Panorama Católico

Volumen XIV

La Delegación Oficial en el Vaticano y el Estilo K

La Delegación Oficial en el Vaticano y el Estilo K

La Cancillería argentina dio la nota en Roma por varios frentes pero Duhalde, que se considera un diplomático «mercosuriano», guardó silencio ante eso. Los distintos comentarios que escuchó, igual que Menem, sobre todo entre miembros del clero con los que compartió las ceremonias, fueron negativos. De entrada, la corbata colorada de Bielsa y el rol que se autoimpuso de dedicar toda su participación en los funerales a relatar con sorna los encuentros entre Menem y Duhalde causaron una pésima impresión. Peor todavía sus burlas sobre los laicos oficiantes de la ceremonia, «gentiluomini de Su Santidad». Aunque esta falta de profesionalismo de Bielsa, ya proverbial, pasó inadvertida por el comentario de Custer, el sindicalista a quien Kirchner confió la representación argentina ante la Santa Sede: «¿Qué importa que el Presidente no haya viajado si igual el Papa no se iba a enterar?», dijo Custer a una radio, casi con humor negro. Ayer este delegado cambiaba opiniones sobre estas declaraciones con el secretario de Culto, Oliveri, caminando por el Corso Vittorio Emmanuelle, cubriéndose deficientemente del frío, uno con un pilotín blanco, el otro con una campera de cuero marrón.

Ambitoweb, 11-04-05

Comentario Druídico:
El ejemplo de Kirchner y sus diatribas contra la "maldita hipocresía" van dando sus frutos. El Canciller ya no observa el protocolo en el funeral del jefe del Estado Vaticano y luce una corbata colorada. Puede ser una torpeza, pase. Pero luego se regodea con chistes y chimentos sobre el reencuentro amistoso entre dos ex presidentes que estaban peleados.
Con todas las delegaciones importantes fueron ex presidentes, opositores entre sí, mientras que Duhalde y Menem debieron ir por las suyas y gestionaron sus lugares en el palco de los "familiares" del Sumo Pontífice por influencias propias.
A la actitud mezquina en el momento de elegir los miembros de la delegación que debería haber representado a la Nación, se sumó la grave falta de delicadeza del canciller, una falta descalificatoria para quien ocupa dicho cargo.
Finalmente, como para reafirmar la grosería del estilo K, Bielsa y Custer, (el gremialista-embajador que agrupa en su "central obrera" a las "trabajadoras del sexo") hacen chistes más adecuados para una pizzería de tenedor libre que para un funeral, no solo en el palco sino por los medios de comunicación…
Realmente nunca entendimos cómo Custer logró el "placet" ante el Vaticano, (salvo por su membrecía en el Consejo Pontificio Justicia y Paz, propiciada por los obispos liberales de siempre). Pero después de estos comentarios, no deberíamos extrañarnos si el nuevo Secretario de Estado Vaticano gestionara un discreto relevo ante el gobierno argentino a causa de esta grosería, que evidentemente "non placet".

11-04-05

La Ausencia de Kirchner en el Vaticano molesta a la Iglesia

La decisión de presidente Néstor Kirchner de no viajar al Vaticano para los funerales del papa Juan Pablo II generó cierto malestar en el seno de la Iglesia.

"No se entiende por qué, siendo el Presidente de un país que tiene muchísimo que agradecerse al Pontífice muerto, él opta por no ir a los funerales", se quejó el portavoz religioso.

Tampoco fue bien visto entre los hombres de Iglesia que el jefe de Estado no concurriera ayer -pero sí la primera dama, Alicia Fernández de Kirchner- a la misa exequial que presidió en la catedral metropolitana el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, considerado por la prensa mundial como uno de los "papables" latinoamericanos.

La misma fuente dejó entrever que la respuesta podría estar en el "recelo" que causó en el Gobierno la posición adoptada por la Santa Sede frente al pedido del jefe de Estado de remover al obispo castrense, monseñor Antonio Baseotto, quien criticó duramente el ministro de Salud, Ginés González García, por su abierta posición en favor del aborto.

"Se habla de distensión y de llevar el tema a la larga, pero las heridas en la relación bilateral no están cerradas", argumentó el portavoz oficioso.

En el Episcopado llamó la atención además que la notificación oficial por el "caso Baseotto" sea difundida desde el Gobierno el mismo día en que falleció el Romano Pontífice.

En "nota verbal" -un tecnicismo diplomático-, el Secretario de Estado, cardenal Angelo Sodano, le señalaba al embajador argentino ante la Santa Sede, Carlos Custer, que el Vaticano "desconoce la autoridad del presidente Néstor Kirchner para revocar la designación del obispo castrense".

Sin embargo, proponía la búsqueda de "una solución concordada, aceptable a ambas partes" para dar término al conflicto.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, alegó el sábado que la decisión de Kirchner de no viajar a los honores exequiales de Juan Pablo II, pero sí a la asunción de quien resulte elegido Papa en el cónclave, se fundamentaba en "cuestiones protocolares".

No obstante, hoy partió hacia el Vaticano la delegación oficial integrada por el vicepresidente Daniel Scioli, el canciller Rafael Bielsa y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

En cambio otros mandatarios como el estadounidense George Bush, el brasileño Inacio "Lula" Da Silva y el rey Juan Carlos de España, ya confirmaron su presencia en el entierro de Karol Wojtyla.

Fuente: www.TerriotorioDigital.com

Comentario Druídico:
Evidentemente, la renuencia del Presidente a asistir a los funerales del Papa no solo lo dejó fuera de la gran vidriera mundial en el momento más importante, sino que recalentó la situación con la Iglesia. La "nota verbal" del Card. Sodano al Embajador Custer es bien tajante: la Santa Sede
"desconoce la autoridad del presidente Néstor Kirchner para revocar la designación del obispo castrense", aunque, naturalmente siempre deje abierta la posibilidad de un acuerdo aceptable. (¿Aceptable para quién?) El estilo "tirano sudamericano" no cae bien a la diplomacia vaticana…

08-04-05

¿Hay entonces un Cardenal In Pectore?

Texto del Rogito o Acta en la que se consigna la semblanza del Papa muerto en el ataúd. Reproducimos la versión de dicho texto, colocado en un tubo de plomo, junto al cuerpo del difunto papa Juan Pablo II, destacando la mención de un cardenal "in pectore". No queda claro si es actual o previo y ya se ha dado a conocer

En la luz de Cristo resucitado de los muertos, el 2 de abril del año del Señor 2005, a las 21,37 horas, mientras concluía el sábado, y ya habíamos entrado en el día del Señor, Octava de Pascua y Domingo de las Divina Misericordia, el querido pastor de la Iglesia, Juan Pablo II, pasó de este mundo al Padre. Toda la Iglesia acompañó en oración su tránsito, especialmente los jóvenes.

Juan Pablo II fue el papa número 264. Su memoria se queda en el corazón de la Iglesia y de toda la humanidad.

Karol Wojtyla, elegido Papa el 16 de octubre de 1978, nació en Wadowice, ciudad a 50 kilómetros de Cracovia, el 18 de mayo de 1920 y fue bautizado dos días más tarde en la Iglesia parroquial por el sacerdote Francesco Zak.

A los 9 años recibió la primera Comunión y a los 18 el sacramento de la Confirmación. Al interrumpir los estudios a causa del cierre de la Universidad por parte de las fuerzas de ocupación nazis, trabajó en una cantera y, después, en la fábrica química Solvay.

A partir de 1942, sintiéndose llamado al sacerdocio, estudió en el seminario clandestino de Cracovia. El 1 de noviembre de 1946 recibió la ordenación sacerdotal de manos del cardenal Adam Sapieha. Después fue enviado a Roma, donde se licenció y doctoró en teología, con una tesis que llevaba por título «Doctrina de fide apud Sanctum Ioannem a Cruce».

Regresó después a Polonia, donde recibió algunas tareas pastorales y enseño las sagradas disciplinas. El 4 de julio de 1958, el Papa Pío XII le nombró obispo auxiliar de Cracovia. Y Pablo VI, en 1964, le destinó a esa misma sede como arzobispo. Como tal intervino en el Concilio Vaticano II. Pablo VI le creó cardenal el 26 de junio de 1967.

En el cónclave fue elegido Papa por los cardenales, el 16 de octubre de 1978, y tomó el nombre de Juan Pablo II. El 22 de octubre, día del Señor, comenzaba solemnemente su ministerio petrino.

 

El pontificado de Juan Pablo II ha sido uno de los más largos de la Iglesia. En este período, bajo diferentes aspectos, se ha asistido a muchos cambios. Entre los cuales, la caída de algunos regímenes, a la que él mismo contribuyó. Con el objetivo de anunciar el Evangelio realizó muchos viajes a diferentes países.

Juan Pablo II ejerció el ministerio petrino con incansable espíritu misionero, dedicando todas sus energías movido por la «sollicitudo omnium ecclesiarum» y por la caridad abierta a toda la humanidad. Más que todos sus predecesores se ha encontrado con el Pueblo de Dios y con los responsables de las naciones, en las celebraciones, en las audiencias generales y en las visitas pastorales.

Su amor por los jóvenes le llevó a comenzar las Jornadas Mundiales de la Juventud, convocando a millones de jóvenes de varias partes del mundo.

Ha promovido con éxito el diálogo con los judíos y con los representantes de las demás religiones, convocándoles en ocasiones en encuentros de oración por la paz, especialmente en Asís.

Ha ampliado notablemente el Colegio de los cardenales, creando 231 (además de uno «in pectore»). Ha convocado quince asambleas del Sínodo de los Obispos, siete generales ordinarias y ocho especiales. Ha erigido numerosas diócesis y circunscripciones, en particular en el Este de Europa.

Ha reformado los Códigos de Derecho Canónico Occidental y Oriental, ha creado nuevas instituciones y reordenado la Curia Romana.

Como «sacerdos magnus» ha ejercido el ministerio litúrgico en la diócesis de Roma y en todo el orbe, en plena fidelidad al Concilio Vaticano II. Ha promovido de manera ejemplar la vida y la espiritualidad litúrgica y la oración contemplativa, especialmente la adoración eucarística y la oración del santo Rosario (Cf. carta apostólica «Rosarium Virginis Mariae»).

Bajo su guía, la Iglesia se ha acercado al tercer milenio y ha celebrado el Gran Jubileo del año 2000, según las líneas indicadas con la carta apostólica «Tertio millennio adveniente». À?sta se ha asomado después a la nueva época, recibiendo sus indicaciones en la carta apostólica «Novo millennio ineunte», en la que se mostraba a los fieles el camino del tiempo futuro.

Con el Año de la Redención, el Año Marino y el Año de la Eucaristía, ha promovido la renovación espiritual de la Iglesia. Ha dado un impulso extraordinario a las canonizaciones y beatificaciones para mostrar innumerables ejemplos de santidad de hoy, que sirvieran de aliento a los hombres de nuestro tiempo. Ha proclamado doctora de la Iglesia a santa Teresa del Niño Jesús.

El magisterio doctrinal de Juan Pablo II es muy rico. Custodio del depósito de la fe, se entregó con sabiduría y valentía para promover la doctrina católica, la teología moral y espiritual, y a enfrentarse durante todo su pontificado a las tendencias contrarias a la genuina tradición de la Iglesia.

Entre los documentos principales, se encuentran 14 encíclicas, 15 exhortaciones apostólicas, 11 constituciones apostólicas, 45 cartas apostólicas, además de las catequesis propuestas en las audiencias generales y de las alocuciones pronunciadas en todas las partes del mundo. Con su enseñanza, Juan Pablo II ha confirmado e iluminado al Pueblo de Dios sobre la doctrina teológica (sobre todo en las primeras tres grandes encíclicas («Redemptor hominis», «Dives in misericordia», «Dominum et vivificantem), antropológica y social (encíclicas «Laborem exercens», «Sollicitudo rei socialis», «Centesimus annus»), moral (encíclicas «Veritatis splendor», «Evangelium vitae»), ecuménica (encíclica «Ut unum sint»), misiológica (encíclica «Redemptoris missio»), mariológica (encíclica «Redemptoris Mater»).

Ha promulgado el Catecismo de la Iglesia Católica a la luz de la Tradición, autorizadamente interpretada por el Concilio Vaticano II. Ha publicado también algunos volúmenes como doctor privado.

Su magisterio ha culminado en la encíclica «Ecclesia de Eucharistia» y en la carta apostólica «Mane nobiscum Domine», durante el Año de la Eucaristía.

Juan Pablo II ha dejado a todos un testimonio admirable de piedad, de vida santa y de paternidad espiritual.

Fuente. Agencia Zenit.

Comentario Druídico:
¿Hay actualmente un "Cardenal in Pectore"?

08-04-05

Maldita hipocresía

Kirchner se defendió y dijo que hay que terminar con la hipocresía

"Algunos están más preocupados por el protocolo que por la realidad", dijo el Presidente en relación a las críticas que recibió por no viajar al Vaticano. "Hay que terminar con esta maldita hipocresía", afirmó.

El Presidente Néstor Kirchner salió esta noche a defenderse de las críticas que recibió por no viajar al Vaticano para las exequias del Papa Juan Pablo II. "Algunos están más preocupados por el protocolo que por la realidad", dijo. Y agregó: "Hay que terminar con esa maldita hipocresía".

Se quejó entonces porque hay quienes están preocupados por si el Presidente ?viaja, si no viaja, si va, si viene". Porqué "no vamos a las cuestiones de fondo, a las cuestiones serias", afirmó.

"Durante muchos años este país vivió más de la formalidad, de la superficialidad, muy preocupados por los protocolos, por los niveles de determinada educación". "Y así nos fue", señaló.

El marco de este encendido discurso fue un acto en La Matanza donde se firmo un contrato de obras para la ruta 3, destinado a mejorar ese recorrido. Estaba acompañado por el gobernador bonaerense, Felipe Solá; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el Intendente de la Matanza, Alberto Balestrini El Presidente justificó entonces su estilo: "Yo soy así, me muestro tal cual soy", y si para "algunos tener convicciones es ser adolescente, prefiero ser adolescente toda la vida", afirmo. Buscó marcar distancia entre esta realidad y esa "Argentina donde lo formal vale mucho más que lo de fondo y donde ganó fuertemente esa maldita hipocresía de hacer cosas que no se sienten".

Esta mañana se había referido al tema el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien aclaró que no es un "acto de desaprensión, como muchos lo interpretan" la decisión presidencial.

"El Presidente ya ha expresado el dolor por la muerte del Papa", afirmó Fernández en conferencia de prensa en Casa de Gobierno. Y recalcó que fue la Cancillería la que "interpretó que en las exequias debían estar presentes funcionarios del gobierno nacional con rango superior al de canciller, y por eso dispuso" que viaje el vicepresidente Daniel Scioli.

Diario Clarín: http://www.clarin.com/diario/2005/04/06/um/m-952399

Comentario Druídico:
Para completar sus dichos "adolescentes", el presidente argentino -que tampoco asistió a la misa de exequias del Papa en la Catedral Primada para que no piensen que está "aflojando" frente a la Iglesia- se fue a repartir preservativos con el
condodispensador oficial del Gobierno, Ginés González García ¡el día del entierro del Papa!
A veces nos preguntamos si este hombre estará realmente capacitado para gobernar…

08-04-05

Nunc dimittis… ¡si seréis brutos!

Citamos a continuación dos párrafos del testamento papal conocido ayer:

2. A medida que pasa el Año Jubilar del 2000, un día tras otro, se cierra detrás de nosotros el siglo XX y se abre el siglo XXI. Según los designios de la Providencia se me ha concedido vivir en el difícil siglo que se está acabando, que empieza a pertenecer al pasado y ahora, en el año en que la edad de mi vida alcanza los 80 años (‘octogesima adveniens’), es necesario preguntarse si no es tiempo de repetir con el bíblico Simeón: ‘Nunc dimittis’.

El día 13 de mayo de 1981, el día del atentado al Papa durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro, la Divina Providencia me saló milagrosamente de la muerte. Aquel que es único Señor de la vida y de la muerte, El mismo me ha prolongado esta vida, en un cierto modo me la ha vuelto a dar. Desde aquel momento pertenece aún más a El. Espero que El me ayudará a reconocer hasta cuando debo continuar este servicio, al que me llamó el día 16 de octubre de 1978. Le pido que me llame cuando quiera. ‘Pues si vivimos, vivimos para el Señor; y si morimos, morimos para el Señor’ (cf. Rm 14, 8). Espero que hasta que pueda realizar el servicio petrino en la Iglesia, la Misericordia de Dios me preste las fuerzas necesarias para ello.

Los ávidos medios de comunicación han interpretado y dado primeras planas a expresiones de este tenor: "El Papa penso en renunciar", o inclusive "Habría considerado varias veces dimitir a su cargo"… citas no textuales… este druida está demasiado fatigado de diarios como para ir a buscarlas textualmente…

Lo desesperante no es la especulación sobre si el Papa habría pensado o no en abdicar, sino la interpretación mediática de la referencia papal al cántico del Anciano Simeón, el Nunc dimittis, en su texto testamentario, macarrónicamente traducido por "no dimitas", haciendo gala de la más espantosa e inconcebible ignorancia en materia religiosa.

Solo una prueba para no fatigarnos: "El papa Juan Pablo II se planteó la posibilidad de renunciar en el año 2000, según su testamento que fue divulgado por el Vaticano y que publican agencias internacionales.
"Es necesario preguntarse si no llegó el momento de repetir las palabras bíblicas de Simeone "Nunc Dimittis (No dimitas)", se interrogaba Juan Pablo II.
(Urgente 24)

Comentario Druídico desesperado:
Es decir, el
"Nunc dimittis, Domine, servum tuum, secundum verbum tuum, in pace…", que pronunció el anciano Simeón, inspirado por el Espíritu Santo, al ver al Niño Jesús, y que significa "Ahora (nunc) dejas partir (dimittis) a tu siervo, Señor, en paz, según tu palabra…" porque mis ojos han visto la salvación… etc., ha de entenderse como el mandato
"nunca dimitas", de donde se colige a todas luces que el Juan Pablo II ha pensado una o varias veces en dimitir…
Lo desesperante no es tanto la especulación como el fundamento. No sabemos si el papa ha pensado en abdicar, pero jamás lo sabremos por medio de este texto, sin duda.
Y a propósito de lo dicho y de la relación presidencial con la Iglesia, este druida recuerda una anécdota que podría ser muy iluminadora. Cierta vez, Hipólito Irigoyen, don veces presidente argentino, caminaba hacia la Catedral Metropolitana con uno de sus ministros. Como don Hipólito no era ducho en latines, preguntó a su acompañante qué significaban las frases grabadas bajo el frontispicio del templo neoclásico, como medallones, detrás de la columnata. Para quien no las recuerde, son citas de salmos y una de ellas dice: "Salvum fac populum tuum". El pícaro e ingenioso ministro tradujo al instante:"Salvo los de frac, el pueblo es tuyo"
. Es posible que Kirchner esté asesorado por "expertos" igualmente ladinos, aunque menos latinos.

08-04-05

José Ignacio López se suma a la Campaña de Rubín

Tensión con la Iglesia
El Gobierno se acercó al nuncio para intentar superar la crisis
El secretario de Culto se reunió con monseñor Bernardini

La borrasca de Semana Santa comenzó a disiparse al recuperarse el diálogo que atenúa las contradicciones y activa los caminos de solución, para decirlo con los términos acuñados por la comisión ejecutiva del Episcopado en el único pronunciamiento formal de la jerarquía católica referido al lamentable conflicto abierto por la carta de monseñor Antonio Baseotto al ministro de Salud, Ginés González García.
Cruzada de mutuos prejuicios apropiados para alentar la disputa estéril, y alentada por estilos y versiones destinadas a acentuar el conflicto, la crisis entre la Iglesia y el Gobierno parecía rehuir aquel itinerario sugerido por el citado texto episcopal
Se auguraba un endurecimiento del lenguaje de la curia vaticana y se llegó a citar tramos de una supuesta carta del cardenal Angelo Sodano. El procedimiento no era original: el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini, también debió desmentir que hubiera entregado un documento escrito cuando semanas atrás se reunió con el ministro de Defensa, José Pampuro.
Contrariamente a lo vaticinado -¿o deseado?- lo que llegó de Roma fue un gesto en consonancia con lo que el propio Bernardini había dejado escrito en aquella desmentida: "Quedo disponible para facilitar todo posible trámite con el fin de superar la dolorosa situación creada".
Ese era el criterio que Carlos Custer había podido percibir en Roma en medio de la pausa impuesta por la celebración de esta inédita Semana Santa con un Juan Pablo II postrado y dramáticamente expuesto en su lucha contra una enfermedad que lo ha dejado mudo.
Acuciado por la inquietud que aquellas versiones causaban en Buenos Aires, el embajador ante la Santa Sede con línea abierta con altos funcionarios de la Secretaría de Estado, recibía seguridades de que ninguna misiva había salido del Palacio Apostólico.
Hasta la tarde del martes, lo mismo se aseguraba aquí tanto en las más confiables fuentes episcopales como en el despacho del cardenal Jorge Bergoglio. Unas y otro confiaban en la reanudación del diálogo "que produce armonía y casi siempre desemboca en compromisos fecundos".
Despejada la cizaña de las versiones, podrá recuperarse ahora el cauce de temperancia y prudencia que nunca debió perderse y al que alentó la mencionada declaración del Episcopado. Ese pronunciamiento seguramente redactado de puño y letra por el presidente de la Conferencia, monseñor Eduardo Mirás, ciertamente interpretó el sentir generalizado de los obispos, como lo probó la mayoría de las homilías y mensajes de Pascua.
Aunque ajustados tanto a la gravísima situación por la que atraviesa la Santa Sede como a los vaivenes e intenciones encubiertas de las últimas semanas, se podrá ingresar ahora sí en los tiempos de la Iglesia a los que aludió el canciller Rafael Bielsa.
De eso se venía conversando antes de que se apresurara la salida del decreto presidencial: la eventual designación de un obispo coadjutor con gobierno de la diócesis castrense, al estilo de lo que ocurrió décadas atrás cuando monseñor Juan Carlos Aramburu, fue designado coadjutor con derecho a sucesión del cardenal Antonio Caggiano, y gobernó la arquidiócesis de Buenos Aires. También vale apreciar que para reencauzar el diálogo, monseñor Bernardini se reunió con Guillermo Oliveri, el secretario de Culto, ámbito en el que siempre recomendaron ubicarlo los hombres con más experiencia y conocimiento de los principios de la autonomía y la cooperación que han de regir la delicada relación entre la Argentina y el Vaticano.
Los obispos argentinos, que en tres semanas más celebrarán su primera asamblea plenaria anual, quizás así puedan ver cumplido el deseo que manifestaron en su única declaración pública: que el incidente no sea más que un episodio pasajero.

