Panorama Católico

Una sincera propuesta

Estimado Marcelo… lo mejor es darle de baja a este sitio anticatólico.
Entiendo por Católico el amor a Dios y a su Iglesía que es su cuerpo.
Entiendo por Católico gente nacida del amor y el respeto
Entiendo por Católico humildad y obediencia
Entiendo por Católico fidelidad y obediencia al Papa
Entiendo por Católico el trato respuetuoso de los que son distintos a mi
Entiendo por Católico el no burlarse peyorativamente de aquellos que no viven la Fé como yo pero que son reconocidos por su Iglesía
Entiendo por Católico darles un lugar en el Cuerpo Místico si el discernimiento de la Jerarquía le da un lugar.

Si leo Panorama anticatolico encuentro muy pocas voces que se muevan en esta linea. Y siempre tienen el discurso afinado para la autojustificación. El nivel de soberbia de algunos y de estupidez y fanatismo de otros los hace distar bastante del estilo de vida del Maestro.

Entonces por el Bien de la Santa Iglesía Católica… dele de baja.

Saludos.

Jonatan Muller

Comentario el Editor: Esta apelación me llegó por correo personal. Creo que es sincera. También creo que refleja lo difícil que resulta a muchos entender la situación de crisis en la que estamos inmersos. ¡O manes del CVII! ¡Cuántas mentes buenas has obnubilado! Agradezco la intención.

Estimado Marcelo… lo mejor es darle de baja a este sitio anticatólico.
Entiendo por Católico el amor a Dios y a su Iglesía que es su cuerpo.
Entiendo por Católico gente nacida del amor y el respeto
Entiendo por Católico humildad y obediencia
Entiendo por Católico fidelidad y obediencia al Papa
Entiendo por Católico el trato respuetuoso de los que son distintos a mi
Entiendo por Católico el no burlarse peyorativamente de aquellos que no viven la Fé como yo pero que son reconocidos por su Iglesía
Entiendo por Católico darles un lugar en el Cuerpo Místico si el discernimiento de la Jerarquía le da un lugar.

Si leo Panorama anticatolico encuentro muy pocas voces que se muevan en esta linea. Y siempre tienen el discurso afinado para la autojustificación. El nivel de soberbia de algunos y de estupidez y fanatismo de otros los hace distar bastante del estilo de vida del Maestro.

Entonces por el Bien de la Santa Iglesía Católica… dele de baja.

Saludos.

Jonatan Muller

Comentario el Editor: Esta apelación me llegó por correo personal. Creo que es sincera. También creo que refleja lo difícil que resulta a muchos entender la situación de crisis en la que estamos inmersos. ¡O manes del CVII! ¡Cuántas mentes buenas has obnubilado! Agradezco la intención.

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Comentarios

Anónimo
21/11/2009 a las 2:50 pm

Las “recomendaciones” del
Las “recomendaciones” del señor Muller incurren en insalvables contradicciones, que dan por el suelo su discurso.

¿Cómo puede arrogarse el amor y respeto de los que son distintos a él, si pide la censura de los que piensan distinto?

¿Cómo puede decir que es humilde, si emite juicios peyorativos (fanático, estúpido y soberbio)?

Además, se presenta a sí mismo como defensor (mejor dicho, portavoz) de la Iglesia Católica, al sugerir que por su Bien se prive a un grupo de personas de explayarse sobre aspectos de la modernidad que causan preocupación, acallando por tanto su capacidad de reacción y comunicación.

Lo cual lleva a derivar ciertas conclusiones:

1- El señor Muller desconoce que la razón humana tiene principios de orden para la formalización de ideas, dándole validez a las mismas si se siguen (lógica). Al no seguirlas, automáticamente renuncia a que su parecer sea tenido como válido. Por lo tanto, nada obliga a responder favorablemente a su pensar desordenado y falso.

2- El señor Muller es en apariencia representante plenipotenciario de la Iglesia Católica, censor y represor de todo lo que, según él, no es católico.

3- El señor Muller ha definido para la práctica religiosa los principios básicos del catolicismo, sosteniendo que el mismo es tolerante de todo tipo de pensamiento, y, en consecuentcia lógica, incluso de la mentira.

4- Dice amar a Dios y a su Iglesia que es su cuerpo. La Iglesia es la comunión de fieles, por lo tanto, debiera amarlos también a ellos. Otra vez la tan desconocida lógica: si pide por la censura y el oprobio de miembros genuinamente preocupados por los estragos del modernismo (centrados en la falacia de “respetar a todos los modos de pensar”, incluso los erróneos), y ellos también forman parte de la Iglesia, el señor Muller no ama ni a la Iglesia ni a Dios. Por lo tanto, ¿dónde se funda su respeto?

5- Burlarse peyorativamente es una redundancia y a la vez, una inadecuación de la idea con la realidad (falsedad, en otras palabras). Separar la paja del trigo es una operación de la razón humana llamada “juicio”, aunque no creo que el explayarme sea óbice para futuros devaneos del señor Muller.

6- A quien él llama Maestro, ni más ni menos que el Hijo de Dios vivo, no era un maestro ciruela cualquiera, sino quien prometió escarnio y Gehena a todos los enemigos de la Iglesia (a los que viviendo cómodamente en la mentira, “piensan distinto”) en esta vida y en la otra, e igual recompensa para los defensores a ultranza de la Verdad.

7- No hay mayor soberbia que el sostener sin una pizca de prueba , que es “Católico” y que hay muy pocas voces que se mueven en esta línea. Es evidente que el señor Muller es un único y digno representante del catolicismo, que respeta a quienes no están en comunión con la Iglesia y a su vez, censura a los que no se acercan a su idea de “Iglesia”.

Por todo ello debo decir que si el señor Muller dá igual valor de verdad a ser miembro de la Iglesia como a no ser miembro de la Iglesia, a respetar como a no respetar las ideas de las personas, en definitiva acepta el mayor error del pensamiento humano, de creer en la existencia sistemática del ser y del no ser, de la veradd y de la falsedad, entonces: ¿para que dar crédito a lo que dice el señor Muller, dado que puede perfectamente ser al mismo tiempo verdadero y falso lo que dice?

Aristóteles (alguien que no respetaba a quienes pensaban distinto, los sofistas), sostuvo que quien incurre en este error, el admitir al mismo tiempo la verdad y falsedad de algo, actúa por ignorancia o por malicia ¿Cuál es, señor Muller, su motivación?

Un simple lector que necesita que alguien diga la Verdad,
Pablo Mignone



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *