Panorama Católico

Viaje papal a los EE.UU. Una aclaración necesaria.

Días atrás publicamos un comentario sobre la visita del Santo Padre a los EE.UU. Ha causado un número importante de comentarios y algunas cartas privadas de distinto tenor. Creemos necesario hacer estas precisiones.

Escribe Marcelo González

Días atrás publicamos un comentario sobre la visita del Santo Padre a los EE.UU. Ha causado un número importante de comentarios y algunas cartas privadas de distinto tenor. Creemos necesario hacer estas precisiones.

Escribe Marcelo González

Si por simplismo o apresuramiento, o haciendo un reduccionismo imprudente, hemos planteado de un modo dialéctico las declaraciones del Santo Padre (que leímos extensamente) no podemos menos que lamentar el error y tratar de rectificarlo, al menos reafirmando nuestro mayor respeto a la investidura del Sumo Pontífice, nuestro amor y agradecimiento a la Santa Sede y a nuestro Santo Padre Benedicto XVI por todo el bien que ha hecho a la Iglesia. En particular, por su valiente liberación de la liturgia tradicional y su predica contra el relativismo moral. Queremos afirmar, además, que esperamos muchas otras cosas buenas de su pontificado y rezamos a diario por sus intenciones en el Santo Rosario.

Podemos abrigar muchos temores, mas no anticipar el futuro sino por meras conjeturas, y los juicios sobre los hechos que realiza y las condiciones en que el Sumo Pontífice se desempeña hoy pueden no ser definitivos hoy, y en algunos casos nunca.

Naturalmente queda el contraste de las doctrinas ya definidas. Allí la cautela nos pide un análisis sereno, la confianza en la tutela del Espíritu Santo (“las puertas del Infierno no prevalecerán”) y la firmeza en defensa de lo que el Magisterio ha enseñado -semper idem- desde la fundación misma de la Iglesia, aunque a veces los temas no sean aptos para la discusión en el ámbito de un foro público.

Aspiramos a haber dado un enfoque más temperado de los problemas planteados en el artículo que generó este comentario y en todos los casos nos sometemos al juicio de la Santa Madre Iglesia

Dios lo haga.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *