Panorama Católico

Vienen por nuestros hijos…

Con una nota remitida al ministro de Educación de la Provincia, Orlando Macció, un grupo de padres de organizaciones civiles y religiosas expresaron su preocupación por la firma de un convenio con Nación para instrumentar el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas de Corrientes.

Un grupo de padres realizó una presentación en el ministerio. Solicita una consulta a tutores al tratarse de un tema que afecta a la intimidad.

Con una nota remitida al ministro de Educación de la Provincia, Orlando Macció, un grupo de padres de organizaciones civiles y religiosas expresaron su preocupación por la firma de un convenio con Nación para instrumentar el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas de Corrientes. Aseguran que va en contra de los valores y la idiosincrasia local.

En octubre pasado, la directora de la Disepa, Julia Sáez, anunció la firma de un convenio con el Ministerio de Educación de la Nación para capacitaciones, monitoreo y evaluación del programa de Educación Sexual Integral en las instituciones de Corrientes. A propósito de esta instrumentación, un grupo de tutores manifestó a través de una nota remitida el viernes a la cartera educativa, que “la ESI invade un terreno privativo de los padres de familia, el de la formación moral de los hijos”.  “El programa violenta el derecho de los padres a formar a los hijos de acuerdo a sus convicciones morales y religiosas”, indicó a El Litoral Carlos Benítez Meabe, referente de la Asociación Civil Fátima de la Gran Esperanza. Los tutores piden a la cartera educativa que abra una instancia para consultar a los padres respecto de la implementación del plan nacional, pues consideran que tienen el derecho de ejercer la objeción de conciencia. Citan, además, el artículo 75, inciso 19, de la Constitución Nacional, y los artículos 6 y 9 de la Ley Nacional de Educación, que expresan la información a los padres sobre los contenidos y la metodología a utilizar. “El problema es que se minimiza la educación sexual. Dicen que buscan destruir los tabúes con información de tipo biológica pero con esto no alcanza, también se requiere la formación de las personas”, manifestó a este diario Verónica Kennedy, de la Red Federal de Familia. “Nos preocupa que no se vea al ser humano con un destino trascendente, con valores y religión, que no es un ser más en la escala zoológica”, expresó Benítez Meabe, quien aseguró que el contenido de los cuadernillos propuestos por la ESI para la educación pública tiene una perspectiva “cientificista” y de “matriz ideológica de género”. En el documento aseguran que las cartillas oficiales contienen “obscenidades” e “incitan a un hedonismo sin barreras, ni siquiera las puestas por la naturaleza”. Así, “se destroza la inocencia de los niños, se anula en ellos el sentido moral y el ideal de familia, se los corrompe colocando el placer sexual como objetivo supremo de la vida, y así ‘sexualizados’, se borra de ellos toda distinción entre el bien y el mal y todo sentido del deber y de la familia”, prosiguen. La educación sexual en las escuelas es una currícula que propone la Ley Nacional de Educación desde el Nivel Inicial.  Para ello se distribuyeron cuadernillos a las provincias para su desembarco  en las escuelas públicas o privadas del país. Uno de los objetivos, según consigna el programa, es “asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral”, y “promover actitudes responsables ante la sexualidad”.

Fuente: El Litoral

Comentario Druídico: Es indispensable que los padres y educadores resistan esta imposición. Del clero poco y nada se puede esperar, en especial de los obispos. Si alguno sale al cruce de esto, será por milagro. En Roma parecen estar más del lado del programa estatal que de las familias.

Para quienes necesiten enterarse de qué se trata, cliquear aquí.

 

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *