Panorama Católico

Voces del Más Allá (White Noise)

Un film que forma en el estante del terror nos pone en contacto con realidades preternaturales. No tiene ninguna pretensión católica ni cristiana, pero acierta a señalar el mundo de lo demoníaco con gran eficacia.

Un film que forma en el estante del terror nos pone en contacto con realidades preternaturales. No tiene ninguna pretensión católica ni cristiana, pero acierta a señalar el mundo de lo demoníaco con gran eficacia.

Jonathan Rivers (Michael Keaton) un arquitecto adinerado, casado con su segunda mujer, una joven y bella novelista exitosa. Son felices. Residen en una de esas casas inmensas e ilógicas, con amplísimos ambientes, destinados a que no viva casi nadie en ellas. American way of life.

Su primera mujer tiene una relación casi fraternal con la segunda y todo transcurre de un modo elegante, dispendioso y civilizado. Cierto día ella se dirige con su automovil a sus tareas y no regresa. Veinte días más tarde aparece su cadáver en un dique abandonado. Ha sido víctima de un accidente, se presume. Habrá intentado cambiar una cubierta dañada al borde de la ruta, cerca del río. Habrá caído. La corriente seguramente la ha arrastrado. Caso concluido.

Jonathan reemprende sus tareas sobrellevando a duras penas el duelo de una pérdida tan absurda como intempestiva. Pero alguien hace contacto con él para transmitirle un mensaje: su mujer muerta quiere comunicarse con él&#8230… Incrédulo, despacha al sujeto molesto, pero retiene su tarjeta. Días más tarde unas voces misteriosas, y en concreto la voz de su mujer llamándolo lo deciden a visitar al misterioso mensajero.

Raymond Price (Ian McNeice), el mensajero, es un EVP (Electronic Voice Phenomenon) researcher, es decir, un invertigador de los fenómenos «paranormales» (preternaturales diríamos mejor) relacionados con los espíritus, por medio de aparatos de grabación: sonido e imagen traducidos y digitalizados con la inmensa tecnología que hoy se consigue a un costo relativamente accesible. ¿Qué quieren investigar los aficionados a los EVP? El modo de ponerse en contacto con los muertos. Son una especie de mediums más tecnificados, que no dependen de sus «capacidades» sino de la velocidad del procesador de su computadora o casi más o menos.

Así planteado parece una trivialidad. Pero&#8230…

He aquí que estos fenómenos ocurren. Pero no a las personas que encienden su monitor de TV para ver el clásico de fútbol sino a quienes pasan horas y horas registrando video tapes y cassettes e invocando la aparición de seres muertos. Es una variante espiritista que, como su versión original, termina obteniendo un cierto éxito. Los muertos, o algo parecido, aparecen y en algunos casos se ponen mandones y agresivos. Y algunos EVP researchers terminan sometidos a sus órdenes. En el film hay una competencia entre «muertos buenos» y «muertos malos» que resultaría risible si no fuera que mete un poco de miedo. Pero en la práctica, estos aficionados al EVP terminan con frecuencia en prácticas tecnificadas de brujería y satanismo. Una más de las múltiples facetas de la New Age.

En el film, una coproducción de Dreamworks de Spielberg y los productores de Matrix, aparece un personaje realmente interesante. Es una vidente ciega (una nota clásica: todos los adivinos míticos han sido ciegos). Ella percibe que Jonathan está prancticando EVP y le advierte que «una cosa es oír los mensajes de los muertos y otra entrometerse con ellos». Casi Homérica frase. Esto último es peligroso y horrendo. Bien, salvando la ilicitud de pretender comunicarse físicamente con las almas de los muertos, el consejo no es malo. Naturalmente, Jonathan no lo sigue porque su esposa, que es una muerta buena lo llama insistentemente. De lo cual se descubre un crimen, además de que el criminal es otro EVP researcher y &#8211…cartón lleno- está poseído por un simpático trio de demonios.

Si le tiene miedo a estas cosas no la vea. Si conoce a alguien que coquetee con la ouija, el juego de la copa, o esas prácticas de invocación aparentemente inofensivas, recomiéndela. Puede ser un aviso para detener a tiempo a quien va por el camino que inadvertidamente nos mete con el Príncipe de este mundo, o al menos alguno de sus subordinados.

Calificación: no recomendable para personas impresionables en temas relacionados con lo preternatural. No hay procacidad, sí algo de violencia y un intento de suicido inducido por el trío de espíritus malignos. En el sentido antes recomendado, puede aprovecharse. Si quiere entretenimiento, busque una de cowboys.

Dirigida por Geoffrey Sax
Guión Niall Johnson

Elenco:

Michael Keaton …. Jonathan Rivers
Chandra West …. Anna Rivers
Deborah Kara Unger …. Sarah Tate
Ian McNeice …. Raymond Price
Sarah Strange …. Jane
Nicholas Elia …. Mike Rivers
Suzanne Ristic …. Mary Freeman
Duración: 101 min
Lengua: Inglés subtitulada

Volver a la Portada

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *