Panorama Católico

Violencia Escolar y Progresismo

Los "países avanzados" que tanto nos muestran los progres como modelos a seguir, tienen gravísimos problemas sociales. Uno de ellos, sin buscar demasiado, la violencia en general y particularmente la escolar. En Francia ya no saben como evitar el maltrato de los profesores, alumnos y hasta la quema de colegios.

El Gobierno francés quiere desplegar policías de paisano en las escuelas

Los "países avanzados" que tanto nos muestran los progres como modelos a seguir, tienen gravísimos problemas sociales. Uno de ellos, sin buscar demasiado, la violencia en general y particularmente la escolar. En Francia ya no saben como evitar el maltrato de los profesores, alumnos y hasta la quema de colegios.

El Gobierno francés quiere desplegar policías de paisano en las escuelas

Un total de 80.000 incidentes violentos el año pasado y la degradación paulatina y constante de la educación han llevado al Gobierno a proponer la radical medida

Por JUAN PEDRO QUIÑONERO

PARÍS. Por vez primera en su historia, y después de haberse registrado 80.000 incidentes violentos el año pasado en las escuelas francesas, el Gobierno ha decidido proponer a maestros y profesores el despliegue permanente de policías en los centros escolares que lo consideren necesario para intentar combatir el clima de inseguridad.

Los incidentes, disturbios e incendios de noviembre pasado fueron el punto culminante de una «reflexión global» sobre el crecimiento de la violencia escolar, tras la aparición de pintadas de tipo: «Menos escuelas y más prostíbulos», «Sexo, drogas y rap».

Profesora apuñalada

El incendio de muchas escuelas en la periferia de París culminó, igualmente, un año negro de violencia de todo tipo. Causó estupor el caso de una profesora de artes plásticas en Etampes, al sur de la capital, apuñalada por uno de sus alumnos en un instituto de enseñanza media. Son numerosísimos los casos de maestras y profesores agredidos de palabra casi a diario, y se repiten sistemáticamente casos de maestros que hacen huelga para denunciar el clima de tensión y violencia permanente.

Desde hace varios años funcionan las «policías de proximidad», instaladas en las inmediaciones de escuelas e institutos, con modestos resultados. La violencia se ha introducido en las aulas, pasillos y patios de los centros escolares. El año pasado se contabilizaron 80.000 incidentes violentos. De ellos el 28,9 por ciento fueron de violencia física sin armas. Un 25,9 por ciento quedaron en insultos y amenazas diversas, y un 2,1 por ciento de agresiones con cuchillos o navajas. Ante tal evolución del problema de la inseguridad escolar indisociable del tráfico y comercio de estupefacientes, Gilles de Robien, ministro de Educación, ha decidido dar el paso sin precedentes de proponer a maestros, profesores y directores de escuelas e institutos la apertura de despachos u oficinas especiales, donde policías de paisano se instalarían de modo permanente en los centros escolares que lo consideraran oportuno.

En estrecha colaboración

Por vez primera en la historia del sistema educativo nacional se estudia la posibilidad real de introducir a la Policía en escuelas e institutos para trabajar en la más estrecha colaboración psicológica y policial con maestros y profesores. El proyecto tan sólo está en fase de estudio y no se pondrá en práctica sin la consulta y el consentimiento de los centros escolares. Sin embargo, se trata de una probabilidad muy real y de un reflejo espectacular de la crisis sin precedentes de la escuela pública.

El proyecto de instalar células policiales en las escuelas, en ciudades o barrios con problemas lleva madurándose desde hace meses. Y ha entrado en su fase de consultas. Si los sindicatos de enseñanza no se oponen de manera radical, el Gobierno espera ponerlo en marcha con relativa rapidez.

Un debate similar ha surgido en España tras el anuncio, por parte del Gobierno, de que más de 3.000 agentes del orden vigilarán las entradas y salidas de los establecimientos escolares públicos.

Diario ABC, Madrid.
EDICIÓN IMPRESA

Comentario Druídico: Empezamos hace décadas con la "pedagogía de la liberación" y ahora tenemos que poner policías en los colegios. Es hora de aprender en cabeza ajena. Ya vemos que los sistemas educativos y las "formas de vida" de los "países avanzados" que tanto deslumbran a los progresistas de por acá, no dan resultados. Por el contrario, empeoran las cosas. Una propuesta para comenzar el buen camino: reconstruir el principio de autoridad, (para esto hay que desterrar la propaganda subversiva de los medios en todos los rubros). Espectáculos populares (que desafían permanentemente toda forma de autoridad), lenguaje en los medios y en las escuelas (destructivo de los valores del respeto, la reverencia debida a los mayores y a los que ocupan funciones de autoridad). Persecución estatal decidida de la pornografía, la procacidad pública, el tráfico y uso de drogas estupefacientes. Son destructores de la conciencia moral: su resultado inmediato es la amoralidad y el desprecio de todo, inclusive de sí mismo. Dar a los alumnos una educación desideologizada, acorde a la moral natural (no robar, no matar, no mentir, respetar a los padres y mayores, cultivar el pudor y continencia sexual). Instrucción rigurosa, básica, sólida, en especial en la escuela primaria. Abandonar la experimentación pedagógica. Exigir de los maestros una actitud digna de respeto: para ser tratados como superiores deben adoptar la actitud de superiores. (Vale también y principalmente para los padres y sacerdotes).

Por ahora bastará para comenzar, me parece. Después podemos hablar de las virtudes teologales.

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *