Panorama Católico

Una semana complicada

Este domingo celebramos Cristo Rey según el calendario litúrgico tradicional. En momentos tan críticos para la marcha del mundo, nunca huelga recordar que la paz de Cristo solo es posible bajo el Reinado de Cristo. Y este reinado es social, no meramente personal o familiar. Aunque resulta obvio que mientras siga destronado de nuestros corazones y de nuestros hogares, no reinará en las escuelas, empresas y mucho menos en las instituciones públicas.

Este domingo celebramos Cristo Rey según el calendario litúrgico tradicional. En momentos tan críticos para la marcha del mundo, nunca huelga recordar que la paz de Cristo solo es posible bajo el Reinado de Cristo. Y este reinado es social, no meramente personal o familiar. Aunque resulta obvio que mientras siga destronado de nuestros corazones y de nuestros hogares, no reinará en las escuelas, empresas y mucho menos en las instituciones públicas.

 Estimados amigos,

Esta ha sido una semana de poca actividad en nuestra web. Por razones técnicas y personales hemos debido bajar mucho el nivel de dedicación. Aun queda irresuelto el problema del hosting, habiendo recibido aportes permanentes por 40 dólares mensuales, estamos aún a 30 dólares mensuales del más económico alojamiento dedicado. Les recordamos que esto significa en la actualidad una limitación en el uso de los recursos de nuestra web y el riesgo de la suspensión o salida del aire si excedemos cierta cuota de tráfico de datos.

Agradecemos los ofrecimientos, referencias, consejos y donativos recibidos. Quisiéramos pedirles a los que quieran colaborar que nos hagan llegar vía PayPal un donativo de USD 10 mensual. Esto nos garantiza poder afrontar el gasto del nuevo hosting sin comprometer otros recursos, de por sí escasos, como los que sostienen el programa de radio con gran esfuerzo.

Este domingo celebramos Cristo Rey según el calendario litúrgico tradicional. En momentos tan críticos para la marcha del mundo, nunca huelga recordar que la paz de Cristo solo es posible bajo el Reinado de Cristo. Y este reinado es social, no meramente personal o familiar. Aunque resulta obvio que mientras siga destronado de nuestros corazones y de nuestros hogares, no reinará en las escuelas, empresas y mucho menos en las instituciones públicas.

Lo más doloroso, y quizás la causa de todo lo anterior, es la ausencia de Su reinado en las parroquias, iglesias, monasterios y escuelas católicas. Hoy Cristo ya no reina tampoco en la Iglesia. Han optado por un "Jesús" lánguidamente democrático, incapaz de airarse contra el mal, predicador de solidaridad y tolerancia. Un Jesús que nos es Cristo, que se abraza con Buda y se hermana con Mahoma.

Quiera la Reina del Cielo obtenernos misericordia, sostener la mano justiciera de su Hijo y conmover nuestros corazones a la penitencia.

Omnia Instaurare in Christo.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *