-A +A

Mons. de Galarreta, presidente de la comisión teológica de la FSSPX

Estará a cargo de los teólogos que discutirán con Roma

El hispano-argentino Mons. Alfonso de Galarreta ha sido nombrado presidente de la Comisión de Teólogos de la FSSPX a cargo de las discusiones doctrinales con Roma. Su papel será el coordinar y dirigir los encuentros con la comisión designada por la Santa Sede. Como actualmente se encuentra a cargo del Seminario Nuestra Señora Corredentora de La Reja, Argentina, único de habla hispana, deberá repartir su tiempo entre estas funciones de director y los viajes a Europa que ésta y otras obligaciones le demanden. 

De bajo perfil, es sabido que sostiene posiciones doctrinales duras, poco, casi nulo trato con la prensa y un estilo pastoral que le ha ganado el respeto de fieles y clero en toda la fraternidad, particularmente por su habilidad como persona de consejo y la claridad en la exposición de su pensamiento. Si bien su intransigencia doctrinal está fuera de discusión, se caracteriza por sus actitudes razonables y de un experimentado realismo.

Según fuentes cercanas a la FSSPX, permanecería destinado en la Argentina hasta que la marcha de las discusiones determine si sus funciones europeas le insumen demasiado tiempo como para atender el Seminario. 

Se ha confirmado, asimismo, la reelección del Superior de Distrito América del Sur, R. P. Christian Bouchacourt por un período de seis años normalmente. Los cargo de superior de distrito tienen términos fijos, en cambio los de director de seminario no están delimitados por un período prefijado.

La actual imposibilidad práctica de que Mons. Williamson realice tareas apostólica dado el acoso de la prensa y su situación legal ha generado una recarga de trabajo sobre los otros tres obispos coadjutores de la FSSPX. 

Las discusiones doctrinales comenzarían presumiblemente después de verano europeo, sin fecha fija todavía definida.

Twittet

Editor y Responsable

La reciente canonización de Mons. Manuel González García, apóstol de la adoración eucarística se asocia con un presedente regio: la Reina Isabel, la Católica, devotísima del Santísimo Sacramento. Aquí un paralelismo publicado por el boletín de la Asociación Reina Católica, que promueve su beatificación.

Editor y Responsable

Se llamaba Eugenio Pacelli y había nacido en Roma el 2 de marzo de 1876, reinando el Beato Pío IX, de noble y catolicísima familia, devotísima a la Santa Sede. Siendo un niño de pocos años los Padres Filipinos de la iglesia que frecuentaba solían verlo todas las tardes arrodillado ante el Sagrario, mirando como un pequeño ángel hacia su Señor y mayor amigo. Por la mañana, antes de ir a la escuela, había servido ya en la S. Misa recibiendo la comunión.

Antonio Caponnetto

Desnaturalizadas y traicionadas tan importantes categorías de la vida espiritual y moral,como la misericordia y el perdón, en aras de la dignidad humana que es uno de los grandes neodogmas conciliares, lo que resulta, tras visitar este outlet eclesial de Francisco, es un revoltijo de homúnculos abajados por una fe sociomórfica.

P. José María Mestre Roc FSSPX

En la espiritualidad de Fátima encontramos unos caracteres que son propios y esenciales de toda espiritualidad cordimariana y aparecen siempre en ella, mientras que otros son puramente circunstanciales a la coyuntura y finalidad de las apariciones de Fátima.

Roberto de Mattei

A estas alturas no se entiende qué necesidad pueda haber de un acuerdo entre Roma y la Fraternidad fundada por monseñor Lefebvre, dado que la postura de los mencionados sacerdotes está de hecho regularizada, y que los problemas que aún están sobre el tapete, como salta a la vista, son de escaso interés para el Sumo Pontífice.

Marcelo González

Tiempo raro el que vivimos. Mientras temblaban la placas tectónicas en el Cono Sur y en el Japón, Francisco daba a luz otro documento. Como en la fábula clásica, tantas veces recordada, fue otro parto de los montes. Tembló la tierra y dio a luz… un ratoncito.

Editor y Responsable

Los cardenales solicitaron al papa Francisco que aclare la “grave desorientación y gran confusión” respecto a la interpretación y aplicación práctica de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, particularmente el capítulo VIII y los fragmentos relacionados a la admisión a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar, así como la enseñanza moral de la Iglesia.