateo VII, 7: “PEDID y RECIBIREIS; buscad y encontrareis; golpead y se os abrirá”, de lo que se infiere que de ordinario, SI NO SE PIDE, nada o muy poco se recibe. 

Hemos de comenzar haciendo referencia a la importante exhortación de Nuestro Señor, que consta en San Mateo VII, 7: “PEDID y RECIBIREIS; buscad y encontrareis; golpead y se os abrirá”, de lo que se infiere que de ordinario, SI NO SE PIDE, nada o muy poco se recibe. 

Enterémonos de lo que en confirmación de esta enseñanza, contó el venerable Padre Luis Eduardo CESTAC, a quien en una visión se le apareció la Santísima Virgen, un 13 de Enero de 1864 y le reveló que los DEMONIOS estaban desencadenados  en el mundo y que había llegado la hora de invocarla como Reina de los Ángeles, para que envíe las santas legiones para combatir y derribar las potencias del infierno.

“Madre mía, contestó el Padre, Vos que sois tan buena ¿no podríais enviarlas SIN QUE SE OS PIDA?”

“No, respondió la Santísima Virgen: LA ORACION ES UNA CONDICION EXIGIDA POR DIOS MISMO, PARA OBTENER LAS GRACIAS”.

“Pues bien Madre mía, replicó el Padre, ¿querríais Vos misma enseñarme la manera de rogaros?”. Y entonces recibió de la Santísima Virgen la oración “Augusta Reina”, que transcribimos como posdata al final.

Llamativamente – 20 años después – el Papa León XIII compuso también un exorcismo con el mismísimo objeto. El porqué de esa decisión lo relata la revista Neoyorquina de la Orden Secular de San Agustín, en su número de Diciembre de 18F84.

“El 13 de Octubre, acabada la Misa, rodeado por algunos Cardenales y dignatarios, se detuvo momentáneamente al pie del altar. Permaneció en pie unos 10 minutos como en éxtasis, con el rostro iluminado. A continuación marchó a su despacho y COMPUSO

LA ORACION A SAN MIGUEL ARCANGEL, dando instrucciones para que fuese recitada DESPUES DE TERMINADA CADA MISA.

Cuando se le preguntó por lo ocurrido, explicó que cuando se disponía a abandonar las gradas del altar, oyó claramente unas voces, una dulce y suave, otra gutural y dura, que parecían venir del lado del Sagrario. Al aguzar el oído, oyó la siguiente conversación:

– La voz gutural, la de Satanás en su orgullo, gritando al Señor: “Yo puedo destruir tu Iglesia”;

– La voz del Señor: “¿Tu puedes? Pues entonces hazlo”;

– Satanás: “Para ello necesito más tiempo y poder”;

-Nuestro Señor: ¿Cuánto tiempo? ¿Cuánto poder?;

– Satanás: “De 75 a 100 años, y un poder mayor sobre quienes están dispuestos a tu servicio”;

– Nuestro Señor: “Tienes el tiempo; tendrás el poder. Haz con ello lo que quieras”.
El conocimiento de esto provocó una viva reacción de defensa, que EN EL ACTO se tradujo – también un día 13 – en la prescripción de una plegaria para ser rezada DESPUES DE TERMINADA LA MISA; en la promulgación del exorcismo contra Satanás y los espíritus apóstatas”.

El diálogo daría pie para coincidir con los maniqueos, según los cuales existirían dos poderes en pugna: el del BIEN  y el del MAL. Pero como se puede advertir, no hay sino un solo poder en Absoluto: Satanás  podrá intentar destruir la Iglesia, SI DIOS SE

LO PERMITE; procurará llevar a cabo su proyecto, SI DIOS LE DA TIEMPO Y PODER.

El misterio consiste en que el Omnipotente se lo haya concedido y el enigma en que el demonio, sabiendo que va a perder la guerra, se empeñe no obstante en enfrentar al Señor.

Luego de esta breve digresión, volvamos a León XIII. La invocación a San Miguel que compuso, la rezaban por su pontifical decisión TODOS LOS SACERDOTES, inmediatamente después de terminada la Misa. Esta plegaria la continuamos rezando los que participamos de la Misa multisecular y no adherimos al Novus Ordo, que con el visto bueno del Papa, impuso a la Iglesia el masón BUGNINI. Ver notas 1 y 2.

Y bien: no hace falta ser un lince para llegar a la conclusión de que la OMISION por parte de CIENTOS DE MILES DE SACERDOTES  de rezar esta oración, tiene que haber tenido, y sigue teniendo, consecuencias CATASTRÓFICAS para el mundo en general y para la Iglesia en particular.

Este triunfo del diabólico enemigo, pone en evidencia que rato ha que está ganando todas las BATALLAS, lo que empero significa – ¡loado sea Dios! – que se acerca ya, EL que va a ganar la guerra ¡VEN SEÑOR JESUS!

*   *   *

Nota 1) SAN MIGUEL ARCANGEL, defiéndenos en la batalla, se nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes y tú ¡oh! Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.

Nota 2)
No tenemos la certeza de que  Monseñor Bugnini haya sido masón, ni importa mucho tenerla, ya que lo que cuentan son los HECHOS. Y los frutos de su reforma, calificada de “MONSTRUOSA” por los Cardenales OTTAVIANI y BACCI, hacen innecesario averiguar si lo fue o no lo fue.


*   *   *


Posdata:
Oración dictada por la Santísima Virgen al Venerable Padre Cestac, el 13 de Enero de 1864 que recomendamos rezar diariamente a nuestros lectores. Indulgenciada fue por el Papa Pio X en Julio de 1908.

“AUGUSTA REINA DE LOS CIELOS, SOBERANA DUEÑA DE LOS ANGELES: VOS QUE DESDE EL PRINCIPIO HABEIS RECIBIDO EL PODER Y LA MISION DE APLSTAR LA CABEZA DE SATAN, OS PEDIMOS HUMILDEMENTE QUE ENVIEIS VUESTRAS SANTAS LEGIONES A FIN DE QUE A VUESTRAS ORDENES Y POR VUESTRO PODER, PERSIGAN A LOS DEMONIOS, LOS COMBATAN EN TODO LUGAR, REPRIMAN SU AUDACIA Y LOS ARROJEN AL ABISMO.

¿QUIEN COMO DIOS?

¡OH! BUENA Y TIERNA MADRE; VOS SEREIS POR SIEMPRE NUESTRO AMOR Y NUESTRA ESPERANZA. ¡OH! DIVINA MADRE, ENVIAD LOS SANTOS ANGELES PARA DEFENDERME Y AHUYENTAD LEJOS DE MI AL CRUEL ENEMIGO.

SANTOS ANGELES Y ARCANGELES, DEFENDEDNOS Y GUARDADNOS”.

*   *   *


Las personas que deseen ponerse en contacto con el autor, pueden escribir a C. de C. 308 (1744) Moreno, Buenos Aires, Argentina

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *