-A +A

Mons. de Galarreta, presidente de la comisión teológica de la FSSPX

Estará a cargo de los teólogos que discutirán con Roma

El hispano-argentino Mons. Alfonso de Galarreta ha sido nombrado presidente de la Comisión de Teólogos de la FSSPX a cargo de las discusiones doctrinales con Roma. Su papel será el coordinar y dirigir los encuentros con la comisión designada por la Santa Sede. Como actualmente se encuentra a cargo del Seminario Nuestra Señora Corredentora de La Reja, Argentina, único de habla hispana, deberá repartir su tiempo entre estas funciones de director y los viajes a Europa que ésta y otras obligaciones le demanden. 

De bajo perfil, es sabido que sostiene posiciones doctrinales duras, poco, casi nulo trato con la prensa y un estilo pastoral que le ha ganado el respeto de fieles y clero en toda la fraternidad, particularmente por su habilidad como persona de consejo y la claridad en la exposición de su pensamiento. Si bien su intransigencia doctrinal está fuera de discusión, se caracteriza por sus actitudes razonables y de un experimentado realismo.

Según fuentes cercanas a la FSSPX, permanecería destinado en la Argentina hasta que la marcha de las discusiones determine si sus funciones europeas le insumen demasiado tiempo como para atender el Seminario. 

Se ha confirmado, asimismo, la reelección del Superior de Distrito América del Sur, R. P. Christian Bouchacourt por un período de seis años normalmente. Los cargo de superior de distrito tienen términos fijos, en cambio los de director de seminario no están delimitados por un período prefijado.

La actual imposibilidad práctica de que Mons. Williamson realice tareas apostólica dado el acoso de la prensa y su situación legal ha generado una recarga de trabajo sobre los otros tres obispos coadjutores de la FSSPX. 

Las discusiones doctrinales comenzarían presumiblemente después de verano europeo, sin fecha fija todavía definida.

Comentarios

Bueno ...

hay que reconocer que eligieron para que presida la Comisión al doctrinalmente más duro de los cuatro obispos, aunque no parezca ... Siempre supe que no había nada que temer con esto de las "discusiones doctrinales" ... GRAN ORADOR !!! Ojalá no todo vaya a ser por escrito.

Ojala Dios y la Virgen quieran.

Dios y la Santisima Virgen, quieran que se llegue a un acercamineto y a la unidad con Roma, deseada no solo por varios de los miembros fieles de la FSPX, si no ansiada por muchos catolicos tradicionalistas, que deseamos fervientemente y oramos por ello para que quede regularizada la situacion de la Fraternidad y se levanten todos los impedimentos formales para que vuestros sacerdotes puedan ejercer libremente su ministerio a lo largo y ancho de la Patria y para que ninguna autoridad eclesial o laical, levante un dedo para impedir su labor misionera en pos de la restauracion de la Santa Misa, segun el Rito de San Pio V, en todas las diocesis de nuestro pais donde los fieles lo soliciten, segun Motu Propio y tambien quizas algunas congregaciones religiosas con orientacion tradicional se puedan federar o unir a la FSPX, que creo si Dios lo permite, sera una prelatura Personal del Sumo Pontifice.
Cuando estemos en unidad con Roma, nuestra voz se hara sentir, sobre todos aquellos que intentan transformar a nuestra Santa Madre Iglesia, en un iglesia mas, no en la Unica y Verdadera, donde solo se haya la salvacion. Saluda nuevamente a todos Jose Luis Ventrice.

La regularización canónica, objetivo secundario

Amigo José Luis,

Comparto sus deseos de que estas cosas puedan ocurrir, pero la FSSPX ha dicho reiteradamente que esto solo puede darse si de ponen en claro los puntos de la doctrina conciliar que contradicen el Magisterio. De esto se tratará en las reuniones teológicas. Los obstáculos no son menores. Pero, para Dios nada es imposible.

Seguramente estaremos juntos, con muchos otros, en el ruego a Nuestra Señora por medio del Santo Rosario por estas intenciones.

Mi estimado Marcelo no creo

Mi estimado Marcelo no creo que sean obstáculos tan importantes. Creo que hay que priorizar la unidad con Roma ahora más que nunca, de lo contrario el camino recorrido en pos de ese noble objetivo por la FSSPX de la mano del Excelentísimo Monseños Fellay sería inútil. El mismo Monseñor Fellay mencionó alguna vez que la FSSPX estaba de acuerdo con un 95% del Concilio. Lo que quiere decir que es poco lo que resta zanjar e innumerables beneficios que recoger con la comunión plena con Roma y Su Santidad el Papa.
Al final, como alguien muy bien mencionó en un comentario en este blog, comentando sobre el rito extraordinario u ordinario: Al final son sólo palabritas. Mismo tema con la diferencia entre "anular el decreto de excomunió"n y "retirarlo". Si aplicamos la misma lógica en las discusiones doctrinales, no habrá ningún problema en acordar lo mejor para la FSSPX y Roma. Al final entenderemos que son sólo palabras y hasta quizá entenderemos que el Concilio Vaticano II no fue tan malo.
Y para todos esos agoreros de la fatalidad, les comento que tenemos en la Fraternidad San Pedro un claro ejemplo de lo que se puede conseguir con un acuerdo. Si han tenido oportunidad de ir a alguna misa de la FSP entenderán que no son muchos los cambios introducidos a la misa tradicional, y hasta se podrían considerar menores. Es casi, casi, una misa de siempre.
Rogelio Manopletti

Es claro

Es lo más claro y significativo que he leido desde hace tiempo...Es cierto: por unas palabritas no nos vamos a preocupar...

Rogelio, disiento con Ud.

(Sospecho que este mensaje es tramposo, pero igual lo voy a responder)

Cuando Mons. Fellay dijo que estaba de acuerdo en un 95% con el Concilio se refirió a una cuestión cuantitativa y no cualitativa. El 5% es la libertad religiosa, la colegialidad, el laicismo reivindicado, etc. El Concilio es terriblemente farragoso y es posible encontrar en él muchos documentos o partes de documentos perfectamente tradicionales. Pero sus ambigüedades y sobre todo algunas formulaciones modernistas son el obstáculo, nada menor. El concilio sí es muy malo para la Iglesia.

No sabía que la FSP hubiese introducido cambios en la misa tradicional, lo cual me parece contrario a las normas litúrgicas. Es más, sospecho que no es así, porque si algo se puede decir de la San Pedro no es en materia litúrgica, sino más bien en un cierto silencio sobre las cuestiones acuciantes de la Iglesia a cambio de la regularidad.

Bueno, Rogelio, o como se llame, considérelo en su corazón.

Atte.
Marcelo González

Estimado Marcelo. Gracias por

Estimado Marcelo. Gracias por su respuesta. Lamento que sospeche de trampas y trucos en el mensaje. No era mi intención. Y veo con preocupación que esa actitud lo lleve a la paranoia propia de aquellos fatalistas a los que me refería en mi comentario anterior, y que tanto usted como yo detestamos. Espero que no sea así y créame que rezo con esa intención.
En referencia a sus amables respuestas, mi conclusión es que al final las ambigüedades que menciona, no son sino palabras. Y espero que se llegue a esas conversaciones con el espíritu propio del que quiere acercar posiciones y no imponerlas porque, nuevamente, no se trata de otra cosa que "palabras". Si la FSSPX se pone en posición de ataque a los errores del Concilio, entonces para qué iniciar conversaciones? Para qué pedir con humildad el retiro del decreto de excomunión? Para qué agradecerlo? O acaso se espera que Roma decrete un día que el Concilio Vaticano queda abolido? Por supuesto que no. Los 4 obispos saben perfectamente que eso no pasará (a reserva de una intervención directa de Dios, claro). Claramente lo han expresado ellos mismos: Roma nunca cambia. Así que lo que nos queda por hacer para mantener viva la esperanza de la comunión plena con Roma es entender que estas conversaciones no son sino palabras. Y sinceramente creo que nuestros Obispos están considerando esto, porque si no se cede en las "palabras" todo el proceso que se inició hace ya varios años y que tuvo su primer hito importante con el Motu Proprio Summorum Pontificum, no tendría sentido.
Y termino mencionando tal como lo hizo Monseñor Fellay en ocasión del agradecimiento a Su Santidad Benedicto XVI por el levantamiento de las excomuniones: sobre el Vaticano II sólo tenemos algunas reservas.
ROGELIO R.MANOPLETTI

Excelente decisión. Fue muy

Excelente decisión. Fue muy sabia.

No haga clic