-A +A

Mons. de Galarreta, presidente de la comisión teológica de la FSSPX

Estará a cargo de los teólogos que discutirán con Roma

El hispano-argentino Mons. Alfonso de Galarreta ha sido nombrado presidente de la Comisión de Teólogos de la FSSPX a cargo de las discusiones doctrinales con Roma. Su papel será el coordinar y dirigir los encuentros con la comisión designada por la Santa Sede. Como actualmente se encuentra a cargo del Seminario Nuestra Señora Corredentora de La Reja, Argentina, único de habla hispana, deberá repartir su tiempo entre estas funciones de director y los viajes a Europa que ésta y otras obligaciones le demanden. 

De bajo perfil, es sabido que sostiene posiciones doctrinales duras, poco, casi nulo trato con la prensa y un estilo pastoral que le ha ganado el respeto de fieles y clero en toda la fraternidad, particularmente por su habilidad como persona de consejo y la claridad en la exposición de su pensamiento. Si bien su intransigencia doctrinal está fuera de discusión, se caracteriza por sus actitudes razonables y de un experimentado realismo.

Según fuentes cercanas a la FSSPX, permanecería destinado en la Argentina hasta que la marcha de las discusiones determine si sus funciones europeas le insumen demasiado tiempo como para atender el Seminario. 

Se ha confirmado, asimismo, la reelección del Superior de Distrito América del Sur, R. P. Christian Bouchacourt por un período de seis años normalmente. Los cargo de superior de distrito tienen términos fijos, en cambio los de director de seminario no están delimitados por un período prefijado.

La actual imposibilidad práctica de que Mons. Williamson realice tareas apostólica dado el acoso de la prensa y su situación legal ha generado una recarga de trabajo sobre los otros tres obispos coadjutores de la FSSPX. 

Las discusiones doctrinales comenzarían presumiblemente después de verano europeo, sin fecha fija todavía definida.

Twittet

S.S. Pío XII

Las obligaciones fundamentales de la ley moral están basadas en la esencia, en la naturaleza del hombre y en sus relaciones esenciales, y valen, por consiguiente, en todas partes donde se encuentre el hombre; las obligaciones fundamentales de la ley cristiana, por lo mismo que sobrepasan a las de la ley natural, están basadas sobre la esencia del orden sobrenatural constituido por el divino Redentor.

Editor y Responsable

Detallada revisión de la Amoris Laetitia de Christopher Ferrara, columnista de The Remnant. 

Editor y Responsable

Todo comenzó cuando la era moderna nacía. Un tal Martín Lutero, muy homenajeado en estos tiempos, hombre teatral, con excelentes condiciones para hacer carrera política en el Conurbano bonaerense, decidió que los votos -religiosos, aclaremos- en especial el de castidad, resultan demasiado gravosos. 

Editor y Responsable

Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio. No me refiero sólo a los divorciados en nueva unión sino a todos, en cualquier situación en que se encuentren”. Amoris Laetitia parágrafo 298 

Editor y Responsable

Bajo este título publicamos hace dos años una breve síntesis del Cisma de Occidente, período durante el cual hubo en la Iglesia hasta tres cortes pontificias con sendos "papas". Complejísimo y grave problema en el que no solo se debatió una cuestión jurídica, sino que dio lugar al desarrollo de doctrinas heterodoxas. -con la sana intención de resolver el problema- como la hoy reflotada del "conciliarismo" heterodoxas y luego formalmente condenadas por el Magisterio. 

Editor y Responsable

Es un placer leerlo. Lo único que en estos días de recorrer notas y documentos me ha causado verdadero gozo espiritual. Es un artículo estupendo, tanto para entender con ejemplos la revolución que trae esta exhortación como que quien no lo haya leído aún, conozca a un magnífico novelista inglés, converso al catolicismo, Evelyn Waugh. 

Mons. Bernard Fellay

Esta exhortación es el resumen de los dos sínodos sobre el matrimonio. Es muy larga y muchas cosas allí son correctas, bellas, pero después de la construcción,, se diría, de un hermoso edificio, un hermoso barco, el Soberano Pontífice perforó un agujero en el casco bajo la línea de flotación… todos saben lo que sucederá luego.