Por José Ignacio López
Para LA NACION
Link corto: http://www.lanacion.com.ar/691908

Comentario Druídico:
El ex vocero de Alfonsín y hombre de confianza del "Club de San Isidro" (la hija de López es "vocera" de Mons. Casaretto) retoma la línea de argumentación de su colega en Clarín, Sergio Rubín. El tema es simple, nos sugiere: aquí no ha pasado nada, más allá de unas actitudes destempladas. Volvamos a la cordura y a los buenos modos.
Cabría preguntarse si la deposición de un obispo por parte del Poder Ejecutivo es un hecho menor. Y si la calificación de "brutal y bestial" que ha hecho Ginés González García del dicho evangélico citado por Mons. Baseotto es un modo de "acercarse a la Iglesia".
Descontamos que el recrudecimiento de las declaraciones abortistas de los funcionarios son, para López, temas irrelevantes.
Pero lo más importante que surge de esta nota es la "solución final" que propone, sin duda el "plan B" del club de San Isidro. Puesto que difícilmente logren echar a Baseotto sin exponer sus propios cuellos a futuras deposiciones, y sin que su propia situación con el Vaticano se tense más, hacen proponer a López en nombre de "los obispos" que se nombre un coadjutor al Ordinario Castrense.
Para reforzar la propuesta, se cita el caso de Caggiano (previo a la norma pontificia de Paulo VI que determina la renuncia de los obispos a su sedes a los 75 años). El problema es que Baseotto no está "impedido" por razones de edad ni de enfermedad u otras posibles, sino por un decreto del gobierno. Para eso ya se ha nombrado un Administrador Apostólico.
Además de que insiste en que la posición unánime del espiscopado es la paz a cualquier precio
. En tanto, la alusión a la "la gravísima situación por la que atraviesa el Vaticano" puede leerse "estamos esperando que el Papa se muera y que Sodano quede fuera de acción para retomar el control".
Es de destacar que la ansidad por ver al Santo Padre en la tumba es casi un sentimiento indisimulado por parte de los "voceros" del sector liberal episcopal. Descuentan que el cónclave que viene los favorecerá… Puede ser. Sin embargo es posible que el Espíritu Santo tenga algo que decir en el tema.

31-03-05

El delicado encanto de la desinformación

Un modo de leer la "realidad" que transmiten los medios es compararlos cuando hablan del mismo tema. También, el conocer el who’s who de su plantel periodístico y de las empresas que los manejan. Veamos, en este breve trabajo práctico, unos ejemplos de lo dicho.

Día 30 de marzo de 2005. Tema, el conflicto entre la Santa Sede y el Estado argentino a causa del decreto que removió a Mons. Baseotto como Ordinario Castrense. Medios elegidos, Clarín, La Nación, Página/12, Infobae. Pertenecen a distintos grupos empresarios.

Visión 1. Clarin, artículo de Sergio Rubín, hombre muy ligado al conocido "Club de San Isidro", grupo de obispos que integran Mons. Casaretto, Laguna, Bianchi di Carcano entre otros y que tienen la bendición del Card. Mejía.

Por primera vez en varios días, comenzaron a percibirse ayer señales de distensión entre el Vaticano y el Gobierno por el caso Baseotto. (¿cuáles?)

Fuentes eclesiásticas (normalmente significa, el Obispo para el que trabajo o el que me usa para sus operaciones de prensa) de primer nivel aseguraron a Clarín que la Santa Sede no tiene previsto -al menos por ahora- criticar severamente a la Casa Rosada por no poner por escrito que el obispo castrense, monseñor Antonio Baseotto, puede seguir desarrollando su ministerio religioso en los cuarteles, pese a que el presidente Néstor Kirchner le retiró su aval. (dicho menos suavemente, cuando lo echó por decreto)

En los últimos días circularon insistentes versiones en el sentido de que el Vaticano proyectaba denunciar que el Gobierno estaba violando la libertad religiosa, (esto no fue una versión, sino un comunicado del vocero del Vaticano, Joaquín Navarro Valls) una acusación ciertamente grave para la relación bilateral.

Incluso, se decía que estaba ya en poder de las autoridades eclesiásticas argentinas una carta de la Curia romana que contenía la condena . Pero ambas cosas fueron desmentidas terminantemente. "La Iglesia no da prioridad al conflicto, sino a la conciliación", se aclaró. (¿quién?)

Las fuentes precisaron que en las próximas horas se conocerá una respuesta formal de la Santa Sede a la presentación de la decisión presidencial que el canciller Rafael Bielsa elevó al Vaticano, vía la Nunciatura Apostólica. Por eso, la respuesta será entregada a la Embajada Argentina ante la Santa Sede. "Habrá un acuse de recibo con algunas consideraciones que no mostrarán alegría (¿qué mostrarán?) por la decisión de Kirchner, pero tampoco serán una dura condena", puntualizaron.

Fuentes eclesiásticas y del Gobierno interpretaron que, a partir de esa respuesta, comenzará un tiempo de conversaciones reservadas sobre el caso Baseotto, durante las que seguramente se evaluará la conveniencia de que el Vaticano cuente con una carta en la que el Gobierno deje en claro por escrito lo que Bielsa dijo en su momento de un modo verbal: que Baseotto puede cumplir con su labor religiosa mientras se analiza la cuestión de fondo. (¿No es elemental que el gobierno ponga por escrito, así como puso el decreto de deposición, estas aclaraciones? Por otro lado, ¿cuál es la cuestión de fondo? Hasta ahora era el haber echado a un Obispo, pero ha pasado a ser, aparentemente, la conveniencia de que exista el Obispado Castrense. Nótese que este articulista es hombre de confianza de muchos obispos y no habla en estos temas en nombre propio sino representando la opinión de un sector del episcopado. También es posible que esta "versión" tienda a desgastar la figura del Nuncio, al declarar que la Santa Sede se dirigiría al gobierno por medio del Embajador argentino y no a través del Nuncio. Recordemos que el Nuncio dejó desairados tanto a Bielsa como al Episcopado cuando se reservó la respuesta del Vaticano respaldando a Baseotto y la dio a conocer "por sorpresa". Esto les ha dolido.).

El Presidente decidió sacarle el aval, el rango de subsecretario y el sueldo a Baseotto, luego de que el Vaticano se negó a desplazarlo a raíz de las duras críticas del obispo castrense al ministro de Salud, Ginés González García. Kirchner, entonces, decidió echarlo en base a una peculiar interpretación del acuerdo bilateral, de 1957, ("Peculiar interpretación": este es el modo suave de decir que Baseotto fue echado por Kirchner sin que el Presidente tuviese facultades para hacerlo, puesto que el tratado no le otorga al gobierno el poder de remoción del Obispo Castrense) de creación de la diócesis militar, que requiere la aprobación presidencial para la designación de su titular. Pero nada dice sobre la remoción.

Pero no todas fueron ayer señales plácidas. Las fuentes eclesiásticas anticiparon que sería un gesto muy mal visto por toda la Iglesia que la Casa Rosada iniciara conversaciones con el Vaticano para la supresión del Obispado castrense, como ayer se sugirió desde el Gobierno. (Este final parece desmentir lo dicho antes. Hubo varias declaraciones: Ministro de Defensa, Secretario de Culto, politicos aliados al gobierno como Duhalde y Alfonsín que declararon curiosa y unánimemente la necesidad de dejar atrás el viejo tratado de 1957, o sea, suprimir el Ordinariato Castrense).

Visión 2. La Nación.

El Gobierno descarta denunciar el tratado que creó la diócesis militar

Pampuro dijo que se debe analizar con delicadeza la continuidad del obispado

"No es indispensable", sostuvo el ministro sobre la institución. En la Cancillería explican que si Kirchner rechaza el acuerdo podría originar un conflicto grave con el Vaticano.

El Gobierno insistió ayer en que se debería analizar la conveniencia de mantener el obispado militar, aunque en la intimidad el presidente Néstor Kirchner descarta denunciar el tratado con el Vaticano de 1957 por medio del cual se instituyó esa diócesis. (Es decir, el gobierno amenaza pero teme cumplir con la amenaza).

La explicación es simple, indicaron ayer fuentes de la Cancillería familiarizadas con la estrategia oficial. Si la Argentina rechazara en forma unilateral el concordato, agravaría el conflicto con la Santa Sede iniciado a partir del decreto presidencial que despojó del cargo (aquí se admite la deposición), al obispo castrense Antonio Baseotto. Se rompería, así, la posibilidad de retomar el diálogo diplomático para salir de la crisis. (¿esta sería la señal de distensión que refiere Rubín según "fuentes ecclesiasticas", esta vez transmitidas por "fuentes de la Cancillería"?).

Al mismo tiempo, el Gobierno instaló en los medios de comunicación la idea de revisar la continuidad del obispado castrense. De ese modo, se cubre en el caso de que Roma acuse formalmente a Kirchner de incumplir el acuerdo. (La distension sería entonces promovida por medio de amenazas públicas y mensajes reservados de que no se cumplirían estas amenazas, según parece. Pero ante la eventualidad de que el Vaticano decida dar por denunciado el acuerdo, el gobierno se cubre diciendo que ya no es necesario dicho acuerdo, aunque teme que el acuerdo se rompa. ¿Queda claro?).

(…)

La especulación periodística -sostenida en fuentes del Episcopado- de que llegará al Presidente una dura carta desde Roma movilizaron al Gobierno a poner en duda la vigencia del concordato con el Vaticano. Hasta anoche, las comunicaciones diplomáticas seguían interrumpidas.

En la práctica, el concordato ha sido suspendido, pero tanto en la Cancillería como en la Casa Rosada consideran que todavía es posible enmendar la situación sin una decisión diplomática drástica. (¿Ahora el concordato ha sido suspendido? El gobierno pretende salvar la ropa, ¿eso podría ser un acto de distension?)

El secretario de Culto, Guillermo Oliveri, fue el primero en destacar en público que Kirchner está dispuesto a analizar la continuidad del obispado castrense. Hay países como Uruguay y México donde no existe una diócesis militar. Pero también dijo que, en caso de modificarse, se hará en el contexto del diálogo bilateral. (Kirchner está dispuesto a analizar la continuidad… Entonces ya no existe el tratado. ¿O bien se analizará si va a continuar en el futuro?)

(…)

Según aclaró el ministro, la decisión del Presidente implica que Baseotto ya no ejerce más el obispo castrense, pero puede oficiar misa en otros ámbitos. (Kirchner -nos comunica Pampuro- no ha suspendido a divinis a Mons. Baseotto, porque si bien no puede celebrar en su diócesis, si puede hacerlo en otras).

(…)

El Episcopado argentino ha reclamado que esa garantía sea expuesta por escrito. Esa posición recibió ayer el apoyo del ex presidente Eduardo Duhalde: "Hay algunas salidas que son bastantes sencillas: el secretario de Culto le informa ya oficialmente al embajador del Vaticano y así se terminaría este tema", dijo en declaraciones difundidas por DyN. El Gobierno adelantó que no presentará esa aclaración. (Sería bueno que Duhalde dijera qué cosa le informaría el Secretario de Culto al Nuncio Apostólico. Que sí o bien, que no sigue siendo Obispo Castrense. En el primer caso, debería derogar el decreto de deposición. En el segundo, sobreabunda repetir lo dicho por el decreto de deposición. Pero pese a los esfuerzos diplomáticos de Duhalde, hombre muy cercano al "Club de San Isidro", el gobierno adelantó que NO presentará esa aclaración).

Visión 3. Página/12

El ministro de Defensa, José Pampuro, participó ayer de un seminario en el Museo del Holocausto.

"La vicaría castrense es una cosa que se puede evaluar si hace falta o no. Realmente creo que no es una cosa indispensable." De esta forma, el ministro de Defensa, José Pampuro, avaló las declaraciones del secretario de Culto, Guillermo Oliveri, que puso en duda el futuro de la diócesis militar. Si bien ambos funcionarios intentaron moderar el tono y condicionaron la discusión a un apaciguamiento de la tensión generada por las declaraciones del obispo Antonio Baseotto, las afirmaciones no pasarán inadvertidas por el Vaticano, que en las próximas horas podría romper el silencio y dar a conocer en un documento críticas al Gobierno por restringir la "libertad religiosa".

"Hay una vieja tradición en la Argentina de la vicaría castrense. Es una cosa que se puede evaluar si hace falta o no. A juicio de tener una buena relación con el Vaticano, hay que estudiarla delicadamente", aseguró Pampuro al ser cuestionado sobre los dichos del secretario de Culto. Oliveri había expresado el lunes que "sería bueno" discutir con la Iglesia la permanencia de la diócesis militar una vez que el conflicto en torno del ex obispo castrense logre disiparse.

A pesar del tono conciliador con el que los funcionarios buscaron teñir sus dichos, el oficialismo endureció su postura frente a la cuestión. En este sentido, Pampuro apoyó el desplazamiento de Baseotto tras evitar hacer precisiones frente al pedido realizado desde Roma para que el Gobierno aclare por escrito la decisión de quitarle el rango de subsecretario y su sueldo de 5 mil pesos. "Baseotto cometió un desliz, fue una frase no apropiada para el ámbito donde él está, que es obispo castrense. Eso ya es suficiente para condenar esa actitud", evaluó el ministro de Defensa. (Página/12 es el diario de Horacio Verbitsky y trabaja afanosamente para que Baseotto sea desplazado y para que desaparezca el Ordinariato Castrense. Basta ver el listado de artículos que dedica al tema y el tono de sus tapas y sus títulos. Curiosamente es quien mejor refiere los hechos aquí, puesto que convienen a su propósito, tensar la cuerda, en la certeza de que el Vaticano saldrá perdidoso del conflicto).

En concreto, el Vaticano se concentró en dos pedidos: que el Ejecutivo explique la medida y confirme formalmente que no perjudicará el accionar pastoral de Baseotto. El Gobierno nunca le negó esa atribución, pero muestra reticencia a plasmarla en una carta. Voceros del Vaticano aseguran que el conflicto podría terminar en una condena enviada desde Roma por falta de "libertad religiosa", algo que en la Casa Rosada también desean eludir. (Es probable que por mera ignorancia confundan el ejercicio de la potestad de jurisdicción con la posibilidad de rezar misa en una capilla cualquiera, o simplemente contribuyan deliberadamente a la confusión. Difícil saberlo a esta altura).

El ministro de Salud, Ginés González García, defendió nuevamente su postura a favor de la despenalización del aborto. El funcionario planteó la necesidad de ampliar los casos en donde -de acuerdo a lo dispuesto por el Código Penal- las mujeres no son condenadas por terminar su embarazo, y calificó como "brutal y bestial" la declaración del ex obispo castrense cuando dijo que había que tirarlo al mar por su posición al respecto. (La calificación "brutal y bestial" aplicada a la referencia evangélica de Mons. Baseotto tampoco parece un gesto de distención. Obviamente se insiste por enésima vez en que el Obispo propuso tirar al ministro al mar atado a una piedra. Por suerte Mons. Baseotto no citó los párrafos siguientes del evangelio: "Si tu mano te escandaliza, córtatela… si tu ojo te escandaliza, arráncatelo" Estarían procesándolo por apología de la automutilación…)

Visión 4. Infobae:

Enfrascados en un diálogo de sordos, Gobierno e Iglesia suben a diario la apuesta en el enfrentamiento que mantienen en torno a la figura de Antonio Baseotto

La Casa Rosada busca enfriar el conflicto con la Iglesia

Aún sin resolver la continuidad o no del prelado ni aclarada la posibilidad de que continúe ejerciendo su misión pastoral hasta que se resuelva el diferendo, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, manifestó la intención del Gobierno de discutir con el Vaticano la supresión del obispado castrense.

"Hay acuerdos que son revisables, muchos de ellos fueron hechos en épocas de gobiernos de facto, más allá de su institucionalidad discutible o no, han quedado en la historia. No tienen hoy un sustento real. Me parece bueno revisar eso, en el marco de una buena relación, amigable", señaló el funcionario.

La disolución del ordinariato castrense, creado por un acuerdo entre la Santa Sede y la Argentina en 1957, es una de las alternativas potenciales para ponerle fin a la crisis que atraviesa la relación entre ambos Estados.

Queja

De hecho, el Vaticano prepara una carta de queja en la que considera que el decreto que desplazó a Baseotto "rompe unilateralmente" el tratado y restringe la libertad religiosa en la Argentina.

Consultado puntualmente sobre "si corre peligro la vicaría castrense como institución", Oliveri respondió: "En la misma línea en la que uno puede revisar determinados acuerdos en forma amigable con la otra parte, en este caso el Estado vaticano, me parece que la vicaría castrense tendría que entrar en la misma discusión".

"El Gobierno ha fijado a través de la firma del Presidente y dos ministros un decreto que modifica el decreto que lo designa al obispo Baseotto como vicario castrense, a partir de la pérdida de confianza del Presidente", argumentó Oliveri.

Como casi todo en esta historia, tampoco hay entendimiento en este punto, ya que según interpreta la Iglesia, el tratado prevé que el Presidente preste su acuerdo para el nombramiento pero no deja margen al mandatario para que se arrepienta del consentimiento, en función de que la promoción y desplazamiento de los prelados es una atribución sólo inherente al Sumo Pontífice.

"Ya está tomada la decisión política al respecto: hay una pérdida de confianza, por lo tanto pierde virtualidad el acuerdo del ’57. (Esta parte de la declaración es esencial. Según Oliveri, el acuerdo ya está roto). Lo correcto, más allá de la respuesta del Vaticano, es que lleguemos a un punto de negociación, que en lo ideal no tiene por qué ser público ni una discusión donde uno fija posiciones a los gritos", prosiguió Oliveri.

Hasta ahora la idea de mantener el perfil bajo en la discusión es lo único en que coinciden. Aunque no logran pasar del tono declarativo. (El texto es muy claro. Solo comentaremos que el Secretario de Culto alude, quizás involuntariamente, al Presidente Kirchner cuando habla de "fijar posiciones a gritos". No hemos escuchado ningún grito por parte de la Iglesia.)

Después de este necesario racconto comparativo, la conclusión:

Clarín aboga por que todo se diluya: representa al sector liberal del Episcopado. Pretende bajarle la fiebre al tema con un "adelanto" sobre la carta que recibirá el embajador Custer, sugirendo un "puenteo" al Nuncio. De ser auténtico, solo demuestra la gradualidad negociadora del Vaticano, y no que esto haya de ser el paso final del conflicto. La otra posibilidad es que sea falso, un modo de presionar.

La Nación hace un juego parecido, pero menos partisano, porque los dichos oficiales no dejan mucho margen para defender la existencia de una posición de "distensión". Entre sus columnistas está la flor y nata de los ideólogos de la Ley de Culto, que pretende justamente quitar a la Iglesia, entre otras cosas, las capellanías militares exclusives. Pero estos personajes son católicos liberales, no marxistas que propician la destrucción directa de la Iglesia sino su transformación en una ONG prestigiosa en el concierto de las religiones, lo cual equivale también a una destrucción, pero por otros métodos. Tratan de manipular los hechos porque podrían favorecer sus propósitos. (P.S.Ver el artículo de José Ignacio López publicado el 31 en La Nación. Va claramente en este sentido).

Página/12: Tiene, por razones ideológicas y de satisfacción de su público, el mandato de atacar sin matices todo lo que tenga relación con la Iglesia, promoviendo sólo a clérigos o laicos "católicos" marxistas, homosexuales, abolicionistas del celibato, etc. Su política es: cuanto peor, mejor.

Infobae: Pasa sobre el tema con lugares communes, pero destaca la voluntad del gobierno de no dar marcha atrás. El comentario inicial y la conclusion parecen repartir cargas a ambas partes, pero el contenido de la nota deja en evidencia el apuro en que está el gobierno y su voluntad de ruptura. Condice con su posición opositora al gobierno y más conservadora en material religiosa.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *