Panorama Católico

Volumen XXVI

Preocupante desautorización del Papa y de la Doctrina de la Iglesia por parte del Card. Kasper

Kasper presiona a Benedicto XVI

Roma, 24 Octubre de 2005.- El tema de los divorciados vueltos a casar a quienes por ahora se impide la comunión está abierto y el papa Benedicto XVI podría reflexionar al respecto pese a la oposición del reciente Sínodo de obispos, indicó hoy el cardenal Walter Kasper.

Preocupante desautorización del Papa y de la Doctrina de la Iglesia por parte del Card. Kasper

Kasper presiona a Benedicto XVI

Roma, 24 Octubre de 2005.- El tema de los divorciados vueltos a casar a quienes por ahora se impide la comunión está abierto y el papa Benedicto XVI podría reflexionar al respecto pese a la oposición del reciente Sínodo de obispos, indicó hoy el cardenal Walter Kasper.

Kasper, presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, dijo en rueda de prensa, que el tema no está cerrado pese a la posición del Sínodo, que rechazó aperturas en este tema, en la intercomunión con otros ritos cristianos y el celibato sacerdotal.

"No puedo imaginar que la discusión esté cerrada: es una realidad que existe y se debe reflexionar sobre cómo responder", afirmó.

"Los divorciados vueltos a casar son un candente problema pastoral. Yo he sido obispo por 10 años y todo obispo, en cualquier país de Occidente sabe que este es un problema grave", agregó.

Ello pese a que la XI Asamblea Ordinaria del Sínodo de Obispos, clausurada la víspera por Benedicto XVI, no modificó la posición de la Iglesia, que niega la comunión a los divorciados vueltos a casar.

"El del sínodo no es un resultado final; el sínodo no ha concluido, porque tras las proposiciones vendrá la exhortación final (del Papa). En el sínodo no se ha expresado sólo la mayoría de las voces, sino todas las voces", añadió.

Asimismo, Kasper se dijo convencido de que el celibato sacerdotal es "un don para la Iglesia" que no debe ser abandonado, aunque en algunos casos podría ser positivo contar con los ‘viriprobati’ (religiosos casados)".

Al final de la rueda de prensa, con motivo de los 40 años de la declaración sinodal "Nostra Aetate", el purpurado alemán dijo que Benedicto XVI tiene intenciones de visitar Turquía, posiblemente en 2006, aunque aún "no hay nada oficial". (Notimex)

Comentario Druídico:
Preocupa que un cardenal de la Iglesia, que ocupa un cargo tan importante en el Vaticano, discuta la doctrina de la Iglesia y presione al Santo Padre por medio de operaciones de prensa. Es necesario fortalecer la autoridad del Sumo Pontífice. Roguemos al Dios que Benedicto pueda lograrlo.

El Card. López Trujillo considera que Comunión para divorciados es "caso cerrado"

ROMA, 27 Oct. 05 (ACI). En una entrevista publicada hoy por el diario italiano La Reppublica, el Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, consideró que el tema de no otorgar la Comunión para los divorciados en nueva unión ya está cerrado.

"El caso está cerrado. No hay ninguna duda. Los así llamados divorciados vueltos a casar no pueden recibir la Comunión. No tiene sentido alimentar esperanzas de un cambio de posición", indicó.

El Purpurado colombiano declaró que estos casos representan "situaciones dolorosas y dramáticas, y son una herida que hacemos también nuestra. Pero todo viene considerado con prudencia pastoral y claridad de doctrina".

Según el Cardenal López Trujillo, los divorciados en nueva unión no tienen "un verdadero matrimonio" y "atraviesan una situación objetiva que está contra la voluntad de Dios y no les permite acercarse a la Comunión. Por ello no me parece aceptable hablar de este tema como si fuese una cuestión abierta, como si se dejasen puertas abiertas hacia el futuro, creando expectativas en un posible cambio".

Asimismo, reiteró que "el punto de vista doctrinal es claro. Basta la palabra de Dios sobre la indisolubilidad del matrimonio. Basta leer el capítulo 19 del Evangelio de Mateo. Basta leer el catecismo de la Iglesia católica. Cito a la letra: ‘La Iglesia no tiene el poder de ir contra la sabiduría divina’. Hay una interpretación viva de las palabras del Señor que la Iglesia no ha desmentido jamás. El Papa Wojtyla en su exhortación post-sinodal Familiaris Consortio invita a una actitud pastoral hacia estas situaciones, reconociendo al mismo tiempo que están en objetivo contraste con el mandamiento de Dios".

De esta manera, el Cardenal López Trujillo cerró la polémica desatada por la cobertura de las declaraciones del Presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, Cardenal Walter Kasper, quien opinó el lunes que "se tendría que dialogar sobre estos casos".

"El Cardenal Kasper es una persona importante, un teólogo. Pienso que ha querido hablar del asunto pastoral de la materia y no se ha entendido bien aquello que ha expresado", indicó.

Según el Purpurado, el Papa Benedicto XVI cuando se desempeñaba como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigió una carta al Cardenal Kasper y otros dos obispos alemanes en la que señaló que "ninguna modificación de esta doctrina es posible".

"El documento fue firmado por el Cardenal Ratzinger y aprobado por Juan Pablo II. No conviene poner en contradicción al Papa actual con el Cardenal Ratzinger. Ninguna modificación de esta doctrina es posible. En ningún momento la Congregación para la Doctrina de la Fe deja una puerta abierta. No es una cuestión disputada ni disputable", aclaró.

Por este motivo, el Cardenal López Trujillo no cree que el Papa Benedicto XVI dé un giro a la prohibición de la comunión de los divorciados en nueva unión en su esperada exhortación postsinodal. "El Papa ha declarado con gran claridad que no hay posibilidad para ellos de acercarse a la Eucaristía. Ha dicho que deben ser acompañados con misericordia, eso sí".

Además, explicó que el reciente Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía, "en las propuestas aprobadas, no ha dejando ninguna duda sobre la doctrina de la Iglesia. No es una cuestión abierta. Cuando el Señor manda, obispos y fieles deben obedecer. No se debe esperar que Benedicto XVI esté contra el Papa Wojtyla o contra la doctrina pacíficamente aceptada por la Iglesia, conocida por todos nosotros".

El Cardenal López Trujillo reiteró que los divorciados en nueva unión "podrán recibir la Comunión si prometen vivir como hermano y hermana, sin relaciones sexuales".

Comentario Druídico:
Sin duda es un alivio que otro cardenal de alto rango salga a poner claridad allí donde Kasper ha puesto tinieblas. Sin embargo, al hacerlo por medio de la prensa no hace sino confirmar que hay en la Iglesia una lucha sorda de partidos, cuya fuerzas se debaten más en el plano político que en el doctrinal, aún cuando, como en este caso, se defiendan las verdades de la Fe.
Los métodos de las campañas políticas, frecuencia de aparición, tono, capacidad de persuasión, "imagen"- se practican mucho más que la prédica de la doctrina. Vale más ser "mediático", que decir la verdad. Se pone más esfuerzo en la capacidad de "comunicar" que en lo que se comunica, verdad o error.
Lo cual refleja hasta qué punto las verdades de la fe ha perdido importancia para los sectores modernistas. Y sus métodos han arrastrado a los que no lo son. Todo se mide en términos de "corrientes de opinión" y "llegada" efectiva a través de los medios.
Esta mentalidad queda reflejada también en la manía de los "voceros". Un obispo debe ser vocero de sí mismo, porque es un maestro de la Fe. Podrá, a lo sumo, mandar a un secretario a cumplir funciones administrativas, nunca a hablar por él, invistiéndolo de una autoridad que no tiene, además de ponerlo en una función para la que no tiene las gracias de estado.

DOS CARDENALES CERCANOS AL PAPA, ENFRENTADOS

Fuerte polémica en el Vaticano por los católicos divorciados

Un sector cuestionó la prohibición de comulgar a quienes se volvieron a casar por civil.

Julio Algañaraz.
Diario Clarín de Buenos Aires

El caso no está cerrado, aunque el Sínodo decidió por el "no" a la comunión a los católicos divorciados y vueltos a casar. Es un tema difícil y el Papa podría hacer reformas, reabrir el tema". Lo dijo hace tres días el cardenal alemán Walter Kasper, uno de los "ministros" del Papa en el gobierno central de la Iglesia. "No, no. El caso está cerrado. El Sínodo no ha dejado ninguna duda y nadie puede creer que el Papa irá contra la doctrina de la Iglesia". Ayer, en una entrevista concedida al diario romano de centroizquierda "La Repubblica", el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, "ministro" para la familia de Benedicto XVI polemizó abiertamente con Kasper.

Comentario Druídico:
Ya lo veníamos diciendo. La prensa progresista se hace eco de la batalla mediática y, por supuesto, ya tiene posición tomada, a pesar de la fingida "objetividad" del articulista.

La abierta discusión pública entre ambos purpurados, conocidos por sus posiciones enfrentadas en muchos temas, Kaspers es un progresista y López Trujillo uno de los más conservadores cardenales de la Curia Romana, dominada por los tradicionalistas, reanimó las expectativas de los que creen que la Iglesia debe afrontar algunas aperturas indispensables para retomar el camino del Concilio Vaticano II (1962-65), que abrió el camino a la reconciliación con el mundo contemporáneo.

Comentario Druídico:
La Curia Romana estaría "dominada por los tradicionalistas". El autor de la nota no usa la palabra ingenuamente. Los que dominan en la Curia Romana no son "tradicionalistas" sino conservadores -moderados o asustados- y liberales moderados por el espanto.
Pero a los efectos de descalificarlos ante una opinión pública entrenada por los medios para entender que "tradicionalista" es algo malo, utiliza el término descalificatorio, así como al pasar, y más de una vez. Además, la mayoría de los cargos de la Curia están ocupados por prelados que creen que sí hay que retomar el "camino del Concilio Vaticano II".
Es curioso, ¿alguna vez fue abandonado dicho camino? No en Roma, sin duda.
A no ser que ciertos frenazos a los delirios doctrinales y litúrgicos, o la reafirmación de la doctrina moral, no siempre con el debido énfasis, sea considerada una desviación del Vaticano II.
La paradoja tiene una respuesta muy simple: el camino del Vaticano II llevaría, según los adeptos al pensamiento de Kasper y otros, a la revisión íntegra de la doctrina, en lo moral, en lo disciplinario, en lo eclesiástico. Menuda claridad la de un Concilio que da pie a estas interpretaciones.
Kasper promueve la igualación de las confesiones protestantes y de las Iglesias ortodoxas a la Iglesia católica. A los primeros les asegura que, en un sentido para él "genuino", -no en el que siempre ha sostenido la Iglesia- ellas "tienen sucesión apostólica". Huelga decir que la Iglesia ha definido lo contrario hace más de un siglo. A los segundos lea asegura que el Papa es Primado, pero tan solo para el ceremonial. ¿Así piensa lograr la unidad de los cristianos?

Es raro que dos cardenales del gobierno central de la Iglesia polemicen a través de los medios de comunicación. Que lo hagan demuestra que el Sínodo Mundial sobre la Eucaristía, que deliberó entre el 3 y el 23 de este mes, ha causado muchas desilusiones a los que esperaban al menos alguna de las novedades que se pronosticaban en el nuevo pontificado del papa Joseph Ratzinger, ex brazo derecho del fallecido Juan Pablo II como guardián tradicionalista de la doctrina.

Comentario Druídico:
Notable. Con lo lavado de sus conclusiones, ha desilusionado a muchos. ¿Qué esperarían?

Las 50 proposiciones de los padres sinodales "entre ellos tres argentinos, encabezados por el cardenal Jorge Bergoglio, ratificaron todos los "no" de los conservadores que dominan las cumbres de la Iglesia. En el caso de los católicos divorciados vueltos a casar se concentraban las mayores esperanzas de novedades, pues son millones los casos de fieles en esta situación. El mismo Papa dijo que la cuestión era compleja.

Comentario Druídico:
¿Esto haría de Bergoglio un "tradicionalista"?

El Sínodo, cuyos debates estuvieron bajo el rígido control del Papa y la Curia Romana (incluso se instauró una hora de libre discusión, pero sobre lo que allí se decía cayó bajo la censura a la prensa), dejó abierta a los fieles divorciados y en situaciones familiares "irregulares" sólo la posibilidad de pedir la anulación de sus matrimonios y contar con que los jueces de la Sacra Rota serán más sensibles en el futuro hacia ellos.

Comentario Druídico:
¡Vaya la novedad!

O sea, ninguna apertura doctrinaria, pero una puerta entreabierta a la pantanosa vía judicial. "La prohibición de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar es aún una cuestión abierta, aunque la mayoría de los obispos del Sínodo hayan dicho que no", dijo en una conferencia de prensa el cardenal Karl Kasper, que en el Vaticano es el "ministro" para la Unidad de los Cristianos. La declaración de Kasper parece destinada a provocar fuertes choques en la Iglesia. "El Sínodo le presentó al Papa sus 50 proposiciones, pero es él quien debe hacer la exhortación final y podría cambiar las cosas en este delicado argumento", concluyó el cardenal alemán.

Comentario Druídico:
Como dijimos antes, no puede haber "apertura" doctrinaria en materias que son de fide por revelaición directa. Coincidimos en que el propósito de Kasper es ir al choque. Están presionando a Benedicto para que ceda a los sectores modernistas. Ya en Colonia el episcopado alemán lo amenazó con cismatizarse si daba libertad a la Misa Tradicional.

Muchos recordaron que en el pontificado de más de 26 años de Juan Pablo II hubo sólo una polémica entre dos cardenales de la Curia. Dos alemanes, los cardenales Joseph Ratzinger y Walter Kasper, uno conservador y el otro reclamando aperturas.

Comentario Druídico:
Como se ve, la cosa viene de lejos.

Kasper se enfrentó con el actual Papa en 1993, al firmar con dos cardenales germanos un pedido a Juan Pablo II para que "abriera" la cuestión de los fieles divorciados vueltos a casar. El Papa y Ratzinger negaron el pedido, que enfatizó el contraste entre la mayoría del clero alemán con el Vaticano.

Insiste el articulista en tomar semejante pedido como un trámite administrativo. Es notable que un vaticanólogo no sepa distinguir entre la doctrina dogmática y una ley disciplinaria.

El cardenal Alfonso López Trujillo salió a contestarle a través de "La Repubblica" a Kasper. "Es una situación dolorosa y dramática, una herida que hacemos nuestra. Pero todo debe ser considerado con prudencia pastoral y claridad doctrinaria", López Trujillo.

"Los llamados divorciados vueltos a casar" aunque en realidad el segundo no es un verdadero matrimonio, están en una situación objetiva que va contra la voluntad de Dios y no les permite tomar la comunión "agregó López Trujillo". Por eso no me parece aceptable, creando expectativas de un posible cambio". El cardenal ratificó que la única solución que la Iglesia acepta para que los divorciados vueltos a casar tomen la comunión "es que se comprometan a vivir como hermano y hermana, sin mantener relaciones sexuales"

.

Comentario Druídico:
Al fin un poco de espacio para López Trujillo. Bien el colombiano al aclarar que "en realidad el segundo no es un verdadero matrimonio". Parece mentira que algunos cardenales y en algunos documentos se hable de los "divorciados vueltos a casar" como si esto fuese canónicamente válido.

"El cardenal Sodano considera que se pueden normalizar las relaciones con China

"El Vaticano está dispuesto a cambiar su representación de Taipei a Pekín

"ROMA, miércoles, 26 octubre 2005 Zenit. El cardenal Angelo Sodano considera que pueden normalizar las relaciones entre la Santa Sede y China y ha asegurado que la representación vaticana en Taipei puede trasladarse a Pekín inmediatamente.

"Una de las condiciones del gobierno de la República Popular China para entablar relaciones diplomáticas con la Santa Sede exige que Roma rompa sus relaciones con Taiwán.

"El secretario de Estado hizo estas declaraciones este martes al margen de la inauguración del Centro de Congresos de la Universidad Pontificia Gregoriana, dedicado al padre Matteo Ricci (1552-1610), jesuita, conocido en China como «Li Madou» (el sabio de Occidente).

"Al terminar el acto, el cardenal Sodano se detuvo a hablar con los periodistas sobre las relaciones de la Santa Sede con China, esperando que se abra un nuevo diálogo, informa «Radio Vaticana».

«He dicho muchas veces -explicó- que si podemos tener contactos con Pekín, el encargado de negocios de la Santa Sede que está en Pekín no se va mañana sino esta misma noche a Pekín».

«Pero no se puede tratar a la Santa Sede peor que a los demás Estados -advirtió- Cuando los demás Estados terminaron con Taiwán se fueron inmediatamente a Pekín. ¿Por qué la Santa Sede, si termina los contactos con Taiwán, no puede ir a Pekín donde se encontraba su sede original?».

«Nosotros vemos como hermanos y hermanas nuestros a los católicos chinos -añadió-, al igual que a todos los demás hombres de buena voluntad. Seguimos tendiendo puentes, pues la Iglesia sólo busca anunciar los principios cristianos del Evangelio de Cristo, en el respeto de todos los hombres y de todas las culturas».

"El purpurado expresó el disgusto de los obispos que participaron en este mes de octubre en el Sínodo de la Eucaristía al no poder ver a los cuatro prelados que había invitado Benedicto XVI.

«Esperemos que pronto, como ellos han escrito al Papa, puedan emprender el viaje a Roma y darnos un abrazo fraterno. La historia camina y yo creo que pronto se superarán estas dificultades», afirmó.

«La Santa Sede siempre ha dicho que está disponible al diálogo, está disponible a entablar contactos, en el derecho de la libertad religiosa de cada ser humano», concluyó.

Comentario Druídico:
El Card. Sodano ha dicho que si Pekín está de acuerdo saldría corriendo para allá. No parece una postura muy firme para negociar la libertad de cómo mínimo 12 millones de católicos chinos. La respuesta del régimen comunista disfrazado de democrático fue casi humillante para la Santa Sede.

Gobierno chino reitera condiciones al Vaticano para mejorar relaciones bilaterales

"ROMA, 27 Oct. 05 (ACI).-Un día después de que el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Angelo Sodano, expresara la seria disposición de la Santa Sede de restablecer relaciones con Pekín, el portavoz del Ministerio del Exterior de China, Kong Quan, afirmó que su Gobierno tiene el "sincero deseo" de mejorar los lazos con el Vaticano con la condición de que éste rompa los suyos con Taiwán y no "interfiera" en asuntos internos.

"China tiene deseos sinceros de mejorar sus relaciones con el Vaticano", afirmó este jueves el portavoz chino en respuesta a las declaraciones del Purpurado que el pasado martes, según reseñan medios periodísticos, afirmó que "si el Vaticano tiene contactos con Pekín, el encargado de asuntos de Taiwán iría a China, y no al día siguiente, sino esa misma noche".

El Secretario de Estado señaló durante un acto en la Universidad Pontificia Gregoriana que el Vaticano "no puede ser tratado peor que otros Estados", y pidió a Pekín que, si la ruptura con Taipei se confirmara, el representante diplomático de la Santa Sede sea autorizado a ir inmediatamente a territorio chino.

Kong, quien pidió que la Santa Sede "traduzca sus palabras en hechos reales", reiteró que Pekín "ha repetido en muchas ocasiones" las dos condiciones que exige para restablecer las relaciones interrumpidas en 1951, es decir, la ruptura de relaciones diplomáticas con Taipei y el compromiso vaticano de, según las autoridades chinas, no "entrometerse" en los asuntos internos de China, como el nombramiento de obispos en el país.

Más adelante, el portavoz afirmó que el Gobierno chino "apoya la libertad religiosa, como lo prueba el hecho de que en el país hay numerosos creyentes de diversas religiones".

¿Libertad religiosa?

Sin embargo, el supuesto apoyo a la libertad religiosa por parte del Gobierno comunista de China ha sido puesto en tela de juicio por diversos sectores que recuerdan la persistente historia de hostigamiento y persecución a sacerdotes y feligreses católicos fieles al Papa.

Recientemente, cuatro obispos chinos, tres de la Asociación Patriótica Católica "controlada por el Gobierno" y uno de la Iglesia "clandestina" "fiel a la Santa Sede", fueron impedidos de asistir al último Sínodo de Obispos celebrado en el Vaticano durante el mes de octubre con la excusa de la avanzada edad y el mal estado de salud de los prelados.

Por su parte, la Santa Sede, ha acentuado en los últimos meses su intención de acercamiento con Pekín al haber confirmado obispos de diócesis chinas nombrados directamente por el Gobierno.

Se estima que en China puede haber unos cinco millones de católicos "patrióticos" y otros 12 millones de "clandestinos". El Vaticano es el único país en Europa que mantiene vínculos diplomáticos con Taiwán, reconocido como país por sólo 25 países en el mundo.

Comentario Druídico:
Ya se vé la buena voluntad de los chinos. Además, colocando en pie de igualdad a los cismáticos chinos aliados de un régimen comunista con los perseguidos y martirizados por ese mismo régimen ¿se hace justicia? Es difícil imaginar lo que pueden pensar los católicos "clandestinos" al ver que la Santa Sede se vuelve olvidadiza de los desmanes de la "Iglesia Patriótica China". Quizás lo mismo que los católicos hungaros cuando Paulo VI depuso al Card. Mindszenty para fomentar las buenas relaciones con los regímenes comunistas.

Autor

cabezadetortugamacho@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *